poncho renteria

Allí se pifió Álvaro Uribe

La mutua antipatía entre Uribe y Chávez los llevó a pelearse. Chávez odiaba a Uribe porque marcaba hasta 80 por ciento de apoyos. Pero Uribe cometió una gran pifia, un error descomunal. En su afán de liberar a los secuestrados, ingenuamente decidió que Chávez fuera intermediario ante las Farc para liberar los 500 plagiados. Hasta que Chávez pistolió a Uribe. Se creyó con mando, hasta le pidió cuentas a un General nuestro. Total, todo se enredó y Uribe despidió a Chávez y al ególatra eso le dolió. En venganza nos hizo mucho daño. Chávez y Correa cobraron la muerte del farco Raúl Reyes con sabotajes a Colombia. Punto.

“Abajo la marcha de los neo-nazis y derechistas”, frase en un muro cerca de la U. Javeriana en Bogotá. Seguro que es contra la marcha del sábado próximo, 1 de abril, que convoca el expresidente Uribe en 20 ciudades. Marcharán contra Maduro, las Farc, Prieto, Reficar, la inmensa corrupción y de pronto contra Pékerman. Tienen derecho a su caminata. Ella, dizque pacifista, no quiere que otros marchen. Que marchen Roy Barreras, Benedetti, Galán, Martín Santos, De la Calle, Gaviria y los santistas. Y en otro sitio, que marchen el expresidente Álvaro Uribe, Paloma Valencia, Pacho Santos, Ordóñez, Marta Lucía Ramírez, Jaime Castro y Cia.

Que marchen todos, que tengan sol brillante porque en Milán, Roma y Nápoles marcharon el sábado con frío y nieve contra el hambre, la guerra, contra el terrorismo musulmán. Marchen el sábado pero no le mienten la madre ni al presidente Maduro. Remember: la marcha de Mussolini sobre Roma. Y cuando venga el Papa marchen con Su Santidad. Punto.

Chau a la política, el viernes vi en Bogotá un acto de amor inmenso, para la historia. Vi al Premio Nobel Vargas Llosa desfilando como cualquier modelo paisa al lado de Isabel Preysler, su novia, la celebrity filipina, en una pasarela para 99 fotógrafos y 87 telecámaras, 300 invitados. Lo vimos feliz, prestándose al ‘show’ que le genera a su novia-esposa, un millón de dólares al año con Porcelanosa, cocinas y baños de precio altísimo. Esa desfilada del Nobel no es una ridiculez como me dijo un ‘intelectual de izquierda’, es un acto solidario, alegre y buena nota de un Nobel de literatura. Bravo Vargas Llosa, a sus 81 años anda de novio-nuevo feliz como si fuera quinceañero. ¿Están robándose el país a pedazos? Sí. Protéstelo en la calle o en el patio o en la terraza. Es gratis marchar, marche o duerma, ¡es sábado ocioso!

VER COMENTARIOS

  Continúa Leyendo




Powered by