poncho rentería

De vanidades y torpezas

Están calientes febrero y la paz, por culpa del torpe e infantil terrorismo ‘eleno’, nos recuerda la película Lo que el viento se llevó. En esta casa periodística y en El Tiempo, publico hoy un párrafo que debo a los lectores. Cuando los comerciales del Ministerio de Educación por radio y televisión dicen “Ser pilo paga” están acertando. Cuando detienen a los ladrones de los impuestos, las cuñas dicen “Ser pillo no paga”, esta frase me sirve para censurar de nuevo la conducta repetidamente violadora del código penal y receptora de dineros ilícitos de un hermano menor del suscrito. Por eso lo sancionaron las autoridades americanas durante ocho años y aquí hoy lo requieren las autoridades tributarias por violar la ley en lavado de activos. Su nefasta conducta se la he recriminado duramente muchas veces aquí y por todos los informativos nacionales. Bien decía don Giovanni Papini que el dinero con raíces ilícitas es el estiércol del demonio. Punto.

Inevitable ir al salvaje aguacero de huevos y piedras que le dieron al candidato de las Farc, don Rodrigo Londoño en Cali. No fue un acto pacifista, fue agresivo, de rechazo al ‘comandante’ candidato ‘don Timo’. Eso arranca con huevos y silbatinas pero puede volverse grave. A miles les pareció provocador verlo pasearse en autos blindados en la ciudad donde vivían los 11 diputados que regresaron muertos del secuestro. Mal cálculo de los asesores. En Cali los quieren poquito por los diputados que fusilaron. Punto. No deben usar cornetas para lanzarles insultos a otros. Eso es sabotaje. Los aspirantes al parlamento Cristian Garcés del Centro Democrático y Martín Alvarado del Partido Verde, están invitando al debate civilizado. Hay muchas armas sueltas en tipos irritables. Punto.

Como Julio Sánchez Cristo tiene alta sintonía y gana premios y cumplió 40 años de periodismo y en ese fiestón musical estuve, escribí para una revista un perfil sobre este periodista de 56 años, ya abuelo y lo titulé: “El muy antipático Julio Sánchez Cristo”. Lo de antipático lo soporté así: Julio y su llavería Camila Zuluaga, acertada preguntona, son muy antipáticos para los ‘Ñoños’, para los dueños de la piñata millonaria que hubo en la Universidad Autónoma de Barranquilla. Lo decía Camilo José Cela, el papel del periodista que opina del poder no debe ser muy simpático a ese poder, se le nota mucho. Punto. Hoy caviar futbolero, Neymar contra Ronaldo, tele-duelo de dos aristócratas. ¡Allí estaremos!

VER COMENTARIOS

  Continúa Leyendo




Powered by