editorial

Cambio de Vicepresidente

Ante su interés por participar como candidato en las elecciones presidenciales del 2018, y la necesidad de no caer en la inhabilidad que le impida competir en ellas, el vicepresidente Germán Vargas Lleras se retira a partir de hoy de esa dignidad. Mientras que para el Gobierno queda la necesidad de continuar la función que cumplió el doctor Vargas, para él se inicia una nueva etapa, la de convencer al electorado para que lo acompañe en su aspiración.

Desde que se creó la figura de la Vicepresidencia, nunca sus titulares habían tenido una figuración tan predominante y ejecutiva como la del hoy renunciante. Como coordinador de las entidades encargadas de construir el programa de infraestructura vial más ambicioso en la historia de Colombia, Vargas fue un gran apoyo y símbolo de ejecución de ese compromiso. Así mismo impulsó el desarrollo de los planes de vivienda que prometió el presidente Juan Manuel Santos y que él mismo empezó como ministro del ramo en el año 2012.

Las cifras de inversión y de resultados en los dos años y medio que estuvo al frente de esos programas son significativas: Se construyeron 100.000 casas gratis, con una inversión de $4,5 billones. Y se adjudicaron 33 proyectos de autopistas de cuarta generación por un valor de $40 billones, de las cuales se ejecuta más de una tercera parte, lo que significará llegar a 2700 kilómetros de doble calzada que servirán para modernizar el país y mejorar su competitividad.

Junto con el acuerdo para terminar el conflicto con las Farc que produjo la elección del presidente Santos como premio Nobel de la Paz, esas ejecutorias del gobierno son quizás los logros más notorios en los seis años y medio de gobierno del Primer Mandatario. Sin embargo, no puede desconocerse el carácter político del Vicepresidente que lo ha llevado a cumplir casi toda la escala de cargos de esa actividad y a ser catalogado como uno de los más sólidos candidatos a la Presidencia de la República a partir del 7 de agosto de 2018.

Desde concejal elegido en las listas del Nuevo Liberalismo hasta la llegada a la Vicepresidencia, pasando por la jefatura de su partido y por el Congreso de la República, la carrera del hoy exvicepresidente demuestra su vocación. Como tal ha sido protagonista en momentos difíciles para la seguridad nacional, como quiera que él mismo sufrió en carne propia los rigores de la violencia. También es notorio que, no obstante su lealtad con el Primer Mandatario, con su actitud puso distancia entre él y las negociaciones con las Farc, criticando algunos de los acuerdos y ausentándose de la ceremonia de la firma que se llevó a cabo en el Teatro Colón de Bogotá.

Se va entonces el vicepresidente Vargas Lleras y empieza la campaña con la que pretende llegar a ser presidente de Colombia. En su reemplazo llegará el general Óscar Naranjo Trujillo, quien con su experiencia como director de la Policía Nacional y miembro de la Comisión Negociadora en los diálogos de La Habana va a cumplir papel fundamental en el manejo del posconflicto. Son dos estilos y dos objetivos distintos.

VER COMENTARIOS

  Continúa Leyendo




Powered by