Editorial

La deuda pendiente

Agosto 31, 2017 - 11:40 p.m. Por:
Elpais.com.co

Hoy se cumplen nueve años del atentado contra el Palacio de Justicia que obligó a desperdigar las instalaciones de la rama Judicial. Aunque ya fue reconstruido luego de años de demoras, aún está en el aire la solución a la Fiscalía en Cali, a pesar de las promesas y los ofrecimientos que no se mantienen.

Durante estos nueve años, la Fiscalía ha trabajado en las peores condiciones, y lo que debió tener prioridad, la construcción de una sede adecuada a su funciones que le brindara condiciones decentes a sus mil quinientos funcionarios, pareciera ser una quimera que se presenta como promesa para una de las ciudades más necesitadas de la acción de esa entidad.

Hace tres años, el Municipio le entregó a la Fiscalía un lote con el área suficiente para construir un edificio adecuado a sus requerimientos, al lado del remodelado Palacio de Justicia y en medio de una zona en la cual se adelanta un importante proceso de renovación urbana para la ciudad. Empezó entonces una serie de anuncios y compromisos para construir la sede, lo que incluía hasta Alianzas Público Privadas que según los funcionarios del ente investigador resolverían la ausencia inexplicable de una sede acorde a sus necesidades y a las de sus usuarios.

Era de esperar que el modelo no funcionara pues es difícil que la empresa privada invierta al lado de una Fiscalía. No obstante, esa propuesta sirvió para relevar al Gobierno Nacional y a esa entidad de su obligación de dotar de una sede decente a un servicio fundamental para la tranquilidad de los caleños, para el bienestar de sus funcionarios y para el ejercicio de sus labores.

Pero las promesas no se han cumplido y al parecer ya no serán realidad, pese a que los gobiernos municipales cumplieron con el compromiso de entregar el lote. Ahora, el Fiscal General de la Nación aclaró la posición de la entidad a su cargo con respecto a la sede: “No hay recursos ni para un ladrillo”, afirmó el doctor Néstor Humberto Martínez, en la visita que realizó a la capital del Valle.

Aunque horas después el mismo funcionario dijo que presentaría una solicitud de vigencias futuras al Gobierno Central para adelantar las obras, ya puede esperarse una respuesta negativa ante las dificultades fiscales por las que atraviesa la Nación. Quedó claro entonces que la construcción del edificio será aplazada en forma indefinida y que la ciudad deberá mantener el lote vacío, al lado de las obras que adelanta para recuperar el centro.

Así, la deuda de la Fiscalía con Cali y el suroccidente colombiano sigue pendiente nueve años después de que se le propusieran soluciones inmediatas. El Municipio ha hecho una inversión considerable en el terreno, que no puede quedarse sin uso y de manera indefinida.

Es tiempo entonces para que las autoridades regionales y locales y los congresistas vallecaucanos vuelvan a exigir el cumplimiento de una promesa que va más allá de levantar un edificio. Es ante todo la obligación de brindar condiciones adecuadas a un servicio público vital para el correcto y efectivo apoyo a la Justicia y para la seguridad y la concordia de la sociedad.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Hoy:
Publicidad
Publicidad