Molino de papel

Nueva oportunidad

Marzo 01, 2017 - 11:55 p.m. Por: Editorial .

La renuncia de Hidropacífico al contrato para la prestación del servicio de acueducto en Buenaventura es el comienzo de las soluciones que se requieren para superar uno de los problemas más graves que tiene la ciudad.

Cuando en el año 2002 se decidió otorgarle a dedo la operación del sistema de acueducto local a esa empresa entonces recién constituida en Medellín, la expectativa era que se prestara un servicio eficiente, con calidad óptima y que se adelantaran las obras necesarias para llevar agua a toda la ciudad.

Pero han sido 15 años de frustraciones, en los que Hidropacífico ha incumplido pese a los recursos millonarios que el Estado le ha entregado para realizar su labor, mientras cursan investigaciones contra la empresa y el Municipio por detrimento patrimonial o por incumplimientos en la prestación del servicio.

Ahora, con la terminación del contrato, se da la oportunidad de enderezar el camino y de entregarle el manejo de acueducto a empresas más responsables y con mayor capacidad de gestión como Acuavalle.

También para acabar con la politiquería y la corrupción que se tomaron a la Administración Municipal y que ha llevado a que en 11 años por la ciudad hayan pasado 16 alcaldes.

Sobre todo es la posibilidad de poner a funcionar como se debe el servicio de acueducto y garantizar el suministro de agua potable permanente a los 450.000 habitantes de la ciudad con mayor cantidad de recursos hídricos de Colombia.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Hoy:
Publicidad
Publicidad