“Hay que pasar la página de la violencia y escribir una nueva”: Fajardo
Noticias de Política

“Hay que pasar la página de la violencia y escribir una nueva”: Fajardo

Marzo 12, 2017 - 07:55 a.m. Por:
Redacción de El País
Sergio Fajardo

Sergio Fajardo, quien intenta de nuevo llegar a la Presidencia, dice que la única forma de vencer la corrupción es que la gente vote.

Elpaís.com.co

Tal como lo hizo mucho antes y luego durante la llamada ola verde, en el 2010, cuando fue fórmula vicepresidencial de Antanas Mockus, Sergio Fajardo Valderrama recorre el país para, a través de conversatorios y charlas, acercarse a la gente, la estrategia que ha usado para llegar a cargos de elección popular como la Alcaldía de Medellín y la Gobernación de Antioquia.

Fajardo, líder del movimiento Compromiso Ciudadano, promueve su nombre como candidato presidencial para las elecciones del 2018, pues considera que hay condiciones para que una aspiración independiente pueda salir adelante.

Como profesor y matemático, la pedagogía es su mejor arma para definir los problemas del país.

En la última encuesta de Gallup, el 73 % de los consultados dijo que las cosas en el país van mal y parece paradójico que un país que acaba de firmar un acuerdo de paz, que debe poner fin al peor de los problemas, la gente esté tan desesperanzada. ¿Usted a qué atribuye esta situación?

Es la mezcla de las fisuras que quedaron del proceso de paz, que fue por el manejo de la pedagogía del tema, por eso el resultado es el proceso fallido, porque esto tendría que haber sido una abrumadora mayoría por el SÍ y terminamos con que el NO ganó y hubo una abstención muy grande.

Eso es un fracaso de la pedagogía con respecto a qué significaba la paz y las bondades de tener un acuerdo de paz para la sociedad. Quedamos llenos de heridas y fracturas, en adición a eso viene este tema de la corrupción, donde también hay una ruptura porque habitualmente desde el poder central se ha dicho: ‘Los corruptos están en las regiones’, yo no comparto está visión.

Lea aquí: 'Óscar Ivan Zuluaga aplaza candidatura presidencial por escándalo Odebrecht'.

Nosotros llevamos toda la vida hablando de corrupción. En estos 17 años de actividad política, todo se ha hablado de la lucha contra la corrupción y yo lo he dicho y lo hemos enfrentado y hemos gobernado. Haciendo una especie de analogía con el cuerpo, es que duele por acá un poquito, por acá otro poquito y de repente se ve que es un cáncer que ha invadido todo, eso es lo que está pasando con el caso Odebrecht.

La expresión política nuestra ha sido construir la esperanza en el trabajo, en las cosas, pero este ahora es un país amargado, desesperado, con diferentes formas de rabia.

¿Y cómo devolverle la esperanza al país?

Es un reto político; de aquí salimos con la política. Estamos en la lucha contra la corrupción y ustedes escucharán todo tipo de propuestas, nueves leyes, estatutos, una cantidad de cosas de esa naturaleza.

"El problema de la corrupción no es de leyes, hay que afinar siempre y se puede mejorar, pero si en Colombia se cumplieran, hace rato estábamos bien".
Sergio Fajardo


Creo que para luchar contra la corrupción la fórmula es que no lleguen los corruptos al poder, porque una vez que llegan ya llegaron a robar, invirtieron y van a recuperar la inversión con puestos, contratos y con impunidad, y así lo estamos viendo aquí en todas las instancias. Entonces, el reto es que no lleguen.

Nuestro trabajo siempre ha sido constructor de esperanza. Nosotros sabemos devolver la esperanza.

Le explico con una figura de educación. En un cuaderno tengo la página llena y arriba dice: ‘Violencia y destrucción en Colombia’, no nos cabe un capítulo más de violencia en este país. Esa página de violencia hay que pasarla y viene una que está en blanco. El reto de Colombia es pasar la página, vamos a evitar que se nos devuelva, que es el peligro, y volvería la guerra y vamos a escribir la página nueva con otras manos, esta es la esperanza, porque todo este esfuerzo que hemos hecho en el país para pasar la página, se tiene que volver la posibilidad de escribir la nueva.

Lea aquí: '¿Funcionará el proyecto de pagar a quienes denuncien corrupción?'.

Desde el año 2002 hasta hoy y con el proceso de paz en el tema de seguridad hay una mejoría. Para que no se devuelva la página lo primero es la reconciliación, el primer punto de eso es respetar los acuerdos, cumplirlos con rigor y seriedad. No respetarlos y cambiar todo en el camino reabre la página para la violencia.

Lo segundo es que tenemos que avanzar en Colombia en un gran proceso de cultura ciudadana en dos componentes: la cultura de la convivencia y la de la legalidad. Y el tercer punto es la seguridad ciudadana, cuando pasamos esta página ya pasamos a una forma de entender la seguridad, porque siempre tuvimos girando alrededor del enemigo que se quiere tomar el Estado y la confrontación ideológica. Ahora tenemos que garantizar la seguridad a las personas en su vida diaria. Son tres condiciones para que no se devuelva la página.

¿Cómo identificar a los corruptos?

Es sencillo. No necesitamos que venga la KGB a decirnos este es. En cada lugar, todo el mundo sabe qué tipo de relaciones tienen los políticos, con quienes se juntan, qué hacen, cuáles pagan para llegar, de dónde sale la plata, compran líderes y ese líder intenta comprar votos.

Al que usted sepa que ofrece algo por un voto, no voté por él, pero además los tenemos que sacar es votando y para que no lleguen hay que derrotarlos.

Lea también: 'Escándalos de corrupción golpean optimismo de los colombianos, según encuesta Gallup'.

Pero, ¿cómo hacer con la gente que ya no cree en las instituciones, ni en los políticos?

Nosotros necesitamos votar más. Lo que pasa es que cuando la gente ve la corrupción, dice yo qué voy a votar y le dan la espalda a la política y los más contentos son los corruptos, esa es la trampa. Si hay menos credibilidad y menos confianza, menos gente vota, entonces mejor le va ir a los corruptos, esa es la paradoja . ¿Y cómo se resuelve? en la política, en la forma de convencer a la gente para que vote, para que vaya a las urnas.

¿Le gusta el referendo anticorrupción que se está promoviendo?

Lo más potente que tiene es que hace que la gente piense sobre la corrupción y mire lo que está pasando. No creo que el referendo lo vaya a resolver, hay algunas medidas necesarias, pero ahí no está la solución. Pero esto termina es votando.

Uno de los problemas de la paz, es que el tema se politizó y se volvió bandera electoral ¿Usted cree que puede suceder el mismo problema con la corrupción, ¿no es un error que haya gente que se adueñe de la lucha contra la corrupción?

Creo que los temas se tienen que politizar, en un buen sentido de la discusión ciudadana es legítimo debatir sobre todas estas cosas. En la corrupción, por ejemplo, vamos a ver a los más corruptos, diciendo que están en la lucha contra la corrupción y explicarán cómo van a acabarla y además le van a sacar una lista de leyes, ese es el cinismo más grande.

A mí no me parece mal politizarlo, en el buen sentido de explicarle a la gente, cuando estoy hablando de esto y estoy diciendo los tenemos que parar, en el sentido de que no lleguen al poder, pues estoy haciendo política.

A mí no me choca eso, lo que pasa es que el proceso de paz se politizó mal y hay una gran responsabilidad del Gobierno. Fue una buena negociación, pero la incapacidad de conducir a la sociedad alrededor de lo que fue esa negociación, la pedagogía en el sentido de poder vivir de otra manera y qué significa, no se hizo, para mí esa es la gran frustración, la gran amargura, el país quedó lleno de heridas y eso lo tenemos que resolver.

¿Si usted es Presidente en Colombia respetará los acuerdos de paz?

Sí. En la implementación hay una cantidad de detalles porque hay unas cosas que pueden ser un punto genérico. En el ‘fast track’ tiene que quedar claro qué es lo que va a pasar y tiene que empezar a implementar este gobierno, que todavía le quedan 16 meses, aún falta bastante y hay muchas responsabilidades.

¿Cómo ha visto la implementación del acuerdo de paz?

Floja, pues el solo hecho de no tener las zonas veredales listas es un error que quita confianza, da lugar a resquemores, pero esperemos que corrijan.

Seguro que hay obstáculos porque implementar un acuerdo es muy difícil, pero va flojo y eso lo hace frágil y frágil significa que lo pueden poner a tambalear. Y ojalá que eso no pase y es una responsabilidad del Gobierno Nacional.

¿Usted cree que este es el momento de Sergio Fajardo?

Eso es lo que está por verse, pero después de todo este recorrido, cuando hablamos de Sergio Fajardo, yo soy la expresión de un grupo de personas. Yo quiero hacerlo con todo lo que hemos avanzado durante este tiempo, porque después de toda esta trayectoria, con la Alcaldía de Medellín los derrotamos, después vino la candidatura presidencial que terminó con Antanas Mockus en la ola verde, que fue un proceso personal de conocer toda Colombia, eso dejó muchas elecciones aprendidas. Luego la Gobernación de Antioquia. Después de todos esos años estamos aquí. Creo que lo que nosotros representamos lo que necesita Colombia en este momento, que es la reconciliación, la lucha contra la corrupción y la apuesta por la página nueva, que es la apuesta por la educación, la ciencia, la tecnología, la innovación, el emprendimiento, y cultura como ejes del desarrollo.

Además: 'Procurador pide crear 'justicia electoral' para evitar corrupción en campañas'.

Yo creo que estamos preparados, que tenemos una experiencia distinta, muchas de las personas que están en la competencia electoral son congresistas, nosotros venimos de abajo, y ahora toca empaquetar todo esto.

¿Qué posibilidades hay de una alianza con Claudia López, Jorge Robledo y otros sectores?

Creo que hoy en Colombia las condiciones están dadas, nos tenemos que unir. Hay unas condiciones para esa unión. Primer punto: la lucha contra la corrupción y contra el clientelismo. De la lucha contra la corrupción van a hablar todos, pero nosotros nunca nos vamos a unir con un clientelista, porque el clientelismo es la base de la corrupción, donde hay mermelada no hay lucha contra la corrupción, eso es una condición necesaria e imprescindible.

Cuando he hablado con Claudia López y Jorge Robledo, sin duda que tenemos ese punto de encuentro, pero eso no es suficiente; eso nos permite conversar, abre una puerta, pero para seguir adelante, y hay que ver qué tipo de programas le daríamos a Colombia y cuáles serían, eso ya es otra discusión; lo de la corrupción no es suficiente para juntarnos.

Tenemos que hacer un esfuerzo muy grande para unirnos, que significaría tener un programa donde pudiéramos estar, es dificilísimo pero es un reto. Como es una unidad. Lo que yo represento es un movimiento, gente que está trabajando, organizados, por todo Colombia tenemos un grupo: Compromiso Ciudadano.

Y de lograse esa alianza, ¿cuáles son las reglas para escoger al candidato presidencial?

Eso está en discusión. De momento cada quien hace su camino.

¿Se considera una tercería en medio de la polarización?

Lo que está claro es que después de 17 años somos independientes, no somos parte de esa política que se ha quedado con el país; la riqueza política nuestra es la confianza.

Se habla de que Humberto de la Calle, ante el desprestigio de los partidos, se postule por firmas, de hacerlo así, ¿se aliaría con él?

Si Humberto de la Calle está dispuesto a participar dentro de un grupo de personas que nos podamos encontrar, me parece perfecto que haga parte de esa discusión porque él es una persona muy valiosa.

¿Y con Marta Lucía Ramírez?

También. Los dos son personas valiosas, pero no sé si están dispuestos a no estar dentro de sus partidos.

Visión centralista

Una de las cosas que se le señala al gobierno de Santos es que es muy bogotano y tiene un visión demasiado centralista del país, ¿un gobierno de Sergio Fajardo, qué visión de país tendría?

Desde el poder central se desprecia a las regiones, Nos miran a todos como a la provincia. Yo vengo de la provincia y creo entender todo esto.

A mí me ha tocado trabajar como alcalde de Medellín con el presidente era Álvaro Uribe y como gobernador de Antioquia con el presidente Juan Manuel Santos y me ha tocado ver de todas las formas de cómo llega el Gobierno Central a las regiones.

Lo que nosotros tenemos que hacer es romper toda esa estructura de mirar desde el centro del país y pensar que desde allá nos deciden todos los temas a nosotros. Eso es un reto y también es paradójico porque además lo que hay subyacente a todo eso es que allá, en las provincias se roban la plata y no hay gente capaz y eso es falso.

Uno coge un corrupto aquí y le traza una línea y llega al Capitolio, el corrupto no camina solo hay una cadena dentro de todas esas cosas que se llama el clientelismo y la mermelada que es la expresión máxima del clientelismo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
Hoy:partido verdealianza verdesergio fajardo
Publicidad
Publicidad
Publicidad