proceso de paz

"Censo de Farc es reflejo de las zonas más aisladas del país": Joshua Mitrotti

Los resultados del censo de las Farc constituyen una muy buena primera ‘fotografía’ que va a permitir construir lo que debe ser la política de reincorporación de esa guerrilla en el largo plazo.

Lea también: 77% de excombatientes de las Farc no tienen una casa a la cual volver, dice censo.

Así se expresa Joshua Mitrotti, director de la Agencia para la Reincorporación y Normalización, sobre el estudio adelantado por la Universidad Nacional para determinar las principales características de los miembros de esa organización.

Sobre esos resultados, que serán el insumo fundamental para el diseño de las políticas de atención que se requieren para que los farianos logren integrarse de manera eficaz a la vida civil, habló el funcionario con Colprensa.

¿Los resultados del censo de las Farc son lo que esperaba?

Esperábamos encontrar una población rural, pero no únicamente rural; que íbamos a encontrar personas de diferentes regiones del país, gente con diversos niveles educativos, incluso universitarios y de posgrado, gente extranjera. No, no me sorprenden, creo que son resultados obvios de una confrontación de 53 años y creo que el censo es una muy buena lectura, una primera fotografía que nos va a permitir construir lo que debe ser la política de reincorporación en el largo plazo.

¿Cuál es el dato más diciente?

Que la gente haya cruzado en un 57 % la básica primaria nos plantea que hay un nivel de analfabetismo importante que se puede superar rápido. La cosa es tener toda la capacidad. Creo también que la presencia de mujeres y hombres nos obliga a un enfoque de género, no solo un enfoque de mujer sino de nuevas masculinidades para romper con los ciclos de violencia en Colombia.

La validación de saberes también se vuelve un referente fundamental para poder acompañar el tránsito de estos hombres y mujeres al ejercicio de la ciudadanía responsable, generando nuevas habilidades, nuevas competencias.

¿Nuevas masculinidades?

Cuando uno ve el tema de la violencia en América Latina, empieza a descubrir que la violencia también ocurre por el rol y la visión que históricamente ha jugado el hombre, así que cuando uno trabaja con nuevos escenarios de ciudadanía para terminar los ciclos de violencia, no solo se deben tener enfoques diferenciales comunes, sino pensar los referentes que tenemos los ‘machos latinoamericanos’, desde el ejercicio del poder y la violencia.

Hay más de 7000 guerrilleros que no tendrían vivienda y se habla de que estas zonas pasarán a ser espacios territoriales de capacitación.

¿Justifica esa falta de techo que se queden en esos espacios?

La falta de vivienda en Colombia no afecta solo a las Farc, sino a muchos colombianos, y es un elemento sobre el que el Gobierno Nacional ha venido desarrollando una propuesta política en la materia, y eso nos compromete a que el tema debamos abordarlo, pero no solo desde la vivienda gratuita, sino desde cómo a partir del desarrollo, de la creación de capacidades, de la generación de proyectos productivos, se va ligando el tema de vivienda como una de las posibilidades para estas personas.

¿Pero se justificaría que se quedaran en esas zonas?

Esas zonas van a ser muy funcionales para la reincorporación, pero intuyo, y esto lo digo más desde mi percepción, que muchas zonas probablemente van a ser espacios más para el aprovechamiento de las comunidades que para las mismas personas de Farc en transición hacia la ciudadanía.

Hay más de tres mil personas que presentan alguna discapacidad o una limitación física o mental…

En mayoría por problemas de visión. Lo de discapacidad me sorprende, porque los casos más complejos son fácilmente mejorables.

¿Pero hay alguno que le preocupe, que haga de este proceso algo mucho más complejo?

Esperaría más el perfil epidemiológico que está haciendo el Ministerio de Salud de la mano con las Farc para realmente detectar cuáles son los casos complejos y poder diseñar oferta pública pertinente.

Cuatro de las embarazas tienen 17 años. ¿Tendrían un proceso de reincorporación distinto? ¿Ya salieron de las zonas transitorias?

No podría decir si salieron. Lo que podría decir es que tenemos en un camino diferencial para menores, chicas embarazadas que estamos atendiendo en un modelo diferencial que termina armonizado a futuro, cuando cumpla la mayoría de edad, con el modelo de reincorporación a diseñar en el marco del Consejo Nacional de Reincorporación.

¿En qué radica lo diferencial?

Hay acompañamiento de organizaciones sociales, participación de entes internacionales como OIM, Unicef, entre otros. Esto, en lugares en donde el Icbf asume un liderazgo de la política pública, porque son los responsables de la niñez y juventud. Entonces es un modelo particular en donde una de las premisas es restablecer derechos y, luego, si estos adolescentes cuando cumplen la mayoría de edad deciden entrar al modelo colectivo de reincorporación, lo pueden hacer.

Pastor Alape dijo que este censo es un reflejo de lo que es la sociedad colombiana, ¿lo cree así?

Pues es un reflejo de las zonas más aisladas del país, de poblaciones en condición de vulnerabilidad que han padecido la guerra y donde el país tiene que poner los ojos para profundizar y ampliar la democracia.

¿Por qué Ecomún, la cooperativa de las Farc, como respuesta para la reintegración?

Porque una de las premisas del Acuerdo de Paz es que la reincorporación puede ser colectiva si cada uno de los individuos quiere que así sea, y la creación de Ecomún, en el cumplimiento estricto de todas las normas y las leyes, le apunta a que podamos desde el Estado trabajar con una organización de asociatividad de las Farc.

Pero a parte del sector solidario le preocupa esta nueva cooperativa...

Ninguna, Ecomún tiene que cumplir la normatividad, la ley y tiene que hacerse en una visión de mercado que sea sostenible, si no lo logran, terminará desapareciendo.

¿Qué debe hacer el resto de colombianos para recibir a estas personas en la sociedad?

Mostrarles que la paz es un mucho mejor escenario que la exclusión y la violencia; mostrarles a todos los colombianos que hoy hay casi 3000 muertos menos por el conflicto; que hoy el Hospital Militar está vacío de personas heridas en combate y que eso son ya de por sí unos indicadores que a todos nos animan. Claramente, la paz está llena de desafíos, pero creo que ya estamos viendo unos resultados tangibles.

VER COMENTARIOS

  Continúa Leyendo




Powered by