Proceso de paz

Hombres de las Farc, ¿de guerrilleros a escoltas?

Marzo 05, 2017 - 11:45 p.m. Por:
Colprensa / El País
Guerrilleros Farc Cauca

Los guerrilleros de las Farc que estén sindicados o condenados por rebelión o delitos conexos podrán solicitar los beneficios que otorga la Ley de Amnistía e Indulto.

Oswaldo Páez | El País

No solo entre políticos hay dudas sobre la conveniencia o no de que los excombatientes de las Farc integren la Unidad Nacional de Protección (UNP).
Los seis decretos (que reestructuran la unidad y ordenan la vinculación de 1200 guerrilleros) que fueron firmados por el Gobierno nacional la semana pasada y que pasaron a revisión de la Corte Constitucional ya recibieron reparos.

Uno de los decretos, el 298 llegó a manos del magistrado Alejandro Linares. En él se señala que para implementar las medidas, de cara al Acuerdo de Paz, es necesario ampliar su planta de personal y, por tanto, exceptuar a esa entidad de la prohibición que impide que los gastos en la planta de personal no supere, en promedio, el 90 % de la meta de inflación anual.

Colprensa conoció que la Corte le solicitó al Gobierno explicar cuántos agentes de seguridad adicionales requerirá la UNP para cumplir con el Acuerdo de Paz y en qué fecha deben empezar a funcionar los esquemas de seguridad para estos desmovilizados.

La Corte recoge una serie de declaraciones dadas por el director de la UNP, Diego Mora, en medios nacionales y se preguntó: “¿puede concluirse que la medida bajo examen no es urgente en cuanto no se sabe aún si se requerirá dicho aumento de personal, ni la fecha en la que eventualmente se requiera?”.

El despacho pidió concepto a la Presidencia, al Ministerio del Interior, de Hacienda, a la UNP, al Ministerio del Postconflicto, la Defensoría, la Comisión Colombiana de Juristas, a Dejusticia y a varias universidades para que den su opinión al respecto.

“Esto es prácticamente un rearme de las Farc”
Alfredo Rangel

Alfredo Rangel, senador del Centro Democrático, quien no comparte la decisión del Gobierno de involucrar a excombatientes de las Farc en la UNP

Colprensa- El País.com.co

¿Qué opina del decreto que modifica la estructura de la Unidad Nacional de Protección (UNP)?

Me parece una concesión absolutamente unilateral del Gobierno. Las Farc no han entregado todas sus armas, no han desarticulado todas sus estructuras criminales, así que, prácticamente, esto es un rearme.

Permitir que miembros de esa organización, con armas del Estado, muy bien pagados por el Gobierno, sirvan de guardaespaldas y de escoltas a los principales cabecillas de las Farc, es una exageración.

Si reciben sueldo es porque harán una labor. El Estado tendría que pagarles a otras personas…

No hay ninguna razón para que personas que han cometido tantos delitos, que no han confesado sus crímenes, que no han reparado a las víctimas, que no se han arrepentido, vayan a hacer de grupo paramilitar defendiendo a los terroristas de las Farc.

El decreto les impone ciertos requisitos, como haber sido amnistiados y no tener procesos penales pendientes…
Así hayan cometido crímenes de guerra y de lesa humanidad, si no lo han hecho de manera masiva y sistemática, pueden ser objeto de esa amnistía. O sea, un guerrillero que haya asesinado a un policía o que haya secuestrado a un niño o abusado de una niña, perfectamente puede ser amnistiado.

Pero el Gobierno debe brindarles seguridad a los desmovilizados, para que no se repita lo de la UP…
Lo de la UP fue un remolino de violencia originado en la combinación de todas las formas de lucha por parte del Partido Comunista y de las Farc, al mismo tiempo que seguían asesinando, traficando con drogas y secuestrando. Muchos de los principales dirigentes de la UP fueron asesinados por ‘vendettas’ de negocios ilícitos con los principales capos de las drogas. Esperamos que esa no sea la situación que se presente con las Farc.

¿Estas personas brindarían una mejor protección a los desmovilizados, que escoltas habituales de la UNP?
No. La razón de ser de la desmovilización, del desarme, de la desarticulación de un grupo terrorista es que el Estado recupere el monopolio de las armas. Aquí se está rearmando a una buena parte de las Farc para servir de guardaespaldas y de cuerpo de choque a sus principales cabecillas.

“La política la hacen los vivos, no los muertos”
Carlos Arturo Velandia

Carlos Arturo Velandia, conocido como ‘Felipe Torres’, exguerrillero del ELN, y quien dice que el decreto es un cumplimiento del acuerdo de paz.

Colprensa- El País.com.co

¿Qué opina del decreto que modifica la estructura de la Unidad Nacional de Protección (UNP)?

Hace parte de los acuerdos de La Habana, para proveer un mecanismo idóneo y confiable de seguridad para los dirigentes de las Farc que se desmovilicen. Hay que tener en cuenta que aquí en Colombia ha sido casi una costumbre secular asesinar a líderes y a dirigentes sociales. Y por lo general son crímenes que quedan en la impunidad. También es un mecanismo de prevención para que no ocurra lo mismo que pasó con la UP. La política la hacen los vivos, no los muertos.

¿Los exguerrilleros van a estar mejor protegidos por sus excompañeros que por otros escoltas?
No me cabe la menor duda. Los guerrilleros tendrán que ser capacitados en nuevas técnicas para ser escoltas y dar protección personal. Si van a pertenecer a un organismo como la Unidad Nacional de Protección, deben ser preparados y entrenados en las técnicas y bajo las normas del Estado colombiano, para proveer ese servicio de seguridad. De modo que me parece una medida muy eficaz y muy a tono con los acuerdos de final de la guerra.

El Gobierno argumenta que con esta decisión las personas protegidas sentirán confianza en sus escoltas. ¿Será así?
En Colombia hay personas que cuentan con protección, yo soy uno de ellos, porque he recibido amenazas y atentados. Y me preocupo porque las personas que me cuidan sean confiables. Obviamente, me generaría mucha resistencia si esas personas tuvieran antecedentes y problemas penales.

Una de las críticas a este decreto es que se trata de exguerrilleros, pagados con dineros públicos y dotados con armas del Estado.

Es una crítica totalmente injustificada. Igual, son personas que dejan las armas y se ocupan laboralmente en un servicio desde la legalidad. En otros procesos de paz, los desmovilizados han ingresado, incluso, a las Fuerzas Armadas y de Policía. El problema no es la tenencia de las armas, sino para qué sirven; si sirven para proteger a unas personas que han sacado adelante un proceso de paz, bienvenidas sean. Una de las finalidades del Estado es proteger la vida e integridad de todos los ciudadanos, y los exguerrilleros, cuando están a paz y salvo con la sociedad, son sujetos íntegros de derecho.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Hoy: FARC proceso de paz
Publicidad
Publicidad
Publicidad