"No sabemos de lujos porque nunca los hemos tenido": 'Calarcá'
Proceso de paz

default: "No sabemos de lujos porque nunca los hemos tenido": 'Calarcá'

Marco León Calarcá, jefe de las Farc en el MM&V, dice que en las zonas veredales se puede certificar la implementación de la paz.

"No sabemos de lujos porque nunca los hemos tenido": 'Calarcá'

Marzo 09, 2017 - 11:30 p.m. Por:
Jessica Villamil Muñoz / Reportera de El País
Farc insiste en presencia de alias Simón Trinidad en el Proceso de Paz

Luis Alberto Albán, alias Marco León Calarcá o Marcos Calarcá, integrante de la comisión negociadora de las Farc en La Habana.

Marco León Calarcá’, jefe del componente del Mecanismo de Monitoreo y Verificación (MM&V) por parte de las Farc, asegura que es cierto que ha habido inconvenientes en algunas zonas para construir los campamentos en los que se desarmarán las Farc, pero que es falso que estén haciendo “exigencias” sobre los materiales para la construcción.

Considera que el Gobierno “tiene una mala visión empresarial” para ejecutar los acuerdos de paz, pero espera que antes de que termine este mes queden listas las zonas veredales transitorias de normalización para dar paso a la reincorporación de 6900 guerrilleros.

¿Ya se calmaron los ánimos, después de que Gobierno y Farc se acusaran mutuamente por los retrasos en las Zonas Veredales Transitorias de Normalización?

Lo que pasa es que hay que enfrentar las situaciones con realidad. Ahora lo que sigue es solucionar todos esos problemas. La cuestión es que el Gobierno, como todos los que están en el poder y han tenido poder, les gusta hablar y que el resto se calle. No les gusta que se les confronte y yo creo que una de las mejores pruebas de quién está diciendo la verdad es mirar las zonas veredales. ¿Cuáles son los lujos que se están construyendo? Es que nosotros no sabemos de cosas lujosas porque nunca las hemos tenido.

¿Entonces las peticiones de baños en porcelana y gimnasios, son falsas?

Nosotros le llamamos gimnasio a la cancha de fútbol que está acordada. Todos entendemos —tanto el Gobierno como las Farc y mucha gente alrededor— que esos espacios son una necesidad. Usted conoce el polideportivo de La Elvira (Cauca), eso es lo que pedimos.

Lea también: "Farc se dieron cuenta de que es mejor la paz que la guerra": 'Romaña'.

No entiendo qué tiene eso de suntuoso, lo que pasa es que esas acusaciones son una forma de desviar la discusión sobre lo concreto: Nosotros necesitamos construir las habitaciones guerrilleras, las áreas comunes, tener las aulas para poder comenzar el proceso de reincorporación, tener el puesto de salud para resolver los temas que tienen que ver con el traslado de los enfermos. Necesitamos que lo que acordamos se cumpla, esa es la realidad y desviarla hacia otro tipo de problemas pone en duda la capacidad de quienes están al frente, con el Gobierno, porque se dejan enredar con cosas que no son ciertas.

¿El problema es de semántica?

No son problemas de semántica, son reales. Hay cosas falsas que se dicen y nosotros lo que estamos es llamando a que se diga la realidad.

Y según las Farc, ¿cuál es la realidad de las 26 zonas?

Hay dos zonas más avanzadas que son las que han querido mostrar como piloto, me parece que eso está bien, pero también hay zonas donde estamos en cero por diferentes problemas. Yo no voy hacer lo mismo de criticar y decir que solamente es responsabilidad del Gobierno. No, admitimos que se presentaron problemas en consecución de las tierras, que había que resolver situaciones con las comunidades, en el tema de sustitución de cultivos; otros lugares donde hubo inconveniente para arrendar la tierra. Son tres zonas que se instalaron hace dos semanas, entre ellas, Caño Indio y Aguabonita y es apenas lógico que estén atrasadas, pero hay otras zonas donde uno ve que no avanzan porque los materiales no llegan.

¿Usted a qué cree que se debe eso?


Me parece que hay una mala visión empresarial en el sentido de que si hay un contrato, para qué tienen una sola máquina volteando de aquí para allá todo el día. Da lo mismo tener una máquina cien horas que tener tres máquinas 35 horas en diferentes lugares y así el trabajo rendiría tres veces más.

El Gobierno dice que ustedes están exigiendo dobles paredes para las habitaciones...

Es cierto que el Gobierno está cumpliendo en algunas cosas, pero miremos el acta del 17 de enero, que es pública. Acordamos unas tejas termoacústicas, un ‘super-board’ para las construcciones y eso tiene unas especificaciones, no nos las estamos inventando nosotros. La fábrica dice: ‘los espesores de ocho milímetros son para paredes y el de seis milímetros es para cielo-raso’, entonces para ahorrar nos quieren poner el de cielo-raso como paredes y eso no fue lo acordado. Ahora, acudir a la extemporalidad de que eso no va a ser para toda la vida, es una discusión que debieron plantear el 17 de enero en los llanos del Yarí y no después.

En el acuerdo de noviembre se habla de unas condiciones de las zonas, ¿qué cambios se implementaron en Yarí?

En Yarí lo que se hizo fue precisar. Que los guerrilleros, por ejemplo, deben tener un espacio para vivir. Pero no se había precisado cómo era ese espacio. Ellos estaban pensando que eran una especie de barracones con carpas de lona, en unas condiciones que no son vivibles. Ahora, alguien dice: ‘Ah pero así les toca vivir a los damnificados’, pero nosotros no somos damnificados. Nosotros estamos en un proceso de construcción de la paz, en implementación de un acuerdo.

¿Y a quienes dicen que vivieron en la selva en peores condiciones y ahora exigen, qué responde?

No estamos pidiendo casas suntuosas; además, las viviendas en la selva, así fueran de paso, tenían condiciones mínimas para vivir con dignidad. Ahora estamos en unos lugares donde no hay ninguna cobertura. Hay que tener en cuenta el sol, las lluvias, los desagües y claro, que estamos haciendo un salto, pero nosotros estamos simplemente pidiendo que nos den los materiales que acordamos para construir.

Lea aquí: 'Corte pone límites a las facultades del presidente para expedir decretos de paz'.

Lo que me pregunto es qué tiene eso de suntuoso. O qué tiene qué ver eso con que no avancen en las obras comunes. Ojalá en este mes logremos tener lo que debió estar listo desde diciembre del año pasado.
En Twitter ‘Timochenko’ publicó unos videos de guerrilleros bañándose en un riachuelo porque no había baños; pero Carlos Córdoba, gerente de las zonas veredales, dijo que no aceptaron los baños que se les hicieron y estaban ensuciando una fuente que surte un internado de niños...

No tengo ese detalle, pero la verdad es que si las cosas no funcionan, pues hay que buscar soluciones. Si usted tiene unos baños que se tapan y no se pueden usar, la gente tiene que resolver su situación de acuerdo a como lo hacíamos cuando no existían los baños. Entonces no tiene lógica que teniendo un baño que funcione, la gente prefiera irse a un río y menos afectar a una comunidad.

Carlos Córdoba también dice que hay guerrilleros que están cobrando por trabajar en las obras, cuando se había acordado que la guerrilla ponía personal...

Nosotros no acordamos que íbamos a poner nuestra gente. Nosotros acordamos que poníamos el trabajo guerrillero para construir las habitaciones, ahí está claramente en el acta. Las zonas comunes son responsabilidad del Gobierno y sus contratistas, pero nuestro compromiso no es trabajar en las zonas comunes. Otra cosa es que nosotros, por darles una mano, ayudemos un tanto, pero no es una responsabilidad nuestra.

¿No cree que situaciones como las del lunes, con ese rifirrafe público, se convierten en insumo para que los opositores al proceso argumenten que la paz se puede quedar a mitad de camino?

Estamos de acuerdo en que esos enfrentamientos públicos pueden afectar en alguna medida la credibilidad del proceso, pero no podemos permitir que el Gobierno siga diciendo mentiras. Si ustedes miran, las declaraciones del Gobierno no fueron solo el lunes, vienen desde hace un mes diciendo cosas que no corresponden a la realidad. No se trata de generar un rifirrafe, pero que no sigan diciendo mentiras porque van a quedar mal.

Esta bien, no le crean ni a las Farc ni al Gobierno, pero vayan a las zonas. Ahí están, son de libre tránsito, todos los colombianos, independientemente de su profesión, pueden ir a certificar la verdad, eso es sencillo.

Extraditado

Las autoridades españolas extraditaron este jueves  a Héctor Albeidis Arboleda, alias ‘El Enfermero’ de las Farc, quien está sindicado de adelantar centenares de abortos forzados en la guerrilla, entre los años 1998 y 2003.

Este jueves, en la Asamblea del Cauca se registró un acto de reconciliación entre el diputado de la ASI, Richard Romero, y el líder de las Farc Francisco González, alias ‘Pacho Chino’.

A Romero esta guerrilla en 2000 le asesinó un familiar y este jueves, le expresó su perdón a Pacho Chino.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
Hoy:FARCgobierno nacional
Publicidad
Publicidad
Publicidad