proceso de paz
Se hunden curules para las víctimas: Presidente del Senado ratificó que no fueron aprobadas

Se hunden curules para las víctimas: Presidente del Senado ratificó que no fueron aprobadas

El presidente del Senado de la República, Efraín Cepeda, confirmó en la noche de este miércoles que el acto legislativo por medio del cual se creaban las circunscripciones especiales para la paz no alcanzó la votación necesaria para ser aprobado y por lo tanto se hundieron en esta corporación.

Por tal razón, las 16 curules para víctimas del conflicto armado, que habían sido acordadas en el marco de la negociación con la guerrilla de las Farc en La Habana, no tienen vigencia hoy.

Cepeda respondió así a las solicitud que le había hecho el Gobierno Nacional para que declarara aprobado el mencionado acto legislativo. 

La creación de las circunscripciones especiales de paz no alcanzó los votos suficientes para ser aprobada en el Congreso la semana pasada, pero el Gobierno planteó la tesis de que sí se había dado la aprobación, con la tesis de que el conteo de los legisladores presentes al momento de la votación debía hacerse de una manera distinta.

“En consecuencia, como presidente del Senado, mi tarea esencial es respetar y hacer respetar la Constitución, las leyes, el reglamento del Congreso y ser garante de las decisiones de la plenaria. Por lo tanto, resulta improcedente pretender a través de la figura del derecho de petición y no de la apelación inmediata de la decisión controvertida, que es lo que corresponde; y mucho menos que se emita un pronunciamiento por fuera de contexto, que inclusive se encamina a que varíe el sentido de lo que en su momento había concluido. Por lo tanto, no considero pertinente acceder a lo peticionado”, señaló Cepeda como conclusión de su respuesta al Gobierno Nacional.

El presidente del Senado precisó que “en el análisis jurídico relacionado con el tema controvertido, encuentro argumentos jurídicos válidos que se contraponen a lo manifestado por el señor ministro del Interior y el senador Roy Barreras, lo cual demuestra la dificultad de identificar un fundamento jurídico unívoco que sirva de justificación para desconocer lo que resultó de la votación”.

Cepeda descartó que el Gobierno tuviera razón al citar la sentencia C-784 de 2014, porque en su criterio “hemos tomado como punto de referencia el artículo 375 de la Constitución, que regula expresamente las mayorías para la aprobación de reformas constitucionales, tal ha sido la exégesis con la cual la corporación aprobó distintos actos legislativos en las cuales ese racero no fue objeto de ningún tipo de cuestionamiento por parte del Gobierno, ni de los miembros del Congreso”.

Declaró de la misma forma que ”estamos ante la reforma de la Constitución, considero que debe darse aplicación estricta al principio de rigidez constitucional, de manera que la reforma a la Carta debe ser más exigente en materia de quorum y mayorías que la simple reforma de la ley, así sea una de tipo estatutaria”.

Cepeda reiteró que siempre acompañó los proyectos de paz del Gobierno, a los cuales dio su voto positivo, como también acompañar a las víctimas en sus derechos.

Indicó además que “el derecho de las víctimas a la verdad, la justicia y la reparación debe ser el centro de los esfuerzos de implementación de los acuerdos de La Habana, y por ello convocamos al Congreso, al Gobierno Nacional a analizar y buscar una fórmula jurídica concertada justa, integral y expedita para que las víctimas de todos los actores del conflicto, tengan una efectiva representación en el Congreso de la República”.

"Esto refleja que no somos el centro del Acuerdo": Víctimas

El Coordinador de la Mesa Nacional de Víctimas, Odorico Guerra, rechazó el hecho.

“No me ha sorprendido. Desde que el Secretario del Senado salió a decir que se necesitaban 52 votos, las víctimas pensamos que el funcionario no se iba a ir en contra del Presidente del Senado y viceversa”, dijo.

Guerra señaló que esta era la oportunidad real de ser escuchados en el Congreso y de tener una incidencia real en la política pública de víctimas y en la implementación del proceso de paz.

“Con esto se marca que nunca fuimos el centro del Acuerdo y que gran parte del Congreso no nos tuvo en cuenta en las oportunidades que tuvimos de hacer vocería. Por primera vez era una posibilidad para que los ciudadanos víctimas del conflicto pudiéramos opinar sobre lo que nos va a afectar”, señaló.

De acuerdo con Guerra, las víctimas tienen como 'plan b' iniciar la carrera al Congreso de la República, tanto en Cámara como al Senado, a pesar de la dificultad que pueda significar.

“Las víctimas somos casi nueve millones. Somos aproximadamente 1100 Mesas de Víctimas. Si al menos cada una de esas mesas consiguiera 100 votos, llegaríamos a ese escenario de participación”, indicó.

De acuerdo con Guerra, las víctimas no están divididas, sino que hay interés por dividirlas.

VER COMENTARIOS

  Continúa Leyendo




Powered by