proceso de paz

Tras rumores, Farc precisan que 'Timochenko' tuvo paro cardiorrespiratorio hace dos años 

Las Farc confirmaron este jueves que hace poco más de dos años, su jefe máximo Rodrigo Londoño, 'Timochenko',  sufrió un paro cardiorrespiratorio en La Habana, Cuba, y estuvo inconsciente y hospitalizado varios días.

Esto tras los rumores que fueron viralizados en redes sociales donde se hablaba que el jefe guerrillero habría muerto en Cuba y que el Gobierno estaría escondiendo la información.

Fue el mismo 'Timochenko' quien a través de su cuenta de Twitter difundió un texto de opinión en el que se habla del hecho.

El texto es una crónica escrita por Gabriel Ángel, la cual apareció en la página web de esa guerrilla y que fue titulada 'El día en que se infartó la paz'.

En el escrito se indica como Karel, uno de los hombres cercanos de seguridad de las Farc, fue quien estuvo presente en el momento que se reanimó a Londoño cuando estuvo al borde de la muerte.

“Timo se encontraba estable, los distintos seguimientos a sus órganos, que eran permanentes, indicaban que todos ellos se hallaban funcionando correctamente. El corazón era quien daba menos problemas, bombeaba bien y se hallaba en buen estado. Pulmones, hígado, riñones, todos estaban en orden. Orinaba bien, o sea que los riñones drenaban sin dificultad”, relata la crónica.

“... El caso era que el médico le había explicado lo siguiente. Tras un infarto cardiorrespiratorio los pacientes demoraban en despertar entre 48 y 72 horas, lo cual indicaba que ya era tiempo de que Timo comenzara a volver en sí. Aún no lo había hecho, las grasas en el cuerpo y los residuos de la anestesia solían influir en la demora”.

La crónica continúa relatando que “Timo había estado sometido a una especie de congelamiento, pero ya había sido sacado de eso y se hallaba a temperatura ambiente. Una serie de aparatos conectados a su cuerpo seguían cada una de las respuestas de su organismo. Ya no tenía oxígeno conectado, respiraba por sí mismo. Lo hacía fuerte, aunque con cierta dificultad. Su alimentación seguía siendo intravenosa. En la sala se hallaban presentes los dos médicos jóvenes, un hombre y una mujer, que habían logrado hacer volver al paciente de su estado de muerte el día del infarto. Él estuvo prácticamente encaramado sobre su cuerpo, golpeándole el pecho con fuerza y pendiente de los shocks eléctricos que le aplicaron. Ahora iban a presenciar el despertar del paciente. Una enfermera tomó el brazo de Timo y le aplicó la inyección. Después fue donde el médico a decirle que estaba listo. Justo en ese instante el paciente abrió los ojos, de un solo intento. Karel golpeó su hombro con la mano y le dijo, Timo, soy yo, Karel, soy Karel. El médico le dijo al paciente que no intentara hablar, que sólo moviera su cabeza en sentido negativo o positivo al responder”.

VER COMENTARIOS

  Continúa Leyendo




Powered by