tecnologIa
Siete grandes amenazas para la salud que están escondidas en su celular

Siete grandes amenazas para la salud que están escondidas en su celular

La cifra más conservadora fue entregada en junio de este año por la compañía de Marketing y Comunicaciones Digitales IMS y dice que, en promedio, los colombianos destinan 120 minutos diarios a estar conectados en sus teléfonos móviles.

Esa cifra, por sí misma, significa una especie de revolución: se sabía que durante los años 80 y 90 y los primeros del siglo XX, el entretenimiento en el cual se gastaba más tiempo era la televisión. Hace 15 años los estudios indicaban que, en promedio, una persona podía pasar tres horas diarias frente a la caja que proyecta imágenes y sonidos.

Hoy, según el estudio de IMS, los colombianos dedican alrededor de una hora diaria a la televisión, unos 40 minutos a la radio, 18 minutos a la lectura de un periódico o una revista, un poco menos a la de un libro y unas cinco horas y media están conectados a la internet. De ese tiempo, casi la mitad se consume a través del celular y, anota la investigación, la tendencia tiende a aumentar.

Un estudio presentado en diciembre del año pasado por la firma eMarketer, sostiene que 7 de cada 10 colombianos tiene un ‘smartphone’ y que Colombia es el tercer país con mayor índice de uso de estos aparatos en Latinoamérica. Se calcula que en la país hay 33 millones de smartphones activos.

Médicos de Cali sostienen que ha aumentado el número de consultas de menores de 25 años por dolencias relacionadas con el uso del celular, que antes eran más comunes en personas mayores.

En suma, un colombiano promedio puede pasar alrededor de tres meses al año conectado a la internet. Si se trata de un ‘Millenial’, un hombre o mujer nacido entre 1980 y 200, el total podría ser cuatro meses, o quizá más: el equivalente a cuatro periodos de vacaciones legales, un tercio del año, todo un invierno o un verano o una primavera. La mitad de ese tiempo lo pasaría conectado desde su celular.

Los efectos del fenómeno, sin embargo, apenas empiezan a ser estudiados. Por un lado, el más obvio: esa especie de esquizofrenia por tener acceso al último modelo. En Colombia, según datos del Ministerio de las Nuevas Tecnologías, se cambia de celular cada dos años, en promedio.

Por otro lado, los trastornos de la revolución digital: según la OMS el 25 % de la población mundial tiene problemas de conducta relacionados con el uso de las nuevas tecnologías: privarse de sueño por estar conectado a la red, descuidar actividades como estudio o relaciones de familia y sociales; irritabilidad cuando la conexión falla o resulta lenta, necesidad de conexión como lo primero y lo último que se hace en el día.
La revolución digital, sin embargo, no cesa. Esta semana fue presentado el Iphone X, el que supone el más inteligente de todos los teléfonos inteligentes, y las redes sociales estallaron por el deseo mundial de tenerlo.

Estas son algunas de las principales enfermedades que la afición desmedida por los celulares puede causarle:

1. Posibles tumores cerebrales

En 2014 la Organización Mundial de la Salud, OMS, publicó los resultados de una investigación coordinada por el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC), que tenía como objeto determinar si había vínculos entre el uso de los teléfonos móviles y el cáncer de cabeza y cuello en adultos.

El estudio concluyó que respecto a los posibles trastornos en el sistema nervioso por la exposición constante a los campos electromagnéticos de los celulares, fenómeno conocido como ‘hipersensibilidad electromagnética’, no se había podido determinar una relación causa efecto. Sin embargo, la OMS ha sido enfática en aclarar que, debido al aumento de casos de personas que presentan síntomas de trastornos en el sistema nervioso como aumento del ritmo cardíaco o la presión arterial, se requieren más estudios para llegar a una conclusión definitiva.

Nomofobia es el término que se ha empezado a usar para designar el miedo a no tener cerca el celular, una conducta que los psiquiatras califican de compulsiva.

La misma investigación, por otro lado, concluyó que “hay ciertos indicios de un aumento del riesgo de glioma (tumor cerebral) en las personas que se hallaban en el 10 % más alto de horas acumuladas de uso del móvil, aunque no se observó una tendencia uniforme de aumento del riesgo con el mayor tiempo de uso (...) Basándose en buena parte en estos datos, el CIIC ha clasificado los campos electromagnéticos de radiofrecuencia como posiblemente carcinógenos para los seres humanos”.

Los estudios, sin embargo, no llegan a una conclusión taxativa sobre el aumento del riesgo de cáncer por la exposición a los campos electromagnéticos de los celulares, sin embargo, la OMS aclara que eso puede deberse al hecho de que muchos tipos de cáncer solo pueden detectarse hasta muchos años después del contacto que pudo provocar el tumor.

2. Síndrome de la contractura de cuello

Se conoce como ‘ Text neck’ y es una enfermedad provocada por el uso inadecuado y prolongado de las pantallas. Al inclinar el cuello hacia adelante para observar, por ejemplo, la pantalla del celular, se sobrecarga la columna vertebral, la que acostumbra transportar unos 5 kilos (la cabeza en posición normal), y se sobreexige con hasta 27 kilos al llegar a los 60 grados de inclinación.

Este fenómeno si se presenta con exceso puede conducir a la condición conocida como neuralgia occipital, en la que los nervios occipitales -que van desde la parte superior de la médula espinal hasta el cuero cabelludo- se inflaman o dañan.

Los síntomas de esta enfermedad, que se conoce popularmente como el ‘síndrome del cuello roto’ son dolores de cabeza constantes, sensibilidad en el cuero cabelludo, molestias detrás de los ojos y rigidez de la columna asociada a mareos.

El fisioterapeuta caleño Carlos de los Reyes sostiene que si bien no hay estadísticas locales de este tipo de síndrome, sí percibe un aumento de la dolencia, sobre todo en personas menores de 25 años. “Estas pantallas cada vez más pequeñas obligan a las personas a mantenerse en la misma postura durante mucho tiempo, y eso hace que el músculo no se oxigene, allí se generan lo que se conoce como micos o nudos.

La recomendación, dice el médico, es realizar siempre lo que se conoce como una pausa activa para que los músculos tengan oxigenación.

3. Desórdenes en el sueño y problemas mentales

Según los resultados de una investigación realizada por el Instituto Politécnico Rensselaer, de New York, en 2013, el uso constante de equipos electrónicos como celulares, tablets o computadores, hasta dos horas previas a la hora de irse a la cama, genera problemas de insomnio y desórdenes en el sueño.

La investigación demuestra que la exposición, dos horas antes de dormir, a la luz blanca y brillante que emiten las pantallas de computadores, tabletas, celulares y televisores causa insomnio porque reduce en un 22 % los niveles de melatonina, la hormona que regula el sueño.

La glándula pineal, que produce la melatonina en la noche y en la oscuridad, es muy sensible a las variaciones de luz, y la emitida por esos equipos electrónicos hace que se reduzca o se paralice la emisión de la hormona del sueño.

Según el doctor César Gonzalez, psiquiatra especializado en sueño del Centro Médico Imbanaco, uno de los grandes problemas del insomnio es que quienes lo padecen tienen una mayor probabilidad de desarrollar una variedad de problemas psiquiátricos y de hacer uso más frecuentemente de los servicios de salud. Más aún, los desórdenes del sueño pueden hacer sentir a las personas más estresadas
durante el día, lo que hace que sean menos productivas.

4. Sobrepeso en niños y adolescentes

A mediados de la primera década de este siglo, el ejecutivo de Google Daniel Sieberg acuñó la expresión ‘obesidad digital’, para hacer referencia al exceso de uso o a la dependencia de las nuevas tecnologías, como los aparatos celulares o las tabletas.

Lea aquí: 'Peligrosa adicción 'gamer', la enfermedad que asusta a psicólogos y padres de familia'.

De acuerdo con datos de la OMS, lo que se conoce como ‘obesidad digital’ es, además, una de las principales variables a la hora de explicar las causas de la obesidad física durante los últimos 15 años, periodo en el cual el uso de las tecnologías informáticas ha experimentado un aumento casi exponencial.

Videojuegos internet

La tecnología no debe ser la única fuente de entretenimiento en casa. Para prevenir adicciones es necesario promover actividades como el deporte, la cultura y las interacciones sociales.

Fotolia / El País

La OMS ha encontrado que durante los últimos años se ha venido presentando un aumento de casos de problemas de peso en adolescentes y niños y que ese aumento está directamente relacionado con la falta de actividad física ligada a la ‘obesidad digital’. La tendencia fue analizada por la OMS desde principios de siglo cuando se determinó que alrededor de un tercio de los adolescentes entre 13 y 15 años de todo el mundo tendrían problemas de sobrepeso asociados a su sedentarismo. La falta de actividad física, a su vez, estaba asociada al tiempo que pasaban frente al televisor o al computador: un mínimo promedio de tres horas diarias. En la actualidad, de acuerdo con un estudio realizado por la compañía de Marketing y Comunicaciones IMS y ComScore, los ‘Millenials’ (personas nacidas entre 1980 y 2000) gastan entre cuatro y cinco horas diarias en aparatos electrónicos.

En Colombia, según la Encuesta Nacional de Demografía y Salud, uno de cada seis niños y jóvenes sufre problemas de sobrepeso.

5. Adicción comportamental

La psiquiatra especialista en adicciones Delia Hernández sostiene que el uso excesivo de aparatos electrónicos está conduciendo a muchos jóvenes a un patrón adictivo conocido de compulsión que, además, puede estar dentro de lo que se conoce como ‘adicción comportamental’, un estado en el cual lo que se conoce como ‘sistema de recompensa’ de cada persona se encuentra. Javier Díaz, residente de psiquiatría del Hospital Psiquiátrico, explica que este sistema es el que regula el placer o la gratificación en diversas actividades en el ser humano, como comer, dormir, tener sexo, y está mediado por la dopamina, la hormona de la felicidad. “Lo que sucede con las drogas es que estas permiten liberaciones anómalas de dopamina y de ahí viene su potencial adictivo”, dice Díaz .

“Cuando no se atiende el comportamiento compulsivo por el uso del ‘smartphone’, este puede derivar en aislamiento social o empezar a enmascarar enfermedades como la depresión”
Delia Hernández,
especialista en Conductas Adictivas

En el caso del uso de los aparatos electrónicos se ha detectado que su abuso puede alterar el sistema de recompensa generando una sensación de satisfacción y de alegría por su uso y, en consecuencia, una sensación de vacío cuando no se tiene acceso a ellos. “Y de ese modo, como en otras adicciones, se empieza a requerir mayores ‘dosis’ de uso para obtener satisfacción y ese fenómeno comienza a tener consecuencias negativas sobre la vida de las personas: interfiere en su trabajo, en sus relaciones sentimentales, interpersonales, etc.”. Para la doctora, uno de los grandes problemas de este tipo de adicción es que, como se trata de un comportamiento que cada vez es más aceptado socialmente, su naturaleza de adicción se trivializa y no se le presta la atención suficiente. Javier Díaz explica, por ejemplo, que ha atendido varios casos de pacientes con cuadros adictivos a su celular, derivados de juegos como ‘Candy Crush’, ‘Sims’ ‘Diamond Dash’, que se juegan en línea a través de dispositivos móviles o de computadores.

6. Afectaciones crónicas en los ojos

“Los dispositivos electrónicos que se utilizan en distancias cortas emiten una gran cantidad de luz azul y una sobre-exposición es nociva para nuestra salud visual: genera fatiga, estrés visual y puede causar la muerte prematura de las células de la retina”, afirmó en un artículo publicado por el diario ABC de España Isabel Yuste, optometrista especializada en Baja Visión y cofundadora de la Óptica Kepler.

Según la especialista, el hecho de estar viendo constantemente hacia la pantalla de los dispositivos móviles disminuye el número de parpadeos promedio que debe hacer el ojo por minuto para mantenerse humedecido, de ahí que el enrojecimiento ocular sea común entre quienes usan con exceso este tipo de aparatos.

Por su parte la OMS sostiene que las discapacidades visuales más comunes se deben al contacto constante de las personas con varias pantallas de artefactos tecnológicos. Entre las dolencias más complicadas generadas por uso excesivo de dispositivos electrónicos se cuenta el aumento de presión en el ojo debido a su exposición constante a la luz directa de los monitores de los dispositivos que puede conducir al glaucoma ocular, la segunda causa de ceguera en el mundo. Los errores refractivos, la visión borrosa, a su vez, pueden ser el origen de constantes dolores de cabeza y con el tiempo pueden causar o agravar enfermedades como la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo.

7. Síndrome del túnel carpiano y ‘Whatsappitis’

Esta es quizá la dolencia más común generada por el uso excesivo de aparatos electrónicos como el celular, las tabletas y el computador.
El fisiotearapeuta Carlos de los Reyes aclara que no es lo mismo padecer del síndrome del túnel carpiano que de una tendinitis, y que ambas dolencias pueden presentarse al mismo tiempo. El síndrome del túnel carpiano se presenta cuando se ve afectado el nervio mediano, que permite la sensibilidad a toda la mano, afectación que provoca entumecimiento, hormigueo, debilidad, o daño muscular en la mano y dedos.

Además: 'Las claves para no propagar desinformación en redes sociales'.

Las otras afectaciones más comunes son lesiones en los tendones de las manos, especialmente en los de los dedos pulgares, que son los más usados para ‘textear’. Este tipo de lesiones se empezó a denominar ‘Whatsappitis’, luego de que en marzo de 2014 se conociera el caso de una mujer en España que había permanecido enviando mensajes a través de whatsapp durante seis horas seguidas. Según lo relata la revista de salud The Lancet, la mujer estaba próxima a dar a luz y recibía las felicitaciones a su teléfono móvil. Luego de ese tiempo no pudo mover las manos y los especialistas tuvieron que intervenirla para que recobrase el movimiento. Este testimonio fue publicado como el primer caso de 'Whatsappitis' en la revista.

Al igual que el síndrome de la contractura de cuello, las lesiones en los tendones de las manos y el síndrome del túnel carpiano son cada vez más comunes en menores de 25 años.

WhatsApp

Las  afectaciones más comunes son lesiones en los tendones de las manos, especialmente en los de los dedos pulgares, que son los más usados para ‘textear’. Este tipo de lesiones se empezó a denominar ‘Whatsappitis’,

EFE / El País

¿Es adicto a su celular?

Estas cinco preguntas le servirán para determinar si usted está en una situación potencial de adicción al uso del celular.

1. ¿Lo primero que hace en la mañana es revisar su celular?

2.¿Lo último que hace en la noche es revisar su celular?

3. ¿Siente necesidad de revisar inmediatamente cada vez que su celular le indica que ha llegado un mensaje de Whatsapp o una actualización de sus redes sociales?

4. ¿Siente que no puede salir de su casa sin su celular, que siente miedo a estar sin él?

5. ¿Tiene la impresión de que su celular vibra o suena, cuando en realidad no lo hace?

Si la mayoría de las respuestas son positivas, usted podría estar presentando una conducta de compul- sividad por
el uso de su ‘smartphone’.

VER COMENTARIOS

  Continúa Leyendo




Powered by