valle

Inicia temporada de ballenas en el Pacífico colombiano

Una lancha, un salvavidas y una cámara para capturar momentos: tres elementos esenciales para ir a un avistamiento de ballenas. Para esto es suficiente un recorrido de dos horas, en medio del mar, saliendo desde Buenaventura.

Un viaje que para muchos no debería tener final. Agua a lado y lado, nubes, olas gigantes, pájaros y algunas lanchas, hacen parte del paisaje que se recorre mientras se llega al Parque Nacional Natural Uramba, en Bahía Málaga. Esa, la zona más grande del Pacífico para hacer avistamiento de yubartas.


Ahí, en ese sector, mientras la lancha se deja llevar por la marea y las olas, los turistas deben estar atentos a cualquier salto o exhibición de cuerpo, lomo y aletas de este mamífero. Puede ser tan rápido que muchos no se dan cuenta. De cinco a 30 minutos es el tiempo estipulado para poder observar uno. Es en ese lapso cuando ellas deciden salir a respirar.

Estos cetáceos llegan a esta zona para tener sus crías; y lo hacen desde mediados de julio. Es por eso que si aún no conoce esta especie tiene hasta octubre para hacerlo.

Bahía Málaga suma el 25 % de nacimiento de ballenas jorobadas en la zona. Además, el Parque Nacional Natural Uramba, como zona de avistamiento, también lo comprenden 52 islas, cada una con buenos elementos para llevarse un maravilloso recuerdo.


Sin embargo, no es la única opción. En este recorrido por el Pacífico colombiano le mostramos otros atractivos para conocer (ver módulos).

“Hago una invitación a conservar, preservar y conocer estas lindas especies que habitan en estos momentos en el Pacífico vallecaucano. Nuestra entidad continuará haciendo acciones conjuntas para asegurar que las condiciones físicas de este territorio no se vean afectadas”, concluyó Rubén Darío Materón, director general de la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca, CVC.

Avistamiento de aves
Avistamiento de aves

Avistamiento de aves.

Giancarlo Manzano/ El País

Gran parte de las aves de Bahía Málaga habitan en los islotes (manglar pequeño donde no hay hábitat humana). Para hacer una observación de estas especies, el silencio y la lejanía son los dos aspectos más importantes. Entre lo que se puede observar: aves marinas como la fragata, el pelícano o el pato cuervo. También especies que mantienen en la bahía como la garza y el guaco. El mejor avistamiento se hace en el atardecer.

Manglares
Manglares en el Pacífico

Manglares en el Pacífico.

Giancarlo Manzano/ El País

Muchas familias viven en contacto con ellos, pues cortan el mangle para el autoconsumo como la construcción de viviendas. Además, de ahí extraen el molusco piangua y hacen actividades de pesca. “Aquí la marea sube cada seis horas, y los peces se internan al fondo de los manglares, de tal manera que los depredadores no se los pueden comer”, dijo José Daniel Mosquera, ecoguía de la zona.

Ruta de la piangua

El Pacífico colombiano es el único lugar donde existe la ruta de la piangua (molusco de dos conchas que vive entre el lodo y las raíces de los mangles). Este recorrido le permite al turista remar e ir hasta el lugar donde se extrae el animal. Luego el visitante tiene el contacto con él dentro del lodo y es también el encargado de acompañar a las cocineras para sazonarlo. La última escena es la degustación del plato mientras suena al fondo música folclórica.

Senderos y cascadas
Senderos y cascadas

Senderos y cascadas.

Giancarlo Manzano/ El País

El pasado fin de semana se inauguró en Bahía Málaga una piscina natural acompañada de un sendero construido en madera. A esta se le conoce como ‘piscina del Morro’, ubicada en la quebrada El Morro. Ya está abierta para que turistas y extranjeros puedan ir a conocerla. También, en este recorrido, se puede conocer la cascada La Sierpe, una de las más visitadas en la costa del Pacífico. Su encanto es una caída de agua de 50 a 60 metros. Sin embargo, su atractivo depende mucho de la lluvia.

Avistamiento de plancton nocturno

El plancton son partículas o microorganismos pequeños que están en suspensión en las aguas marinas. Se pueden dividir en dos especies: el fitoplancton (parte vegetal del mar) y el zooplancton (parte animal). Esta partícula tiene una célula que estimula luz a medida en que se toca. Habita, normalmente, en las aguas estuarinas (mezcla de sal y dulce) o en las aguas saladas. Para que su iluminación se pueda llevar a cabo, tiene que haber oscuridad total.

VER COMENTARIOS

  Continúa Leyendo




Powered by