valle

¿Qué viene para el Valle del Cauca en el 2018? Habla la Gobernadora Dilian Toro

Con el mismo ritmo frenético que impuso desde el día de su posesión, el 1 de enero del 2016, la gobernadora del Valle del Cauca, Dilian Francisca Toro, arriba a la mitad de su mandato.

Su gestión no ha estado exenta de críticas y polémicas, pero ella asegura que tiene mucho que mostrar y que los resultados están ahí.

La Mandataria dice que ha podido lograr sortear dificultades que encontró, como por ejemplo, en el Hospital Universitario del Valle, que está funcionando mucho mejor.

Asimismo, asegura que no está haciendo proselitismo ni trabajando para fortalecer su grupo político desde la Gobernación.

Ya llega a la mitad de su gobierno, ¿en estos dos años cuál ha sido la principal dificultad?

Los recursos, que es donde uno tiene mayores problemas para invertir y continuar con el pago de la deuda, pues estamos con Ley 550. Tocó luchar para que nos liberaran recursos en el Ministerio de Hacienda para poder invertir en algo que para nosotros era prioritario: los hospitales, sobre todo el HUV. No fue fácil, pero lo conseguimos.

Otro logro es que en 2016 aumentamos los ingresos, bajamos gastos y eso nos dio la posibilidad de que el Departamento volviera a estar en categoría especial. Ya pagamos las deudas ciertas, pero faltan las contingencias y por eso se prorrogó hasta 2019 la Ley 550, que terminaba este año. Además había una deuda con las EPS de $250.000 millones.

La otra dificultad son los hospitales públicos, hemos tratado de mejorar la red pública hospitalaria y se abrieron los de Cartago y Buenaventura.
Al HUV logramos estabilizarlo financiera y administrativamente, abrir nuevos servicios, con muchas dificultades porque la gente a veces no entiende las decisiones que se toman, pero son para salvar una institución que ha sido ícono del Valle y del occidente colombiano.

¿Lo hecho en el HUV es suficiente para garantizar su funcionamiento en los próximos años?

Sí. Estamos trabajando, todavía no hemos firmado la Ley 550, pero ya estamos en ella. No ha habido más embargos, estamos pagando a tiempo y ya hay nuevos servicios. Tenemos lleno el hospital, diariamente llegan 590 pacientes y estamos facturando $17.000 millones. La dinámica administrativa y de prestar el servicio con oportunidad y calidad la vamos mejorando.

En su primer año de Gobierno Buenaventura fue prioridad para usted e iba continuamente, pero para algunos ya bajó ese interés…

No, yo voy seguido. Estoy concentrada en el tema del suministro de agua y haciendo seguimiento allá con visitas y acá, con la gente de Bogotá. En ese proyecto vamos bien, creo que entre enero y febrero se van a abrir las licitaciones para ver si se entrega en dos años y medio el nuevo acueducto. Se está trabajando con Plan Pacífico y con $23.000 millones que vamos a dar nosotros, $3000 millones para acueductos rurales y $20.000 millones para una planta. Y el otro tema es el hospital, del que siempre he estado pendiente y que ya se abrió.

Pero más allá de eso, ¿qué se está haciendo para reducir la pobreza que vive Buenaventura?

Lo más importante, y en eso estamos trabajando, es que haya inversión y se genere empleo. Con Invest Pacific se ha trabajado muchísimo, han venido misiones y hemos estado allá y les hemos explicado la posición geoestratégica de Buenaventura. Estamos impulsando toda la inversión que pueda llegar porque es la única manera de generar empleo, pero además estamos capacitando a la gente para que haya mano de obra capacitada.

El anterior Gobierno hizo un gran esfuerzo para sanear las finanzas del Departamento y pagar deudas. ¿Hoy, cuál es la real situación económica de la Gobernación?

Es buena, el Departamento se ha organizado con la Ley 550 y además se trabaja en los problemas estructurales, como los pasivos pensionales, estamos digitalizando todas las historias laborales, que no lo había. El desorden hace que haya problemas. Estamos tratando de mejorar la finanzas, pero también el problema estructural del Departamento para que a futuro esté mucho mejor. Este año seguimos en la misma senda y trabajando para mejorar las finanzas; bajar el pasivo pensional, que es lo que más pesa en los gastos generales y aumentar rentas.

Usted comprometió vigencias futuras e hizo un préstamo por $350.000 millones. ¿Después de todo el esfuerzo que se hizo para pagar la deuda era necesario volver a endeudar al Departamento?

Sí. Era muy importante porque el Departamento hace tiempo no invertía en infraestructura ni socialmente y la gente estaba necesitando y también se necesita mejorar la competitividad.

Lo que hicimos fue contraer un empréstito que no afectara las finanzas del Departamento, que se pueda pagar y no afecte el funcionamiento. Lo hicimos muy responsablemente, asesorados por el Ministerio de Hacienda. Hubiera podido adquirir un crédito mayor porque teníamos amplitud, pero no lo quisimos hacer.

Una de las críticas a su gobierno es que hay exceso en el gasto, hasta se habla de despilfarro…

No hay excesos. Ahí están las cifras, si hubiéramos gastado en exceso no estaríamos en categoría especial y estamos ahí porque aumentamos ingresos y disminuimos gastos. Aquí lo importante es que los gastos sean para invertir en la gente, en la comunidad. Por ejemplo, ¿es exceso de gasto apoyar a los campesinos en un plan frutícola ambicioso, que beneficia a 3600 campesinos y además mejora sus cadenas productivas? También darles valor agregado en muchos proyectos a mujeres y jóvenes que están trabajando pero que les falta el empujón del Estado para producir mejor y generar ingreso y más empleo. Eso es lo que necesitamos hacer. También invertir en las escuelas culturales para la paz, en las deportivas, invertirle al deporte para recuperar ese orgullo vallecaucano. ¿Por qué no voy a invertir en los proyectos para la gente?

Pero en la Gobernación se ha incrementado el personal...

El problema es el siguiente: cuando nosotros hacemos proyectos y los tercerizamos gastamos más porque hay que pagar todos los impuestos y bajan los recursos. Lo que hacemos es que, en vez de tercerizar los proyectos de inversión, los hacemos con gente acá en la Gobernación.

¿Y eso implica contratar más personal?

Claro, pero un tercero también tiene que contratar gente, entonces es lo mismo que hagamos los proyectos en la Gobernación, que son solo los de inversión, que son temporales, cuando se termina, sale la gente.

¿Esa no es una manera de cumplir sus compromisos políticos?

No. Yo estoy cumpliendo compromisos con la gente, estoy comprometida con el Valle, con la comunidad que me eligió para mejorar sus condiciones de vida.

Críticos e incluso dirigentes que la apoyan dicen que usted usa la Gobernación para fortalecer su grupo político de cara a las elecciones legislativas. ¿Qué dice frente a eso?

Primero, yo no hago política, yo soy la Gobernadora del Valle. Hay un grupo político que trabaja, pero yo no estoy participando de ninguna actividad política, así que lo que hagan o dejen de hacer es de ellos. Yo estoy trabajando por los vallecaucanos.

También se ha dicho que desde la Gobernación se presiona en los municipios para favorecer a los candidatos de su grupo político...

No, de ninguna manera. Soy de la U, pero hoy no actúo ni como jefe ni coordinadora. Ese grupo siempre ha tenido sus curules en el Congreso y el hecho de que yo esté en la Gobernación no quiere decir que yo la vaya a utilizar. Soy muy responsable. Siempre he pensado que la política es el arte de servir a la gente, estoy haciendo política en la Gobernación, pero política pública, de la buena, sirviendo a la comunidad.

El aplazamiento de las elecciones para nuevo Alcalde generó malestar en Jamundí y muchos lo han visto como una jugada política para esperar que pasen los comicios del Congreso, debido a que el Partido de la U y su grupo político tienen el control de la Administración...

Yo quería que esos comicios se hicieran en diciembre, pero el Registrador dijo que en ese mes no se podía y planteó febrero. Luego manda una carta en la que dice que no se podían hacer porque no había recursos y porque estaban en el proceso logístico de las elecciones del Congreso y sugirió abril, por eso convoqué para el 15 de ese mes.
Eso no es culpa mía, es de la Registraduría, yo no manejo esa entidad. Pienso que es exagerado el ataque por una cosa que no es cierta. Eso se me sale de las manos.

En estos dos años, ¿qué le hubiera gustado hacer y no ha podido?

Me hubiera gustado que la ejecución de las obras de infraestructura que yo planeé, que conseguí los recursos, hubiera sido más rápida, pero la estructuración de proyectos es demorada y fuera de eso la consecución de recursos, pero ya arrancamos y están financiadas con regalías, del empréstito y el Gobierno Nacional también nos apoyó con recursos.

¿Cree que se ha recuperado la credibilidad del Departamento?

Sí y eso es importante. Hemos trabajado de la mano con el sector privado y eso ha generado sinergias. Que el sector privado y el público estén unidos para hablar a nivel nacional es otra cosa. Ahora que estamos juntos estamos sacando adelante proyectos como el de la planta regasificadora del Pacífico, el de la vía a la Orinoquía, el tren de cercanías, entre otros. Es importante trabajar unidos para recuperar el liderazgo y lograr que el Valle lidere procesos y proyectos importantes para el desarrollo de manera conjunta, que sea una sola voz.

Lea también: Nostalgias del 2017: los líderes vallecaucanos que partieron a la eternidad

Vías y otros

¿Qué ha pasado con la ampliación de la vía al mar?

La salida al mar tiene dificultades con la ampliación, y lo dijo la ANI, porque los predios que se necesitan para la obra están construidos. En cuanto a la carretera al mar, que es a mediano plazo, esas obras se priorizaron porque se cayó la concesión de la malla vial y eso dio la posibilidad de invertir $1,4 billones para obras del Valle. Ahí escogimos, por ejemplo, la prolongación la Avenida Ciudad de Cali hasta Jamundí, la salida al mar. La ANI sacó un concurso de méritos para estudiar todos los proyectos que les pasamos, que son varios.

¿Cuándo va a empezar el cobro de valorización en la vía a Jamundí y quiénes lo van a pagar?

Ya va a empezar. La irrigación de la valorización se hará de acuerdo con la norma, porque eso tiene parte de Cali y Jamundí. Ese proceso ha sido interesante porque la gente, los propietarios, está muy interesada en que se les haga esa vía. La licitación se abriría a finales de enero para empezar el cobro el año entrante.

VER COMENTARIOS