Vehículos

SureFly, el 'taxi volador' que funciona como un gigantesco dron

Julio 12, 2017 - 10:00 a.m. Por:
Álvaro Mejía G. - Especial para El País
Un helicóptero revolucionario  y personal

Los incómodos ruídos y vibraciones comunes en un helicóptero normal no se sienten en el Surefly, que brinda vuelos silenciosos y estables.

Especial para El País

Una de las grandes novedades presentadas en el reciente Air Show, realizado en junio pasado en París, fue el helicóptero SureFly construido por la firma norteamericana Workhorse.

Esta empresa de tecnología anclada en Loveland, Ohio, se dedica desde hace más de una década a fabricar paquetes de baterías para vehículos híbridos de varias marcas americanas, drones comerciales, vans híbridas de reparto para distintos operadores logísticos (UPS entre otros) y vehículos 100% eléctricos como es la exitosa camioneta Workhorse W-15 PHEV, por ejemplo.

Toda esta experiencia y tecnología de Workhorse se resumen y aprecian de manera especial en el SureFly, dotado con una revolucionaria tecnología de punta que cambia para siempre el concepto de helicóptero conocido por cerca de 80 años.

Entre los avances de ingeniería que hacen especial a este helicóptero biplaza, pensado para funcionar primero como vehículo aéreo personal y como taxi volador autónomo en un futuro más cercano que lejano, descuellan la liviana cabina en fibra de carbono de tan solo 500 kilos de peso y el novedoso sistema impulsor.

Este sistema propulsor de clase hibrida (dos motores de tecnología diferente), que hace ver al SureFly como un gigantesco dron, está compuesto por un motor a gasolina y ocho motores eléctricos dispuestos en parejas en los extremos de los cuatro brazos plegables.

Cabe aclarar que el mencionado motor a combustión fue instalado exclusivamente para mover los dos generadores encargados de transferirles energía a las dos pequeñas baterías de ion litio y 7.5 kW/h de capacidad.

Estas son más que suficientes para mover los motores encargados de hacer girar las dos palas o hélices de cada brazo de manera independiente y en contra-rotación (la pala superior gira en un sentido y la inferior al contrario).

Lo anterior se traduce en vuelos estables, seguros y silenciosos, imposibles de lograr en un helicóptero ‘normal’ de un solo y estrepitoso motor, rotor de ‘cola’, alas u otros elementos propios de los helicópteros convencionales, que generan incómodos ruidos, vibraciones e inestabilidad en vuelo.

El pequeño tamaño de la cabina y los cuatro brazos de doble hélice plegables permiten estacionar y guardar el SureFly en un garaje convencional.

De otra parte hay que destacar la autonomía, ‘techo’ (altura) y velocidad del Sure Fly, que puede volar una hora o 110 kilómetros de distancia, a una altura máxima de 4.000 pies (3.6 kms) y a 112 kilómetros por hora de velocidad de punta. Todo esto portando 180 kilos de peso, incluido el de los dos ocupantes.

Pero si hay algo que distinga al SureFly de los helicópteros conocidos hasta ahora es la mencionada condición híbrida, que le permite acumular energía de reserva en las baterías.

De esta forma, si se presenta una falla en el motor-generador a gasolina el piloto de este mini helicóptero dispone de electricidad suficiente para mover los ocho motores eléctricos durante cinco minutos adicionales de vuelo, definitivos en caso de una emergencia.

Este sistema de seguridad se complementa con el paracaídas de emergencia y sistemas de control de vuelo redundantes, destinados a garantizar la seguridad y corregir cualquier eventualidad en el aire.

A estas virtudes del SureFly hay que sumarle dos relevantes y disímiles características, como son el bajo precio cercano a los 200 mil dólares, anunciado por el fabricante y los brazos plegables diseñados para poder estacionar este práctica aeronave en un garaje casero.

Solo queda esperar que el SureFly cumpla con éxito las largas horas de vuelos de prueba, que le esperan antes de someterlo a los estrictos controles de las autoridades aeronáuticas americanas, que se deben cumplir para obtener las respectiva licencias de vuelo y comercialización.

Si el SureFy pasa el exigente exámen de la FAA (Administración Federal de Aviación), como se espera, muchas personas del mundo podrán adquirir este pequeño y práctico aparato volador por el mismo dinero que cuesta un Porsche 911 o cualquier otro auto superdeportivo.

Datos de interés

  • Uno de los artículos más exitosos de Workhorse es el dron comercial HorseFly, que ya opera como repartidor de paquetes de hasta 4.5 kilos en Estados Unidos. 

  • El vuelo a bordo del Surefly no se compara con el de un helicóptero convencional.
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Hoy: Movilidad vehículos
Publicidad
Publicidad
Publicidad