américa de cali

"Todos somos culpables de este fracaso en el América de Cali": Pablo Armero 

Pablo Armero llegó al América como uno de los referentes para el 2018, un fichaje que fue bien recibido por un sector de la hinchada, mientras otro consideraba que no era el momento para retornar al onceno rojo.

Sin embargo, el lateral se puso la camiseta del equipo con el que salió campeón hace diez años, y aunque las expectativas fueron muy grandes, el fracaso tocó las puertas del América esta temporada, con dos eliminaciones de Liga, una de Copa Colombia y otra más de Copa Suramericana.

A la hora de encontrar culpables del desastre escarlata, los dedos acusadores de hinchas y de medios apuntan a directivos, pero también a los jugadores que poco pudieron hacer para evitar el naufragio en las cuatro competiciones.

Armero, uno de los más experimentados del equipo por su recorrido internacional, reconoció que, en efecto, todos son culpables de todas las derrotas y que desde ya se debe comenzar a corregir los numerosos errores para evitar nuevos fracasos en el 2019.

Te puede interesar: Con un lánguido empate ante Once Caldas, América se despidió del Pascual Guerrero

¿A qué atribuye el descalabro deportivo de América este año?
Se dieron muchos factores tanto individuales, como colectivos. No hubo un buen complemento en ese sentido, no engranamos como teníamos que hacerlo y no aprovechamos en el transcurso del torneo las opciones que tuvimos; por eso nos costó mucho en los diferentes campeonatos que jugamos.

¿Había nómina para entrar al grupo de los ocho?
Hablando de lo que fue el año, siempre tuvimos buenos equipos y buenos jugadores. A nivel individual, analizando hombre por hombre, nos damos cuenta de que teníamos jugadores para clasificar y pelear títulos. Tuvimos las opciones, pero no las aprovechamos.

Pero el análisis general es que esa plantilla del América no daba para soñar con nada...
Muchas veces esto no es de nombres sino de hombres. No vale la pena tener diez caras reconocidas, y a lo mejor con ellos no se da lo que quiere el equipo o el hincha. Lo ideal es mezclar juventud con veteranía. Hay que funcionar en el campo, eso es fundamental, y que todos aporten lo que tienen que aportar. De pronto en el campo hubo partidos en los que no se dieron las cosas. Todos somos culpables. En el caso mío, en un momento acerté, en otros fallé, pero así es el fútbol. Esto nos va a servir de experiencia para los que se queden o nos quedemos, para que no nos vuelva a suceder.

¿El no entrar a los ocho es un gran fracaso?
Eso depende de cómo lo vea la gente. Lo que puedo decir es que tuvimos grandes jugadores, pasaron técnicos importantes, ahora hay uno muy bueno como el profe 'Pecoso'; pero a lo mejor colectivamente no respondimos. Pero somos seres humanos, es un momento difícil para la institución, para los directivos y jugadores. Hay que seguir confiando en un buen trabajo, mejorar muchas cosas tanto dentro como fuera del terreno de juego porque estoy seguro de que esto se puede sacar adelante.

¿Es serio que un equipo grande tenga cinco técnicos en un año?
Pero es que a los Asprilla y a Jerson no los deben contar porque ellos estaban cubriendo la posición por uno o dos partidos, mientras se tomaba una decisión. Sin embargo, eso no es bueno, cambiar técnico cada rato es perjudicial. Claro que cuando los resultados no se dan hay que buscar un culpable. Pero aquí en América los culpables de este fracaso somos todos, tanto los directivos, como los jugadores y los técnicos. Esperemos que todo el mundo reflexione para que las cosas mejoren el próximo año, que los jugadores que se queden o nos quedemos, hacer las cosas bien. América este año aprendió mucho, sabe las cosas buenas y malas y con base en eso debe corregir para el 2019.

Usted dice que hay qué corregir cosas dentro y fuera, ¿cómo cuáles?
La gente es inteligente; cuando yo hablo de corregir todo el mundo sabe lo que quiero decir, no hay necesidad de especificar. Ya sabemos en qué se puede mejorar y que se puede dejar a un lado. No hay necesidad de buscar otras cosas. Todo el mundo vio lo que hace falta. La idea es no pasar otro año como el que pasamos. Acá todos somos culpables y hay que revertirlo el próximo año; con trabajo vamos a sacar esto adelante.

Lea además: América de Cali requiere de una gran reingeniería para el 2019 (análisis)

¿En su caso cree que le aportó al equipo lo que esperaba de usted?
Mi nivel fue muy alto. Si vio los partidos de la actual Liga, tuve más oportunidades, fui más protagonista, generé muchas opciones de gol, hice muchos pases, la velocidad volvió, volvió también el Pablo que trata de salir al ataque por sorpresa; todo ese se dio gracias a los compañeros, al cuerpo técnico que me dio la oportunidad de soltarme más. Por supuesto faltaron cosas porque cuando no se clasifica, algo faltó, pero hice un buen trabajo sobretodo en el segundo torneo. Siempre quedará el sinsabor por no clasificar. Cuando uno clasifica todo se ve más bonito, pero de mi parte estoy tranquilo por lo que hice.

¿Entonces considera que pasó el examen y que respondió a las expectativas?
Sí, porque yo soy lateral izquierdo, no soy delantero. Le aclaro: yo no soy un héroe, soy un guerrero y un obrero que aporta su granito de arena al colectivo. Yo considero que le aporté mi granito de arena al colectivo con centros, con buenas jugadas, con buena marca, con el liderazgo que puse en la cancha; todos me conocen como el Pablo Armero que tira los centros y eso lo hice, más en el segundo semestre. Yo aquí vine por ser referente, por haber estado en Selección Colombia. Pero no soy un héroe, ni soy Messi, ni Neymar, ni Pelé ni Maradona que son jugadores que solos pueden resolver un partido.

¿Se ve en el América del 2019?
Hay que esperar a ver que se define. A mi me gustaría continuar. No es bueno salir de esa forma, sin clasificar; vamos a ver que sucede, hay cosas importantes por ahí, pero prefiero mirar a ver qué deciden los directivos.

¿En lo disciplinario hubo problemas con usted como se dijo mucho en redes sociales?
Esa parte no me interesa porque yo hablo solo de fútbol; si ustedes quieren señalar, decir o aumentar, es problema de ustedes. Yo sé lo que he hecho y lo que no he hecho, sé qué es lo bueno y lo malo. Los directivos, cuerpo técnico y yo como jugador, sabemos lo que está pasando. Pero no le paro bolas a lo que digan los medios o la gente a través de redes sociales; cada quien piensa como quiere. En el campo he hecho las cosas bien. Sé que esto es un fracaso, un año entero sin clasificar en un equipo como América no debe pasar. Así de claro. Pero en lo personal estoy tranquilo.

¿La presión en América les pesó a muchos jugadores?
Yo he jugado en varios equipos grandes del mundo y sé que no es fácil, y más con una hinchada tan exigente como la del América. Siempre digo que es bueno exigir, pero de una forma positiva. Cuando tu gente te critica con respeto, es lindo. Acá es difícil, nuestra hinchada exige con mucha violencia, con mucho rencor y odio, y de pronto muchos jugadores no asimilaron eso y por eso les da miedo equivocarse. Eso por supuesto afecta.

¿La hinchada se pasó en su forma de reclamar?
Hay que mirar la forma como se expresan. No puedo olvidarme del 2008 para atrás porque era otro tipo de reclamo. Todos sabíamos que teníamos que rendir, pero hay formas de pedir eso. Hoy veo a la hinchada pidiendo con mucho irrespeto. Se ha perdido el aprecio y el cariño del hincha hacia el jugador y eso no puede ser. No hay nada más bonito que un jugador vea que su hinchada lo quiere. Eso ayuda a crecer más. Hay que revisarnos todos para ver qué es lo bueno y lo malo. Pero esa forma de exigir no es bueno para nadie.

¿Usted sale tranquilo a la calle?
Sí, yo salgo tranquilo, a mi me respetan mucho, me valoran; en la calle nadie me ha dicho nada. Conmigo más que todo ha sido en los partidos cuando uno escucha madrazos o actos racistas, yo trato de entenderlos, pero fuera de la cancha mucha gente me respeta.

Lea también: Los jugadores que deben irse o seguir en el América de Cali para la temporada 2019

Datos
América continúa su preparación con miras al partido por cumplir calendario el sábado ante La Equidad en Bogotá.

Para ese encuentro es posible que el equipo rojo tenga varios cambios en su formación titular.

Mientras tanto, se siguen conociendo nombres de jugadores que no seguirían para el 2019.

Cristian Dájome, John Meneses, Avimiled Rivas y Jefferson Cuero dejarían el equipo.

VER COMENTARIOS




Powered by