cali
1/1
Antenas de telecomunicaciones, la 'corona de espinas' del cerro de las Tres Cruces

Antenas de telecomunicaciones, la 'corona de espinas' del cerro de las Tres Cruces

Cali es una ciudad de torres de telecomunicaciones dispersas. Según el inventario realizado por la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos Municipales, Uaespm, la entidad encargada de otorgar la autorización para la instalación de estas estructuras, en Cali hay 361 torres de antenas instaladas.

La mayoría de ellas le pertenecen a Telefónica: 173. Le siguen Comcel (así figura) con 64 y Colombia Móvil con 28.

Hay 9 antenas además que no tienen dueño. O por lo menos no se sabe quién es. En el inventario de la Uaespm hay una casilla que dice así: no registra propietario.

Además, de las 361 torres de telecomunicaciones, 46 están ubicadas en los cerros tutelares de la ciudad; 20 en Cristo Rey, y 26 más en las Tres Cruces, una buena parte de estas últimas en terrenos que pertenecen a la Arquidiócesis.

En las Tres Cruces, la Arquidiócesis es propietaria de 22.000 metros cuadrados de tierra, y allí le ha alquilado a las empresas de telecomunicaciones para que instalen sus estructuras.

Según un comunicado enviado por la Arquidiócesis a este diario, “se han otorgado en calidad de comodato algunas áreas de terreno (en las Tres Cruces) a la Policía Nacional, Cuerpo de Bomberos de Cali y Defensa Civil para que ejerzan su función de cuidado, vigilancia, y servicio social a la comunidad caleña y quienes a su vez, poseen sus antenas y medios de comunicación”.

Lea también: 'Esta es la nueva historia que cuentan Las Tres Cruces en sus 80 años'.

Más adelante se lee: “De igual manera, como propiedad privada de la Arquidiócesis, se han dado, en calidad de arrendamiento, algunos espacios para instalar un número mínimo de antenas que prestan el servicio de comunicaciones a la comunidad caleña y municipios vecinos. Los cánones de arrendamiento son destinados para el mantenimiento (de la Arquidiócesis), sostenimiento, pago de impuestos prediales, sobretasa bomberil y sobretasa ambiental al Municipio de Santiago de Cali”.

"Cali está más caliente que nunca, no solo por el cambio climático y la quema de caña, se suma la radiación de las antenas que han convertido la ciudad en un horno microondas.
El tema sigue sin correctivos, debe ser atendido
por las autoridades",
Alberto Ramos,
Ambientalista.

Es decir: por las antenas instaladas en las Tres Cruces, varias de ellas en los alrededores del monumento, la ciudad no recibe compensación alguna. (La Arquidiócesis no especificó el monto que recibe por concepto de arrendamientos).

Pero más allá de eso, en la opinión de arquitectos, ambientalistas, ingenieros, que las antenas estén desperdigadas por toda la ciudad es un problema, especialmente cuando se encuentran en sitios emblemáticos, considerados atractivo turístico, como es el caso de los cerros tutelares.
El ambientalista Alberto Ramos Garbiras recordó que el paisaje es un derecho colectivo y por lo tanto no se deben instalar torres de comunicaciones en los cerros.

“Los cerros tutelares de Cali son un patrimonio público, porque independiente a la consideración de los bienes inmuebles en que se encuentran fraccionados (fincas, predios privados, parcelaciones, minifundios y las continuas invasiones) y a pesar de todas esas intervenciones antrópicas que han dañado la estructura morfológica, por el suelo de los cerros discurren, para llegar a Cali, los seis ríos alimentados por cientos de nacimientos en el Parque Natural los Farallones; agua vital para la sostenibilidad de la ciudad en sus próximos siglos. Los cerros son también parte de la huella ecológica y elemento principal de paisaje, y este es un componente del medio ambiente. Sin paisaje una ciudad queda deslucida”.

Alberto Ramos Garbiras continúa: “Las antenas de la telefonía celular, radiales y parabólicas han afectado los monumentos religiosos, paradójicamente la misma Iglesia católica subarrendó lotes para instalar las bases de las antenas de telefonía celular y esto afecta el entorno. Además, hay que tener en cuenta que las antenas afectan la salud de los caleños con el letal campo electromagnético”.

Precisamente, otro de los asuntos que preocupan es que estas estructuras siguen sin cumplir las normas para su instalación.

La distancia mínima entre una y otra torre debe ser de 250 metros, lo que en los cerros no se cumple, por ejemplo, especialmente en la cima de las Tres Cruces. Es una de las denuncias que ha venido haciendo de manera reiterativa la Corporación Corpocerros, dirigida por el arquitecto Víctor Raúl Martínez.

Es decir, en Cali no se está haciendo un control ambiental para minimizar los impactos que pueden generar estas antenas. Este martes apenas una antena de 8 metros ubicada en el barrio La Fortaleza se desplomó sobre los techos de cuatro casas.

Lea también: 'Vecinos cuestionan "proliferación" de antenas en Valle del Lili'.

Antenas Comunicaciones Empresas
Torre única de comunicaciones

Autoridades como expertos coinciden en que es urgente en Cali reubicar las torres de comunicaciones. Incluso el POT lo ordena. En teoría, es el Departamento de Planeación y el Dagma los despachos encargados de gestionar esa reubicación “para reducir la contaminación visual y el deterioro del paisaje”.

Para hacerlo se está elaborando el Plan Maestro de Servicios Públicos que debería estar listo este año - aunque debe pasar por el Concejo – y en el que se determinará dónde serán ubicadas las torres antenas en la ciudad. Eso traduce que de momento, la reubicación de las antenas está en veremos.

En todo caso, hay varias propuestas. El arquitecto Benjamín Barney ha escrito en reiteradas ocasiones sobre el asunto. Barney dice que las ciudades más bellas del mundo se caracterizan entre otras cosas por no permitir la instalación de antenas y sus soportes ni en sus zonas centrales, ni en sus áreas históricas.

En ese sentido, considera que Cali debe tener una sola torre que agrupe a todas las antenas, como sucede en Barcelona, “en la muy conocida torre de telecomunicaciones de Collserola, de 1992, construida para los Juegos Olímpicos, y diseñada por Sir Norman Foster, muy conocido Premio Pritzker”.

Barney plantea que incluso esa torre única podría ser un gran mástil ubicado en la Torre de Cali, “como el ya desaparecido World Trade Center de Manhattan”.

Una propuesta similar a lo que Corpocerros le ha venido planteando a los Alcaldes de los últimos 15 años.

Cali debe tener esa Antena Única que aparte a las antenas actuales de los monumentos, atractivos turísticos y los patios de las casas de los caleños.

Las empresas pagan en promedio $5 millones de arriendo a quien permita la instalación de antenas en su casa, lo que explica la proliferación de antenas en los barrios.

Cambiar terrenos

Una de las soluciones que se han planteado al problema de las antenas en las Tres Cruces es que el Municipio tenga la propiedad del terreno para legislar ahí con autoridad.

Esto se podría lograr si el Municipio le cede a la Arquidiócesis otros lotes a cambio del que posee la entidad religiosa en las Tres Cruces.

En la Arquidiócesis, desde la Alcaldía de Rodrigo Guerrero, han contemplado esta posibilidad.

VER COMENTARIOS

Queremos que siga disfrutando de los mejores contenidos. Es muy fácil:

Regístrese aquí

¿Ya está registrado?

  Continúa Leyendo





Powered by