cali
1/4
Institución San José: una luz contra la sombra de la calle en Cali

Institución San José: una luz contra la sombra de la calle en Cali

“Sin la Institución San José no sería nada. Estaría muerto”, dice Brandon*, un chico que no mira a los ojos cuando le preguntan sobre su pasado. Su mirada se pierde en una sombra, pero cuenta su historia haciendo las pausas necesarias para que su voz no se quiebre. Tiene 13 años de edad y está convencido de que él no habría sobrevivido en la calle. Cuando tenía 6 años, su madre lo dejo a él y a su hermano mayor en una puerta blanca, era la entrada a Fundrapre. Nunca más volvió a saber de ella. A sus 12 años lo trasladaron a la Institución San José, donde ha aprendido todo lo que sabe sobre el fútbol y las pesas. Lo apoyan en las materias del colegio, allí tiene sus amigos y su hogar.

“San José es el padre putativo por excelencia, debe ser por eso que la fundadora, Maruja Plata de Sardi, lo nombró así cuando creó el instituto”, comenta Antonio Valencia, actual director del lugar. “Ella quería darles una oportunidad a los chicos que tenían un riesgo inminente de caer en las calles, que no tienen una vida normal de hogar, con dificultades familiares y económicas, pero con muchas posibilidades académicas, para darles la posibilidad de alcanzar estudios superiores”.

Institución San José Cali

En la Institución San José se vela de manera integral por el bienestar de los muchachos.

José Luis Guzmán / El País

La Institución San José funciona desde 1959. Comenzó en una casa que le prestaron a doña Maruja Plata de Sardi en el barrio El Peñón, con la idea de formar a niños y jóvenes para llegar a la vida universitaria y que pudieran superar su situación. Al cabo de unos años, la entidad ya tenía a chicos bachilleres y universitarios. El propio Antonio Valencia es prueba de ello. Llegó a los 9 años a San José, su familia no podía hacerse cargo de él y se quedó en el instituto. Actualmente es abogado, y tiene estudios en derecho penal y desarrollo humano. “Estar aquí me hizo aprender mucho de la señora Maruja, de su espíritu generoso, ver su fe en los muchachos, aprendí a querer esta obra y a creer que se puede cambiar vidas, dar esperanzas a los muchachos, a sus familias y a la misma sociedad”.

La institución ha formado chicos que se han convertido en personajes destacados como Apolinar Salcedo, ex alcalde de Cali y Roberto Rodríguez, director del ICBF regional Valle.

Aunque después de la implementación del Código del menor en 1989 y la Ley de Infancia y Adolescencia en el 2006, San José recibe niños desde los 7 años que, según Valencia, “así no tengan un buen perfil para la educación, tienen vulnerados sus derechos y requieren un restablecimiento de estos”.

Institución San José Cali

Los muchachos de la Institución San José practican varios deportes dentro de sus instalaciones.

José Luis Guzmán / El País

Desde entonces, el la Institución San José se enfocó en influenciar a los muchachos a través del deporte. En el 2013, abrieron un club deportivo, empezando con el softball. Luego se incorporaron deportes como levantamiento de pesas, béisbol y atletismo. “Con esta motivación en el deporte, empezamos a influenciarlos de nuevo para el estudio. Los chicos se han apropiado de esto y ahora tenemos deportistas de alto rendimiento y también universitarios”, dice Valencia.

Esta idea ha permitido que los chicos que llegan a San José se interesen en ser buenos deportistas y comprenden que ser buenos estudiantes es inherente a ello. Así es el caso de Yorman*, un joven de 22 años que practicaba atletismo y ahora está en la Selección del Valle de Rugby, es estudiante de décimo semestre de Psicología de la Universidad de San Buenaventura de Cali. Llegó al instituto a sus 7 años y vive allí desde entonces.

“No es nada fácil entender desde pequeño que tu familia no puede darte lo que necesitas. En el colegio ves a tus compañeros irse con sus papás y que uno se va a un instituto, pero dejé de ver esto como un obstáculo y comencé a verlo como una ayuda que había que aprovechar. Sin la Institución San José hubiera sido un delincuente. El barrio donde vivía es otro mundo, y cuando salí de allí y vi que hay oportunidades, que hay un destino diferente a ser un delincuente, cambió mi perspectiva”.

Lea también: 'El proyecto en Cali que aleja a los jóvenes de las drogas y los introduce al teatro'.

La Institución San José funciona desde 1959. Su fundadora fue doña Maruja Plata de Sardi. De ella han egresado personajes como el exalcalde Apolinar Salcedo y Roberto Rodríguez, director del ICBF regional Valle.

Acogedor hogar
Institución San José Cali

El abogado Antonio Valencia, director de la Institución San José (de negro) fue de los chicos formados en la entidad.

José Luis Guzmán / El País

La Institución San José se convirtió en un hogar para muchos chicos en Cali. “Estar aquí nos hace sentir que no estamos solos”, dice Yorman. Como él, muchos chicos que llegaron a este lugar también se han convertido en estrellas del deporte a nivel internacional. Como Jhonatan, quien ganó en julio de este año medalla de oro en la modalidad de arranque del Campeonato Mundial Juvenil de levantamiento de pesas, que se desarrolló en Tashkent, Uzbekistán. Ahora, se está preparando para los Juegos Olímpicos del 2020.

Todos los que llegan a San José son estrellas que tenían su luz opaca por la sombra de la calle, pero la entidad los ayudó a brillar. Así como a Freddy, quien ganó este año el Premio Farallones en la categoría de mejor Deportista Juvenil, y William, hermano de Brandon, también ganó este galardón en la categoría de Deporte Social Comunitario.

Brandon sigue el ejemplo de su hermano. Practicaba levantamiento de pesas y ahora está en fútbol. En el cuarto de la institución, que comparte con otros once niños, tiene colgadas en la pared, arriba de su cama, cuatro medallas: dos de oro de la Academia de Deporte Praxia World en arranque en levantamiento de pesas y dos de plata en el puntaje general. Y tiene seis pequeños afiches de futbolistas famosos, como Johnny Acosta, Filipe Luis y Rui Patricio. También un cartel colgado que dice “Jesús es mi Pastor”.

Institución San José Cali

La entidad se ha convertido en un verdadero hogar para chicos con inminente riesgo de caer en las calles.

José Luis Guzmán / El País

En el comedor comunitario, los muchachos pueden leer carteles con mensajes motivadores como “Tú tienes el poder de decir: así no es como mi historia terminará”. “Estamos a menos de un mes de terminar el año, y tú sigues esperando a que las cosas caigan del cielo. Sal, arriésgate y cumple tus sueños. La vida y el éxito son para los valientes”.

Son frases que Brandon mantiene presente y que su hermano le recuerda cada que puede. “Él me dice que debo ser responsable y respetuoso en el colegio, y que aquí puedo jugar y compartir con mis amigos, pero nunca portarme mal”. Expresa que gracias a la Institución San José puede prepararse para ser futbolista, su gran sueño. Esto, lo dice con voz animada y sonriente, dejando ver la luz de sus ojos.

*Nombres cambiados a solicitud del director de la Institución San José.

Doña Maruja Plata de Sardi quería, a través de esta entidad, darles oportunidad a los niños que no tienen una vida normal de hogar, con dificultades familiares y económicas.

Cómo es el hogar

La casa, de 2000 mts2, tiene cupo para 120 chicos. Está dividida en tres zonas, una donde están los niños de 7 a 13 años, otra donde están los de 14 a 18 y la última es donde están los universitarios. A parte, hay otra zona administrativa. Todos los chicos comparten sus cuartos, máximo 12 en cada uno. Guardan su ropa en casilleros y los zapatos se acomodan en estanterías.

En la segunda zona está el comedor comunitario.

VER COMENTARIOS




Powered by