cali
1/1
Preocupa situación de calle en la que se encuentran indígenas Embera

Preocupa situación de calle en la que se encuentran indígenas Embera

Sentados en aceras del centro de la ciudad, vistiendo ropas típicas de su cultura y en compañía de sus hijos, han sido vistos, en los últimos meses, varios grupos de indígenas Embera que están ejerciendo la mendicidad.

Se estima que son al menos ocho familias de esta comunidad las que manifiestan proceder del corregimiento de Santa Cecilia, en Pueblo Rico (Risaralda), y que se encuentran en la capital del Valle, al parecer, por haber sido desterrados por grupos al margen de la ley que operan en sus territorios.

El panorama se asemeja a la experiencia que vivió Cali por el año 2007, cuando se registró un auge de la llegada de centenares de familias Embera que fueron desplazadas por la violencia armada.

“En ese momento se identificaron las familias y la Administración realizó una primera intervención. Sin embargo, fue para el año 2012 que empezaron a llegar más y se realizó un primer plan para que retornaran a su territorio. A raíz de que muchos se devolvieron, se coordinó con Unidad de Víctimas, la Gobernación de Risaralda y la Alcaldía de Pueblo Rico para que nuevamente regresaran en 2015”, contó un vocero de la Secretaría de Bienestar social.

Tal y como sucedió por los años mencionados, los indígenas Embera que actualmente se encuentran Cali, se están asentando en zonas vulnerables de los barrios El Calvario, Sucre y San Pascual.

Lea también: 'Revelan las causas de la muerte de los cinco niños en El Dovio, Valle'.

“En una ocasión hablé con unos de ellos y me dijeron que estaban aquí porque en su tierra pasan hambre, lo cierto es que aquí tampoco están en las mejores condiciones y los niños corren peligro”, señaló Luz Huila, habitante y líder social de El Calvario.

La líder cuenta que los indígenas viven hacinados, alquilando cuartos por día, donde pueden dormir hasta veinte en una habitación de menos de tres metros cuadrados.

El País hizo un recorrido por este sector, conocido por ser punto de concentración de habitantes de calle, y pudo identificar el edificio donde se hospedan algunos de los indígenas Embera.

Yaneth Guerrero, quien es la arrendadora del lugar dijo que “como de mitad de año para acá empezaron a llegar. Ellos se van y vuelven, duran de ocho a quince días. Hace una semana eran veinte, ahora solo tengo ocho personas: un hombre, dos mujeres, una de ellas en embarazo y otros cinco niños. Yo les alquilo a $20.000 el día. No le puedo decir que venden artesanías porque no les veo mercancía, ellos salen a pedir dinero al Centro como desde las 7:00 a.m. y llegan rodeando las 5:00 p.m.”.

Indígenas Embera Cali

Al menos ocho familias Embera se estima que hay actualmente en Cali.

Jorge Orozco / El País

Guerrero además afirmó que el edificio en el que se encuentran actualmente va a ser demolido el 15 de agosto: “Aunque es complicado comunicarnos con ellos, yo les digo que dentro de poco se tienen que ir y me responden: ‘Aquí no tumbar, nosotros no ir, aquí amañados, ¿a dónde ir?’”, dijo la mujer.

Para un artesano Embera, quien prefirió reservar sus nombre y lleva cerca de tres meses comercializando sus productos sobre la Carrera 6 con Calle 11, este es un problema de costumbre en su comunidad.

“Yo me acostumbré a trabajar y siempre vengo aquí a Cali a vender nuestras artesanías. Sí hemos visto personas de la comunidad que piden dinero, pero ellos ya están habituados a pedir”, dijo el hombre, que se encontraba en compañía de su esposa y de su hijo de al menos un año de edad.

En este mismo lugar El País intentó hablar con una indígena Embera que se encontraba ejerciendo la mendicidad, pero esta se negó a hablar. Al primer indicio de ser grabada o fotografiada, corrió con su bebé en brazos.

Lea también: 'El lío con los indígenas que trasladaron del Quindío al Valle'.

Buscan carnetizar a los artesanos

Adriana Menza Campo, líder de Procesos de Asuntos Indígenas de la Subsecretaría de Poblaciones y Etnias de Cali, afirmó que la presencia de indígenas Embera en la ciudad no es un asunto reciente, pues desde hace varios años la Administración ha identificado que los Embera visitan a Cali por temporadas.

“Ellos llegan más que todo por la época decembrina para vender sus artesanías y se van. Sin embargo, la situación que nos preocupa actualmente es que desde hace varios meses se les ha visto ejerciendo la mendicidad en compañía de sus hijos. Digamos que como cualquier colombiano ellos tienen el derecho de libre tránsito en el país y pueden estar aquí, la cuestión delicada es en realidad que, por encima de todo, prevalecen los derechos de estos niños”, dijo la funcionaria.

Menza, refirió que el último proceso con los indígenas Embera se realizó en diciembre del año pasado.

“A mediados de septiembre empezamos otra vez a ver mujeres y niños y su presencia incrementó en diciembre. Entonces logramos identificar 42 personas, de las cuales 16 eran niños, y elaboramos un listado. En este censo les preguntamos si eran víctimas de la violencia para saber si podíamos activar la ruta y ellos manifestaron que no y que en poco tiempo se iban”, dijo Menza.

Como la presencia de esta comunidad persistió, la Secretaría de Bienestar Social adelantó una reunión con las autoridades Embera en Risaralda para informar de la situación.

En el encuentro, que se realizó la semana pasada, las autoridades Embera establecieron que revisarían a través de la Asamblea General de los Resguardos de Pueblo Rico mecanismos de control para aquellas personas que la Alcaldía de Cali reporte que están en situación de mendicidad.

“Aquí solo damos facultades para que se desplacen a vender artesanías. Las personas que la Alcaldía nos mostró en vídeo, en efecto, muchas pertenecen a nuestros resguardos tanto de etnias Chamí como Katío. En este momento, ya tenemos pendiente una reunión con la Asamblea para ponerlo en su conocimiento y establecer cuál va a ser el proceder con estos compañeritos”, informó Orlando Queragama, gobernador de la vereda La Punta, del resguardo Unificado Embera Chamí.

El Gobernador además resaltó que “estamos estudiando la posibilidad de que aquellas personas que vayan a vender artesanías a otras partes del país de forma temporal, puedan ser identificadas con carnetización. Un documento donde se pueda ver su nombre completo y el nombre del resguardo al que pertenece”.

Sobre los Embera

Muchas de las familias Embera que se encuentran en Cali tienen niños que van desde los meses de nacidos hasta los 14 años de edad.

Según informan habitantes del centro de Cali, los Emberas que habitan el sector son al menos ocho familias compuestas por cuatro y seis personas, cada una.

Los grupos Embera se instalan en al menos en tres puntos del centro de Cali que se ubican en los barrios San Pascual, Calvario y Sucre.

La Alcaldía adelanta un plan de contingencia para atención de Emberas en la ciudad. El documento será aprobado por las autoridades de esta comunidad.

VER COMENTARIOS




Powered by