cali
¿Tienen freno los problemas con las ambulancias en Cali?

¿Tienen freno los problemas con las ambulancias en Cali?

A punto de cumplirse un año de la entrada en vigencia del Sistema Integrado de Comunicación (Sico), con el que se reguló la prestación del servicio de las ambulancias en Cali, en las calles continúan registrándose irregularidades e incidentes con los tripulantes de algunos de estos vehículos.

El último hecho ocurrió el pasado sábado en la tarde cuando una ambulancia se disponía a atender un accidente de tránsito en el barrio Ciudad Jardín, en el sur de Cali.

En un video, que se viralizó en redes sociales, se puede observar que, a la hora de atender el evento, se registró una pelea entre un paramédico y un guarda de tránsito. Este último tenía en sus manos un arma blanca y agredió al enfermero.

Según el subsecretario de Servicios de Movilidad, adscrita a la Secretaría de Movilidad, Ricardo Herrera, “la ambulancia pretendía llevar a los accidentados a un sitio alejado de donde ocurrieron los hechos, ante esto un agente de tránsito les llamó la atención, los de la ambulancia se bajaron y agredieron físicamente a los agentes de tránsito”, afirmó el funcionario, quien añadió que el vehículo no cumplía con la normatividad y se inmovilizó, lo que “produjo el fuerte altercado”.

No obstante esta versión, el secretario de Salud, Alexánder Durán, refirió que ese reporte obedece “a la atención oportuna de la ambulancia y el equipo médico, que valora al paciente, informa a la central y se emite la orden de remitir al paciente a la Clínica Colombia. El guarda se toma la atribución de decirle a los paramédicos que lleven al herido a la Fundación Valle del Lili; pero no es él ni un policía ni el paciente quien define esto, sino alguien entrenado. Este es un tema de resolución de conflictos”.

Este nuevo incidente revivió la discusión en torno a la efectividad del control a las ambulancias por parte de la Secretaría de Salud Municipal, organismo que pese a centrar sus esfuerzos en la erradicación de la lucha que durante años, han librado estos vehículos por la atención de los pacientes, parece haberse quedado corto en la mitigación de este problema.

De hecho, a pocos días de cumplirse el año de operación del Sico, no todas las ambulancias de la ciudad están bajo el control de la Secretaría de Salud.

“Hoy tenemos poder sobre el 60 % de las ambulancias de la ciudad (157 vehículos), porque la norma permitía que no todas estuvieran adheridas a nuestro sistema y eso dejó a 84 fuera del radar. Sin embargo, ahora que se cree el Centro de Regulación de Urgencias y Emergencias Municipal, Crue, se expedirá un nuevo decreto que obliga a todas las ambulancias a estar bajo nuestra tutela y podremos vigilarlas con GPS. Esperamos que esto se dé en un mes”, apuntó el Secretario de Salud de Cali.

Pese a esta situación, Durán aseguró que el año pasado se hicieron 14.000 despachos de ambulancias desde el Sistema Integrado de Comunicación para atender eventos por Soat y, además, se efectuaron 4000 atenciones en vía pública.

“Sabíamos que no iba a ser un proceso fácil por la filtración de información que hay, la corrupción; a esto se suma el proceso de aprender a pedir una ambulancia cuando realmente se requiere, que es algo que se irá imponiendo. Pero cada vez son menores las quejas por la ‘guerra del centavo’ entre las ambulancias, una página que esperamos pasar pronto en Cali”, apuntó Durán, quien indicó que el Municipio controla la atención del 70 % de los casos de accidentes de tránsito.

Cabe recordar que, por dedicar los vehículos a temas ajenos a la atención de pacientes, exceder límites de velocidad, y propiciar accidentes de tránsito, e intervenir la red de comunicación del Sico, la Secretaría de Salud Municipal retiró de la Línea 123 a dos empresas de ambulancias el año pasado.

Para el concejal Juan Carlos Olaya la implementación de este sistema de control de las ambulancias “ha servido para amainar la guerra entre ambulancias, pero continúan viéndose casos de intolerancia y competencia desleal que preocupan porque son repetitivos.  Hacen falta sanciones drásticas y hasta cancelación de licencias de operación a las empresas y miembros del equipo médico que sigan en la tónica de rivalizar por pacientes, porque es la vida de los ciudadanos la que está en riesgo”.


Por su parte, el representante legal de Ambulancias EMS, Óscar Millán, señaló que el Sistema Integrado de Comunicación (Sico) “no ofrece garantías ni transparencia, porque este modelo solo beneficia a algunas empresas y a otras nos deja por fuera. Por ejemplo, hay ciertas empresas a las que desde la central siempre les reportan los casos de Soat, mientras a nosotros solo nos tienen en cuenta para lo social, que es algo que tiene que hacer el ‘pool’ de ambulancias, Bomberos, Cruz Roja o Defensa Civil, que son subsidiadas por el Estado”.

Millán hizo hincapié en que no se opone al funcionamiento del Sico, pero advirtió que “falta veeduría y mesas de trabajo para regular las reglas del juego. No puede seguir ocurriendo que los despachadores solo reporten los servicios a dos clínicas: Colombia y Cristo Rey; tampoco se puede seguir exigiendo a unas empresas que cumplan requerimientos técnicos mientras otras se los pasan por la faja y nunca pasa nada”.

VER COMENTARIOS

Queremos que siga disfrutando de los mejores contenidos. Es muy fácil:

Regístrese aquí

¿Ya está registrado?





Powered by