deportes
1/1
La última bola de Alejandro Falla: el caleño cuenta su historia y los motivos de su retiro

La última bola de Alejandro Falla: el caleño cuenta su historia y los motivos de su retiro

Alejandro Falla ahora juega otro partido. El de su segunda vida, como él mismo dice. Una vida que empezó el pasado 25 de enero, cuando, entre lágrimas y palabras cortadas por la emoción, anunció que abandonaba las canchas de tenis como jugador profesional a los 34 años de edad.

Fueron 28 años que estuvo el tenista caleño metido en las canchas y recorriendo medio mundo con su raqueta y una maleta, desde aquel día que por primera vez, de la mano de su padre, Jorge, le pegó a una bola de tenis en el Club Campestre de Popayán. Fueron 28 años en los que enfrentó a los mejores del mundo, lloró de alegría y de tristeza, sufrió por cuenta de las lesiones en las rodillas y la espalda, y construyó una carrera que hoy Colombia le agradece.

Ganador de 11 Challenger ATP, finalista del Torneo de Halle ante el mítico Roger Federer y dueño de la casilla número 48 del ranquin mundial en el 2012, Alejandro prepara ahora un segundo ‘partido’ al lado de su esposa, Carolina; su hijo Jerónimo, de 3 años, y Matías, que está por nacer. Un ‘partido’ donde todas las bolas valen y donde siempre se gana: la felicidad con su familia.

Lea aquí: 'El caleño Alejandro Falla anunció su retiro del tenis'.

28
años estuvo metido en las canchas el vallecaucano Alejandro Falla.
11
torneos Challenger ATP ganó Alejandro Falla en toda su carrera.

Desde Medellín, donde reside, Alejandro aceptó dialogar con El País sobre todo aquello que le dejó el tenis y lo que viene después de esa última bola que golpeó como jugador profesional, en octubre del 2017, en el Fairfield Challenger, Estados Unidos.

Hace apenas unos días anunciaba su retiro entre lágrimas. ¿Siente que tomó la decisión correcta?

Sí, sin duda. No fue una decisión fácil, demoró un tiempo, lo hablé con mi familia, con mis amigos cercanos, y pienso que era el momento de retirarme. Siento nostalgia y muchas emociones, pero también estoy tranquilo, disfrutando de mi familia.

Dentro de esas nostalgias, ¿cuál es ese momento que se va a quedar grabado para siempre?

El que más recuerdo es la final del ATP Halle contra Roger Federer, en el 2013. Toda la semana fue increíble, exhibí mi mejor tenis y enfrenté en la final al mejor tenista de todos los tiempos. Eso no se olvida.

Tres años atrás tuvo la oportunidad de hacer historia, al estar a punto de vencerlo en Wimbledon…


Fue un partido que cambió mi carrera para bien, a pesar de haberlo perdido. Hubo muchas cosas positivas en ese juego y mi carrera mejoró, tuve dos finales de torneos ATP en años seguidos. Fue dura la derrota, más si estás a punto de ganar, pero la experiencia me dejó muchos aprendizajes. El estadio estaba lleno, era Wimbledon, y ante el mejor. Un par de bolas faltaban solamente para haberle ganado.

¿Qué pudo pasar ese día para que no llegara la victoria?


Nervios en el cierre del partido. Me faltó cabeza fría, me concentré más en que estaba a muy poco de vencerlo y no en el juego. Eso es normal en el deporte. Les ha pasado a los más grandes. Quedó el aprendizaje.

La primera vez que cogió una raqueta tenía 6 años y lo hizo de la mano de su padre, Jorge, su maestro. ¿Qué recuerda de aquellos tiempos en el Club Campestre de Popayán?

Yo era enfermo por el tenis, quería jugar todo el día. Mi padre era entrenador, trabajaba en el Club Campestre de Popayán y yo esperaba a que terminara la jornada de clases con todos sus alumnos para que siguiera conmigo y me enseñara. Esa espera en la silla dentro de la cancha era increíble porque me demostraba lo mucho que me gustaba el tenis y que toda esa espera y ese sacrificio valieron luego la pena.

Alejandro Falla

Alejandro Falla nació en Cali, el 14 de noviembre de 1983.

Archivo de El País

¿Es entonces a su padre a quien le debe esa ‘enfermedad’?

Él fue tenista profesional, jugó Copa Davis para Colombia y me llevaba a verlo en los partidos. Me motivaba verlo ganar trofeos en los torneos nacionales y eso, sin duda, influyó mucho.

¿Y cuando ya empezó usted a competir como profesional en tornes ATP seguía contando con los consejos de su padre?

Sí, siempre. Mi padre, mi hermano —que también es entrenador— y en general toda mi familia han estado constantemente pendientes de mi carrera, y nunca faltaron los consejos. Sufrieron mucho a mi lado cuando estaba en competencia.

¿Cuando el padre de uno es quien lo forma en el tenis hay más exigencia o más condescendencia?

La exigencia es mayor y eso se puede apreciar en los casos de muchos deportistas en todas las disciplinas. Los papás siempre quieren lo mejor para uno y por eso hay mucha disciplina, exigencia, tensiones, roces, cosas normales dentro de esa relación padre e hijo deportista.

Tiene un hijo de 3 años y otro que está por nacer. ¿Va a repetir con ellos la historia suya con su padre?


Me encantaría, quiero que ellos sean deportistas y el tenis es una de mis pasiones. Ojalá puedan practicarlo y yo apoyarlos con la experiencia que tuve en todos estos años de carrera. No sé si para que sean campeones, pero que aprendan todos los valores que deja el deporte.

¿Qué le dejó a usted el tenis?


Haber logrado sueños, haber conseguido objetivos que me planteé cuando era niño, saber luego que tantas cosas se podían concretar. Conocí muchos países, muchas culturas, conseguí muchos amigos en todas partes del mundo. Trabajé con sacrificio, dedicación, honestidad y todos esos valores son los que me van a servir para seguir adelante con mi segunda vida, ahora en el retiro.

¿A qué se va a dedicar ahora que está fuera de las canchas?

En este momento estoy disfrutando de mi familia, mi esposa, mi hijo Jerónimo y otro que está por nacer ahora en marzo, Matías. Estoy recorriendo Colombia y conociendo muchos sitios hermosos que antes no pude por los viajes a los torneos internacionales. También juego mucho golf, es mi ‘hobby’. Y luego quiero seguir vinculado al tenis como entrenador de las futuras generaciones, espero seguir contando en ello con la ayuda de Colsánitas, empresa que me patrocinó y a la que le tengo mucho agradecimiento.

¿Cuál fue el resultado más emocionante en su carrera?

Las cuatro victorias ante jugadores top 10 del mundo, de las cuales tres fueron en torneos grand slam, contra Nicolái Davydenko (Wimbledon), John Isner (Wimbledon) y Mardy Fish (Australia); la otra fue en Masters 1000 de Miami contra Tommy Haas.

Muchas veces jugó contra Federer. ¿Cómo es enfrentar al más grande de la historia?

Federer irradia una energía increíble, muy positiva, todo el mundo lo quiere y lo admira, es una gran persona. Cuando él pisa la cancha, el estadio se cae, la gente aplaude y hace un ruido que intimida a cualquiera de sus oponentes.

¿Alguna vez recibió un consejo de Federer?


Sí, muchas veces me felicitó, me dijo que lo sentía cuando me derrotó en Wimbledon porque fui un duro rival y me aconsejó que no perdiera la ilusión, que siguiera adelante. Compartí muchos momentos con él. Cuando perdí en la final de Halle, durante la premiación me invitó a sentarme a su lado y conversamos mientras transcurría la ceremonia. Es un gran tipo.

¿Le pidió a alguno de los grandes tenistas una camiseta o un autógrafo alguna vez?


Sí, les pedí camisetas firmadas a Rafael Nadal y Roger Federer, y las guardo con mucho cariño.

¿Es más difícil vencer a Nadal o a Federer?

Con Nadal entrené muchas veces, pero nunca lo enfrenté. Los dos han sido los mejores y Nadal es imbatible en polvo de ladrillo. Y a Federer lo enfrenté varias veces, pero no pude vencerlo a pesar de estar muy cerca de ello.

En dobles, Colombia ha conseguido gestas importantes con Cabal y Farah como la reciente final de Australia, pero en individuales no. ¿Qué nos ha faltado a los colombianos para dar el golpe certero?

La cultura tenística es importante, tener referentes; eso hace que el deportista se dé cuenta de que se pueden lograr cosas grandes. Obviamente, falta más apoyo, más patrocinio, este es un deporte muy costoso y desde muy niño hay que ir a Estados Unidos y Europa a foguearse en torneos permanentemente. Guillermo Vilas, un gigante del tenis argentino, alguna vez nos comentaba a Santiago Giraldo y a mí que Colombia no era un país con mucha cultura tenística, como sí sucede en su tierra. Allá en Argentina los niños y los jóvenes tienen presente que Del Potro gana, Coria gana, Gaudio gana, Nalbandian gana… y eso los hace fuertes mentalmente. Creo que esa era apenas está empezando en Colombia.

Falla, en breve

Edad: 34 años
Lugar y fecha de nacimiento: Cali, 14 de noviembre de 1983
Brazo hábil: zurdo, revés a dos manos
Profesional desde: 2000
Año de retiro: 2018 (enero 25)
Récord de su carrera: 114-169
Mejor ranquin: 48, 16 de julio del 2012

Resultados grand slam: tercera ronda Abierto de Australia (2010, 2012), cuarta ronda Roland Garros (2011), tercera ronda Wimbledon (2012), segunda ronda Abierto de Estados Unidos (2006, 2011).

Torneos Challenger ganados: 11, en Colombia, Ecuador y Francia.

VER COMENTARIOS

Queremos que siga disfrutando de los mejores contenidos. Es muy fácil:

Regístrese aquí

¿Ya está registrado?





Powered by