contenido premium
¿Y qué viene ahora?, cinco interrogantes que dejó la elección de Congreso

¿Y qué viene ahora?, cinco interrogantes que dejó la elección de Congreso

Después de definir la composición del próximo Congreso, Colombia se encamina desde hoy hacia una campaña de ‘alta tensión’ para definir quién será el sucesor de Juan Manuel Santos en la Presidencia de la República.

Los contundentes triunfos alcanzados por los candidatos Iván Duque y Gustavo Petro en las consultas interpartidistas de derecha e izquierda, respectivamente, sumados al replanteamiento que tuvo el ajedrez político nacional, vaticinan que en las elecciones presidenciales de mayo próximo se vivirá una auténtica ‘final de infarto’.

Y los resultados de las legislativas plantean varios interrogantes que se resolverán en las próximas semanas y serán determinantes para elegir al próximo ‘inquilino’ de la Casa de Nariño.

1. ¿Habrá segunda vuelta?

Hasta antes de las elecciones de este domingo prácticamente nadie consideraba la idea de que la próxima elección presidencial se definiera en una sola vuelta.

Pero, considerando los resultados de ayer, esa es ahora una posibilidad real que no se puede descartar.

Lo anterior teniendo en cuenta que el candidato triunfador de la consulta de la derecha, Iván Duque, llegará a la contienda del 27 de mayo ya con un 50% de los 8 millones de votos que, se estima, se necesitarían para ganar esta vez las presidenciales.

En efecto, hasta la madrugada de hoy Duque sumaba 4.038.101 votos. Si a esos 4 millones de votos se suman los obtenidos por su fórmula vicepresidencial, la ex ministra Marta Lucía Ramírez (1.537.790) y los logrados por el ex procurador Alejandro Ordoñez (384.721), ello significa que, sin haberse dado aún la partida en la carrera presidencial, Duque tendría ya asegurados casi seis millones de votos.

Esto le daría un enorme poder de negociación para constituir con otros partidos la alianza que lo lleve al triunfo en primera vuelta.

Sin embargo, el gran interrogante que surge en torno a esta perspectiva es cuál fue realmente la votación propia de Marta Lucía Ramírez el domingo. Esto porque, como se supo, en la consulta de la derecha participaron también electores de otros partidos que pretendieron apostar por la ex ministra con el único objetivo de frenar a Duque.

Aún así, lo cierto es que la gran votación alcanzada por el candidato del uribismo, y el hecho de que su partido, el Centro Democrático, haya obtenido la primera votación por el Congreso, genera un nuevo hecho político con el que nadie contaba.

Duque es ahora una de las opciones más atractivas para la creación de una alianza que podría atraer, por ejemplo, al Partido Conservador, que aún no ha definido a quien apoyará en las presidenciales y que obtuvo la no despreciable cifra de 1.927.320 votos el domingo.

Esta sola votación, sumada a la de otros pequeños movimientos que tienen afinidades ideológicas con el Centro Democrático, como los movimientos cristianos, podría inclinar la balanza a favor de Duque en la primera vuelta.

Y, adicionalmente, aún está por ver cómo reaccionará el voto de opinión de la centro derecha, en un entorno que se prevé aún más polarizado tras el sonado triunfo de Gustavo Petro en la orilla de la izquierda.

2. ¿Cómo se moverá Cambio Radical?

Si bien la consulta interpartidista dejó muy bien posicionado al uribista Iván Duque, lo cierto es que los resultados de las legislativas también dejaron fortalecido a la otra gran carta de la derecha para las presidenciales, el exvicepresidente Germán Vargas Lleras.

Su partido, Cambio Radical, fue el que más creció en estas elecciones, pues casi dobló el número de curules que tenía en el Congreso. Pasó de tener 9 senadores a 16, mientras que en la Cámara de Representantes subió de 16 a 30 escaños.

Esas cifras solo fueron superadas por el Centro Democrático, que obtuvo 19 senadores y 32 representantes, es decir, solo cinco curules más en ambas cámaras.

Vargas Lleras sumó en las legislativas 2.155.487 votos. Esta cifra está por debajo de la que lograron los triunfadores de las consultas de la derecha (Duque: 4.038.101) y la izquierda (Petro: 2.849.331).

Sin embargo, la misma es un importante activo para una posible alianza con actores ideológicamente afines, de cara a las elecciones presidenciales. En efecto, Cambio Radical podría buscar en las próximas semanas aproximaciones con el Partido Conservador y con el Partido de la U (sus votaciones sumadas superan los 3.780.000 votos), sobre la idea de crear una versión renovada de la actual Unidad Nacional.

Si bien es cierto que la posición del exvicepresidente frente al acuerdo de paz del Gobierno con las Farc fracturó en los últimos meses su relación con la Casa de Nariño, las legislativas dejaron en evidencia otra realidad: el partido que surgió de esa guerrilla tiene hoy una base política casi inexistente. Sumando las votaciones de Senado y Cámara, el denominado ‘partido de la rosa’ no llegó ni a 100.000 votos, lo que lo pone prácticamente en un segundo plano de la discusión política actual.

Manteniendo algunos compromisos fundamentales sobre el acuerdo de paz que el Gobierno ha defendido, Vargas Lleras podría representar una importante oportunidad de negociación política para sectores interesados en mantener la cuota de poder que han alcanzado en el último cuatrienio, como el Partido de la U, y para otros que buscan posicionarse aún más, como el sector del conservatismo que respalda la coalición de Gobierno.

Esas tres fuerzas, sumadas, consolidarían en el nuevo Congreso una alianza de 45 senadores a la que podrían llegar a sumarse sectores del Partido Liberal y de sectores minoritarios como el Mira, para obtener la mayoría del legislativo.

Vargas Lleras, por otro lado, cuenta con una maquinaria política que en estas elecciones demostró ser altamente eficiente en la búsqueda de objetivos electorales.

3. ¿Habrá alianza en el Centro?

El primero en abrir la puerta a esa posibilidad, en la misma noche del domingo, fue el candidato de la Coalición Colombia, Sergio Fajardo.

“Humberto de la Calle siempre será bienvenido”, dijo el ex alcalde de Medellín al ser consultado sobre la posibilidad de forjar una alianza de centro.

Esa idea ha sido expresada en las redes sociales por voces afines a los dos candidatos, considerando los bajos resultados que ambos han obtenido en diferentes encuestas.

Pero, ¿sería posible? El primer argumento para señalar que sí viene por cuenta de las afinidades que ambos tienen frente a un tema crucial como el acuerdo de paz con las Farc. Tanto Fajardo como De la Calle se han mostrado como defensores de dicho acuerdo, y han expresado la necesidad de construir una nueva agenda política de reformas que respete lo pactado.

Por otro lado, la Alianza Verde y el Polo Democrático, las dos columnas vertebrales de la Coalición Colombia, lograron sumar 15 curules en el Senado, superando al Partido Liberal, que obtuvo 14, e igualando al conservatismo.

Una eventual alianza entre ambos candidatos apostaría por motivar el voto de opinión que no comulga con las opciones de Duque y Petro, y que estaría pensando en apostar por voto en blanco en las presidenciales en señal de protesta. Y también buscaría convencer a los abstencionistas que rechazan la polarización entre derecha e izquierda.

Sin embargo, de por medio están complejos asuntos de mecánica electoral y de posición política que dificultarían el logro de una alianza.

Entre los primeros está la decisión de cuál de los dos sería el candidato a la Vicepresidencia. Para el liberalismo, aceptar esa posibilidad implicaría perder un importante poder de negociación frente a fuerzas de la derecha que le ‘coquetearán’ en las próximas semanas.

Y entre los segundos está la distancia que Sergio Fajardo, Jorge Robledo y Claudia López han marcado frente a un liberalismo que ha hecho parte de la desgastada coalición de Gobierno y que es dirigido por un ex presidente representante de la clase política tradicional que los tres dicen combatir.

4. ¿Petro llegó a su techo?

El triunfo holgado de Gustavo Petro en la consulta de la izquierda se daba por descontado. El ex alcalde de Bogotá obtuvo, según las cifras más recientes, 2.849.331 votos. Sin embargo, su ganancia estuvo más allá de ese dato frío.

Si se agregan los votos de su contendor, Carlos Caicedo (514.978), su movimiento sumó más de 3.300.000 votos, que le ponen números reales al favoritismo que mostraba en las encuestas previas.

Esto sin contar que algunos observadores políticos creen que su votación pudo ser mayor, pues es probable que una parte de los electores de la izquierda se hayan trasladado el domingo a la consulta de la derecha para votar por Marta Lucía Ramírez.

Por otro lado, la denominada Coalición de la Decencia, que él lidera, logró quedarse con cuatro senadores y dos representantes a la Cámara, solo una curul menos que las obtenidas por el Polo Democrático.

Más allá de esas cifras, Petro salió de la consulta reafirmado como la fuerza política que realmente puede dar batalla en las presidenciales a un candidato de la derecha. Y este hecho lo consolida, en la mente de muchos electores, por encima de opciones de centro como las que representan Sergio Fajardo y Humberto de la Calle.

Así las cosas, es previsible que en las próximas semanas haya un sacudón estructural en las filas de la izquierda, por cuenta del fenómeno Petro.

Esto teniendo en cuenta, además, que el candidato de la Coalición Colombia, Sergio Fajardo, se ha estancado en las encuestas y algunos sectores del Polo Democrático podrían considerar la idea de apostar por un ‘voto útil’ en mayo.

La gran pregunta, sin embargo, es si Petro podrá crecer más allá de las cifras que obtuvo el domingo o si, por el contrario, terminará afianzando a sus rivales.

Diversos analistas políticos coinciden en señalar que, en un ambiente de polarización extrema como el de la actual campaña, el uribismo logró motivar un gran caudal de voto de opinión con el argumento de que si Petro llega al poder, Colombia estará a un paso de convertirse en “la próxima Venezuela”.

Esa, además de la imprevisión de las autoridades electorales, habría sido la causa real de que en la jornada de ayer se hubieran agotado los tarjetones de la consulta de la derecha en algunos puestos de votación.

Así las cosas, el futuro inmediato de Petro dependerá de dos cosas: de cómo reaccione al enconado discurso de sus contendores de la derecha que lo califican como “el Maduro colombiano”, y de su capacidad para convencer a sectores apáticos que hoy asocian a la derecha con los escándalos de corrupción que han golpeado al país.

5. ¿'Infidelidades’ a la vista?

El sonado triunfo del candidato del uribismo en la consulta de la derecha abre la puerta a que en las próximas semanas se presenten posibles ‘infidelidades’ dentro de grupos políticos consolidados como grandes electores regionales.

¿La razón? Una vez se defina quién será el próximo Presidente de la República, el país estará ad portas de una nueva campaña política, esta vez para escoger en el 2019 a gobernadores, alcaldes, asambleas y concejos.

El mapa político regional está próximo a cambiar, y su reconfiguración dependerá no solo de lo que ocurrió el domingo en las legislativas, sino también de lo que suceda con las presidenciales.

Sin duda, el triunfo del Centro Democrático en la consulta de la derecha en amplias regiones del país, le agregará un nuevo ingrediente a la pelea
por el poder local.

Y en ese contexto, sostienen analistas políticos, grandes grupos electores (Como la Familia Char en el Atlántico, el Clan Aguilar en Santander o el movimiento de la hoy gobernadora del Valle, Dilian Francisca Toro) podrían repensar si se mantienen con sus aliados actuales o renegocian su apoyo a un posible triunfador en las presidenciales de mitad de año.

VER COMENTARIOS

Queremos que siga disfrutando de los mejores contenidos. Es muy fácil:

Regístrese aquí

¿Ya está registrado?





Powered by