elecciones presidenciales
Así se mueve el ajedrez de las alianzas para la segunda vuelta presidencial

Así se mueve el ajedrez de las alianzas para la segunda vuelta presidencial

Casi una semana después de la primera vuelta presidencial que se celebró el pasado domingo, ya está listo el mapa de las alianzas que apoyarán a las dos campañas que continúan en la contienda electoral: la de Iván Duque, por el Centro Democrático, y la de Gustavo Petro, por Colombia Humana.

En el caso de Duque, su candidatura ha logrado sumar el respaldo de varios partidos políticos.

Uno de ellos es Cambio Radical, que el lunes le dio un espaldarazo al entregarle el programa de gobierno que presentó Germán Vargas Lleras en el marco de su aspiración a la Casa de Nariño. De igual forma, el martes los partidos Conservador y el Liberal oficializaron su adhesión a la candidatura uribista.

Entre tanto, esta semana las directivas del Partido de la U decidieron dejar en libertad a sus congresistas, pero para entonces la mayoría de ellos ya estaba apoyando a Duque.

Lea también: 'MOE advierte "anomalías" en formularios E-14 de las elecciones presidenciales'.

Cabe recordar que el Mira ya había adherido a la campaña del Centro Democrático antes de la primera vuelta.

Por el lado de Petro, las alianzas son más escasas. El miércoles los parlamentarios del Polo Democrático tomaron la decisión de unirse a la candidatura de la Colombia Humana, con la excepción del sector del Moir.

Y este jueves, desde la Alianza Verde, el exgobernador de Nariño Antonio Navarro Wolff y la senadora electa Angélica Lozano anunciaron su apoyo a las aspiraciones del exalcalde de Bogotá.

En cuanto a la carta del Centro Democrático, el senador Alfredo Rangel calcula que de Cambio Radical podría esperar un apoyo de prácticamente todos sus votantes y que los integrantes del Partido Conservador que se “extraviaron” con Germán Vargas Lleras también se irían esta vez con Duque.

De los liberales, espera una dispersión mayor, dado que desde antes de la primera vuelta algunos se habían dividido entre la candidatura de Humberto De la Calle y la de Gustavo Petro.

Para Rangel, el apoyo de la U dependerá “del esfuerzo electoral de cada quien”, ya que no hay un apoyo colectivo al candidato del Centro Democrático.

“Haciendo un cálculo aproximado de los votos, por lo menos dos millones y medio de votos podrían aportar fácilmente estos nuevos acercamientos políticos, lo cual haría pasar a Duque de los 10.000.000 de votos”, sostuvo.

Así mismo, cree que Petro la tendría más difícil, porque “los sectores de Fajardo que votarían por él ya se contaron en la primera vuelta y los sectores liberales que votarían por él, también, no tiene mucho más de dónde sumar”.

Por su parte, el politólogo de la Universidad del Rosario Mauricio Jaramillo considera que el aspirante del Centro Democrático tiene una menor necesidad de alianzas.

“Duque le sacó más de dos millones de votos a Petro y tiene la primera intención. Entonces tiene una necesidad de subir de un millón y medio o dos millones de votos más. Solamente con el voto de los partidos tradicionales y con los que seguramente se irán de Vargas Lleras le debe bastar para llegar a un número en el que Petro no lo alcancé”.

Según Fernando Giraldo, el 40 % de quienes votaron por Fajardo esta vez votarían en blanco, se abstendrían o votarían por Duque.

Menos posibilidades

Sobre la carta de Colombia Humana, el analista cree que necesitaría que los más de 4.000.000 de votos que obtuvo Fajardo se le “transfirieran”, lo que encuentra difícil: “Petro tienen un gran problema matemático, porque llegó a la segunda vuelta con un porcentaje del 25 % de los votos, en realidad lo que uno se pregunta es si tiene mucho para dónde crecer”.

Jaramillo señala que, en el “juego de las alianzas”, quien está tomando ventaja, hasta el momento, sigue siendo Iván Duque.

Pero una opinión distinta tiene el politólogo Fernando Giraldo, para quien esas adhesiones ya se habían hecho notar en la primera vuelta, por lo que no son nuevas.

Según él, se puede contar con que todos los votantes del Centro Democrático salieron a votar el domingo, así que la sumatoria de los más de 7.500.000 de votos que recibió Duque incluiría a todos los votantes uribistas y a los partidos que, aunque apenas oficializaron su apoyo, ya se lo habían dado.

“Las coaliciones formales, las fotos, declaraciones y los almuerzos no van a producir más votos de los que ya produjeron; lo que expresaron los ciudadanos el domingo lo repetirán dentro de quince días”, anotó Giraldo.

Con respecto a Petro, el experto considera que, además de los votos del Polo, el 90 % de los Verdes se irá con él independientemente de lo que digan Claudia López y Angélica Lozano.

También asegura que el 60 % de quienes sufragaron por Sergio Fajardo podrían hacerlo por el exalcalde de Bogotá y que un gran porcentaje de quienes votaron por Humberto De la Calle igualmente se irán con Petro por la compatibilidad de sus propuestas.

“En este sentido, le producen más las alianzas a Gustavo Petro que lo que le producen a Iván Duque, porque sus votos ya estaban ahí y ya se hicieron contar”, anota Giraldo, quien concluye que el nuevo Presidente de Colombia no se ha definido aún.

Por ello, para el experto, “el domingo Duque estaba más cerca de la Presidencia, pero Petro no estaba tan alejado; hoy siento que los dos están cerca de la Presidencia y ambos están igualmente alejados”.

Compromiso

La mayor crítica a las alianzas entre partidos y campañas presidenciales es que pueden dar pie al llamado clientelismo o al ‘cobro de favores’.
Alfredo Rangel cree que, en el caso de Iván Duque, no se deben llamar alianzas sino “apoyos incondicionales”, dado que “una alianza significa que hay un acuerdo con ciertas condiciones, y eso no es lo que ha sucedido ni con el Partido Cambio Radical, ni con el Conservador, ni con el Liberal, ni con los sectores del Partido de la U. No se ha acordado ninguna contraprestación”.

Precisamente, el aspirante a la Primera Magistratura por el Centro Democrático le salió ayer al paso a esas críticas diciendo que “ningún compromiso nuestro es de carácter clientelar o burocrático y no vamos a propiciar ningún ‘triki trueque’ clientelar con nadie”.

Sin embargo, Mauricio Jaramillo cree que las adhesiones no solo fomentan el clientelismo, sino también la “flexibilización de ideologías”, es decir, gobernar integrando el ideario de los aliados.

En el caso de un eventual gobierno de Gustavo Petro, según el experto, dadas sus pocas alianzas, no operaría una lógica de “cuota de poder”.
“Petro llegaría con compromisos con grupos como afro, población lgtbi, campesinos... eso lo obligaría a que sea un gobierno muy cercano a los movimientos sociales y me imagino que su gabinete respondería a eso”, concluyó.

VER COMENTARIOS

Queremos que siga disfrutando de los mejores contenidos. Es muy fácil:

Regístrese aquí

¿Ya está registrado?





Powered by