entretenimiento
1/2
Enrique Carriazo nos contó cómo se puso en los zapatos de 'Lucho'

Enrique Carriazo nos contó cómo se puso en los zapatos de 'Lucho'

Hablar de Enrique Carriazo Rodríguez es hablar de talento. Este actor nacido en Bogotá será una vez más el protagonista de una serie de televisión: ‘La Gloria de Lucho’, producción que se estrena mañana lunes en el Canal Caracol.

En entrevista con El País, Carriazo contó detalles de su personaje y de la lucha interna que vivió para darle vida. Además, recordó sus inicios en la actuación y explicó por qué para él ningún personaje es más importante que otro.

¿Cómo fue estar en los zapatos del concejal Luis Eduardo Díaz?

Tengo una visión de la actuación un poco diferente a lo convencional. Considero que hacer estas obras biográficas no corresponde exactamente a la realidad, pues simplemente se toman unos aspectos de la vida del protagonista. En el caso de ‘Lucho’ hay aspectos públicos, pero a partir de allí se configura la idea del personaje y se trata de darle vida para que quien vea la serie tenga la sensación de que está observando algo completamente real, pero todo es creado a partir de pocos rasgos.

Usted dice que este personaje le atrajo porque era un hombre que quería ser concejal y al mismo tiempo estar en la calle...

La actuación, desde mi punto de vista, es una lucha entre dos ideas opuestas que tratan de sobreponerse una a la otra. En este caso hablamos de un hombre que quiere alejarse de la sociedad pero por otro lado quiere integrarse.

Esa lucha es mucho más interesante cuando el personaje no se da cuenta de que la está librando. Se percatan de esta el espectador, el productor, el director, el actor, pero el personaje no debe enterarse y tiene que ser una lucha inconsciente.

Lea también: Sigue la polémica por hora en la que se emite 'Sin senos sí hay paraíso'

“Tengo que ser agradecido porque siempre he podido hacer lo que me gusta, lo que quiero y lo que pienso que puede conectarse conmigo: actuar”.
Enrique carriazo, actor.

¿Ese fue el mayor reto que debió afrontar al darle vida a Luis Eduardo Díaz?

Creo que reto no hubo. Yo no veo la actuación como un reto sino como un regalo terapéutico y de comunicación, por lo que no trato de rodearla de palabras que incluyan tensión.

La actuación da más de lo que pide. No hubo un reto, sino que recibí muchas cosas al poder navegar en esta lucha. Donde más disfruto es durante el proceso, es decir, ver al personaje luchando es lo más divertido y lo que me genera más placer.

¿Qué recibe cuando le da vida a un personaje?

De los personajes no recibo nada pero de los procesos sí recibo mucho porque es allí cuando se tiene la posibilidad de pensar y analizar. A partir de esos análisis me divierto mucho porque allí encuentro placer y uno logra descubrir situaciones inquietantes. Por eso me interesan los personajes cuyas luchas son fuertes y cuyas dos ideas antagónicas son igual de poderosas. Por ejemplo, en ‘Dr. Mata’ tenía la lucha entre construir un personaje integrado a la sociedad, que seguía reglas morales y éticas, pero por otro lado era un ser que quería destruir y acabar con todo.

Uno de sus fuertes actorales es la manera en que le imprime humor a sus personajes, ¿eso también se verá en ‘La Gloria de Lucho’?

Ese fue un requisito del Canal Caracol, pues ellos querían que en las escenas y situaciones dramáticas fuertes el personaje tuviera un pensamiento mecánico que originara el humor.

En anteriores oportunidades contó que vivió una infancia muy solitaria, ¿eso influyó en el gusto por querer ser actor?

Ahora estoy más centrado en el presente porque es donde tengo todos los elementos necesarios para cumplir cualquier cometido. El presente es el que me nutre.

Cuando inició su carrera pasó por el Teatro La Candelaria de Bogotá, ¿qué recuerdos tiene de esos días?


Recuerdo la amabilidad de la gente y de personas como Álvaro Rodríguez, César Badillo, Fernando Peñuela. Ellos me acogieron sin saber si yo podía dar algo a cambio.

En ese entonces solo tenía mucho entusiasmo y la necesidad de actuar y trabajar. Al teatro llegué porque había un taller de investigación teatral que se llamaba ‘El autor y el personaje’. Yo quería escribir, pero el director Santiago García me preguntó que si actuaba, a lo que, sin saber actuar, le respondí que sí para poder entrar y así inició mi carrera.

Usted ha realizado teatro, cine y televisión, pero afirma que prefiere el cine, ¿por qué?

Más que una preferencia entre los formatos es un gusto entre la forma y los procesos en que se hacen. Me gustan más los procesos largos.
Soy un hombre más lento y demorado. Es un simple tema de gusto y no es que sea mejor una cosa que otra, por eso me gusta más el cine, pues hay guiones que tranquilamente llevan 10 años realizándose y eso me gusta. En la vida me gusta lo que requiere tiempo. Si usted me dice que nos vamos a tomar un café, yo preferiría que fuera un paseo o algo más largo.

¿Usted considera que cuando protagonizó ‘Los Reyes’ fue uno de los puntos más altos de su carrera?


No lo creo. Yo iba a un estudio y trabajaba de igual manera y con pasión. Debo reconocer que sí es diferente lo que ocurrió después con la acogida de la novela, pero eso no lo afecta a uno directamente.
Para uno es básicamente lo mismo porque cada personaje hay que hacerlo con el mismo cariño, esfuerzo y concentración. Esa serie tiene mucha importancia para las personas que la vieron. Si le damos mucha relevancia a esa producción sería un poco injusto con la misma energía que le he dedicado a otros trabajos.

Creador de métodos

- “Diseñé un taller para responder a varias preguntas que se hacen muchos actores al iniciar su carrera. Allí trato de explicar qué es lo fundamental en esta carrera y qué es lo accesorio, qué elementos deben tener en cuenta y qué no. También aclaro en qué se deben concentrar”, explica Enrique Carriazo, quien dictará el taller en Bogotá del 11 al 16 de marzo.

- “Una de las bases fundamentales es saber que la actuación es una lucha entre dos ideas opuestas que tratan de sobreponerse a la otra”, enfatiza.

Escritor de historias

Enrique Carriazo es Edilberto Reyes, Nepomuceno Matallana, Paco María Rojas, Benigno Perales, Lorenzo de la Espriella y muchos personajes más a los que le ha dado vida durante su carrera.

"Enrique es un actor muy generoso en escena. Es exigente con su trabajo y, por ende, con el de
los demás. Siempre está aportando y preguntando para que cada escena quede lo mejor posible”,

Carlos Camacho,
actor.

Ha estado en novelas como: Los Reyes, Pedro el Escamoso, La Guerra de las Rosas, Dr. Mata y ahora en La Gloria de Lucho. Ha participado en películas como La Pena Máxima, Amalia la Secretaria, La Primera Noche y Siempreviva, entre otras. Gracias a sus actuaciones ha sido galardonado con tres premios India Catalina, uno TVyNovelas y sus colegas lo reconocen como uno de los mejores del país.

“Es enriquecedor poder trabajar al lado de actores como Enrique Carriazo, siempre atento y dispuesto a ayudar a todos los demás, concentrado en el trabajo para sacar lo mejor de sí en cada escena”, afirmó la actriz Verónica Orozco, su compañera de set en La Gloria de Lucho.

La Gloria de Lucho

Enrique Carriazo ha sido protagonista de diferentes producciones en el país. Algunas de las más recordadas son las de Dr. Mata y Edilberto Reyes, en Los Reyes, serie que se emitió por RCN en 2005 y que fue una de las más populares de la época.

Especial para El País

Sin embargo, para Carriazo llegar a ser el gran profesional que hoy es, en su infancia debió salir adelante prácticamente solo. En una entrevista realizada hace un par de años le contó a El País que creció rodeado de insultos, golpes y castigos crueles por parte de sus padres. Fue lastimado física y emocionalmente al punto de que, a los 8 años, planeaba quitarse la vida. “Pero de repente, un perro pastor alemán rasguñó la puerta de la entrada principal de mi casa, entró y se instaló en el segundo piso. Francamente lo adoré. Lo bauticé Labrador”, contó Enrique, quien tuvo en secreto por muchos años este capítulo de su vida hasta que se dio cuenta que al contarlo podría ayudar a muchas personas.

“Hablé de esto por el deseo de que las personas que vivan situaciones personales parecidas a las que yo viví, encuentren en mi actuación o en las películas que dirija, una identificación, para que vean que de algún modo no están solos”, contó en aquel entonces este apasionado por la escritura.

"La Gloria de Lucho es una historia de superación que retrata lo esencial del ser humano. Para lograrlo se requería de un actor con la experiencia, el talento y
la entrega
de Enrique Carriazo”,

Yalile Giordanelli,
productora ejecutiva.

“Escribí un guión de una película que no se ha realizado, se llama No Soy un Ratón”. Esta historia cuenta la vida de un hombre que siempre ha cuidado a su madre enferma y, cuando ya tiene casi 50 años, ella se recupera y se enamora. Pero él queda sin piso y tratando de descubrir quién es. “Allí quería hablar de la dependencia y de las veces que uno se siente dependiente de otro ser humano, pues algunas personas creen que no pueden vivir sin esa persona pero tampoco pueden vivir junto a ella”, explica Enrique, quien también es el autor de una historia llamada Poca Cosa, la cual habla de personajes que no tienen autoestima.

“Me gusta mucho el análisis cuando aparecen cosas paradójicas. Por ejemplo, cuando uno camina hacía un lugar para evitar ser dañado y es dañado por haber ido allí”, dice este bogotano nacido en julio de 1967 y que debutó en la televisión en 1993 cuando integró el elenco de la telenovela Solo Una Mujer, bajo la dirección de Magdalena La Rotta.

El papel de Carriazo en la producción La Guerra de las Rosas, en 1999, donde le dio vida a Paco María Rojas, le significó un amplio reconocimiento nacional, llevándolo a protagonizar la exitosa película de comedia La Pena Máxima, donde interpretó a un fanático de la Selección Colombia que pierde todo debido a su desenfrenada obsesión por el fútbol.

Laura Torres, quien compartió varias escenas junto a Enrique en La Gloria de Lucho, lo define como “una gran persona. Mi personaje, como hija de Lucho, era muy cercano a él, así que cada jornada de grabación era un aprendizaje constante y un crecimiento como actriz gracias a su calidad como actor.”

Una de las anécdotas que recuerda Enrique durante las jornadas de grabación de esta serie es que, como es un hombre de procesos largos, debió crear una estrategia para ir al mismo ritmo que sus compañeros.

“Soy un hombre que necesita de tiempo para reflejar las ideas teóricas en la práctica, mientras que Verónica Orozco, mi compañera de escena, tiene la capacidad de reflejarlas de manera rápida y eficaz. Por eso diseñé una clave para pedirle ayuda en diferentes escenas y someterlas a su criterio, así que yo le decía “filtro activado”, y ella, que es muy modesta, no respondía y yo repetía el pedido: “Filtro activado”, y entonces ella se conmovía y me daba su opinión rápidamente. Así me ayudaba en partes donde yo tenía dudas”, reconoce Enrique, de quien se sabe poco de su vida privada.

Estuvo casado con la actriz Alina Lozano, (doña Nidia en Pedro El Escamoso) y en Los Reyes conoció a Jacqueline Arenal, la cubana que hacía de la tía Yoly, con quien tuvo una relación de 2006 a 2015.

Así piensa Lucho

Por Sergio Villamizar D., Colprensa

La Gloria de Lucho

Luis Eduardo Díaz y el actor Enrique Carriazo compartieron varias escenas en la producción La Gloria de Lucho.

Especial para El País

Fue lustrabotas y alguna vez siguió los pasos de su padre y vendió lotería. Por cosas del destino terminó en una lista de candidatos al Concejo de Bogotá y logró la votación necesaria para hacer parte de él.

Luis Eduardo Díaz, el lustrabotas que se convirtió en concejal, protagonizó uno que otro pequeño escándalo al estar bajo el efecto del alcohol por un lado, y por el otro, cuando estrelló su camioneta. Pasó por el Concejo en 2004 sin mucho protagonismo, como muchos otros lo han hecho, para luego engancharse a sus 15 minutos de fama y terminar concursando en un reality show (La Isla de los Famosos).

Lucho se codeó con el alcalde, cenó con burócratas, fue asediado por empresarios corruptos y acosado por mujeres interesadas en su dinero y estatus.

Esa fama pasó, logró una mejor calidad de vida para él y su familia, y ahora vuelve a escena por La Gloria de Lucho, la serie que mañana lunes estrenará el Canal Caracol a las 9:00 p.m., que está inspirada en la vida de Luis Eduardo, su esposa Gloria y sus hijas.

Solo días antes de su estreno, Luis Eduardo Díaz y su familia pudieron ver el primer capítulo de esta serie, y él le contó a Colprensa cómo ha sido la experiencia en esta serie, en la cual también actuará.

¿Cómo vio el primer capítulo?


Me parece bastante conmovedor y atractivo para el televidente. Lo vi con ojos de televidente, me pareció muy atractivo y trae mucha enseñanza para que las familias que están desunidas se unan, porque todo lo soluciona el amor.

La Gloria de Lucho es una producción de Teleset para Caracol Televisión que cuenta con la dirección de Olga Lucía Rodríguez y Luis Carlos Sierra.

¿Qué significa que su vida sea tomada para hacer una serie?

Me siento feliz, es muy bueno porque serán apartes de mi vida y creo que quedó muy linda. No porque sean apartes de mi vida, es que como televidente me pareció muy buena.

¿Qué opinó la familia cuando llegó la propuesta de hacer esta serie?

Nosotros cuatro siempre debatimos, nos sentamos para dialogar sobre lo que debemos hacer y lo que no debemos hacer. Fueron muchos días planteándolo todo sobre la mejor decisión para la familia. Creo que tomamos la mejor decisión.

¿Fue difícil que toda la familia estuviera de acuerdo con la serie?

Ellos han tomado las cosas de una manera muy tranquila porque han visto siempre a un papá guerrero, que nada lo detiene, que si se cae vuelve y se levanta para seguir luchando. Ellas heredaron ese mismo carácter del papá, por lo que somos una familia que luego de analizar esta propuesta de Caracol, decidimos aceptarla e ir hacia adelante.

¿Actúa usted en la serie?

Fue una maravilla de invitación para interpretar al mejor amigo de Lucho, mejor dicho al mejor amigo de mí mismo (risas). Por primera vez me voy a ver actuando en las pantallas de televisión. Gran experiencia porque descubrí una nueva faceta en mi vida, la actuación, que me puede abrir las puertas en el mundo del espectáculo. Ahora veremos qué pasa, si salen nuevas ofertas para seguir actuando.

¿Qué opina de Enrique Carriazo interpretándolo a usted?


Realmente cuando me dijeron que Enrique Carriazo sería el protagonista, me sentí muy honrado, porque para nadie es un secreto que él es uno de los mejores actores de la historia de la televisión colombiana.

Es un hombre que merece todos mis respetos, al igual que Verónica Orozco que hace de Gloria, mi mujer, una gran actriz que interpreta muy bien a Gloria Esperanza. Nos honra a toda la familia porque vimos espectacular toda la producción.

Lleva muchos años con Gloria, ¿cuál es la clave de un matrimonio duradero?

Nosotros hace 20 años nos casamos pero llevamos conviviendo hace 40 y la clave para mantenernos juntos es el amor. Pasamos por momentos de la vida en que no teníamos ni siquiera para una sopa, que nos tocaba comprar ropa de segunda. Todo eso lo logramos soportar a través del amor, sin él no logramos superar las adversidades de la vida.

¿Cómo recibe la gente a Luis Eduardo Díaz hoy en día?

La gente me recibe feliz porque se ha dado cuenta que no soy como aquel que muchos medios de comunicación han querido mostrar, pues cuando me encontraron tomando trago o me estrellé en una camioneta me hicieron ver como un monstruo. La gente se dio cuenta de que no soy así.

VER COMENTARIOS




Powered by