entretenimiento
Sabina vuelve a Colombia a 'negarlo todo'

Sabina vuelve a Colombia a 'negarlo todo'

Atiende desde su casa en Madrid, donde Joaquín Sabina se resguarda del intenso invierno. “Está nevando mucho por estas eventualidades del cambio climático que Donald Trump dice que no existe”, por lo que admite que es un buen momento para dejar Europa y realizar otra etapa de su gira por América. “Uno va huyendo del frío.
Durante los meses de verano hago giras por España y en invierno me voy por América Latina, donde siempre es un placer regresar”.

En pocos días estará de nuevo en Colombia, para presentarse en Chamorro City Hall, de Medellín, el 30 de enero, mientras que el 1 de febrero lo hará en la Gran Carpa Américas de Bogotá, donde promete un recorrido de largo aliento por su carrera musical y para presentar buena parte de las canciones de ‘Lo niego todo’, su primer disco en estudio luego de más de siete años.

Lea también: Maelo Ruiz cancela presentación en Feria de Manizales por problemas de salud

A sus 68 años acaba de pasar por serios quebrantos de salud, pero al preguntarle por ellos, no deja de sorprender su respuesta inyectada de un humor venenoso: “De salud estoy muy bien porque debía estar muerto hace 20 años”.

El 10 de marzo de 2017 estrenó su nuevo álbum producido por Leiva, en el que le colabora su amigo, el poeta Benjamín Prado, el cual se convirtió en uno de los más vendidos del año pasado y más querido por sus seguidores. De ahí, que lleve más de 60 conciertos y apenas esté en la mitad de una gira que lo trae al país.

Esta gira lo traerá a Medellín y Bogotá en algunos días...

Sí, un viaje que llega en el momento justo luego de descansar por más de un mes por todas las fiestas de Navidad. Cuando descanso me acomodo y envejezco varios años, los cuales debo recuperar rejuveneciendo en el escenario.

¿Cuántos años ha rejuvenecido en esta gira, una de las más largas que ha realizado en su carrera?

Ya he perdido la cuenta. Llevamos más de 60 conciertos y tenemos otros 50 confirmados. Me queda aún por presentarme en buena parte de América, entre el norte, el centro y el sur, pero no quiero hacer cuentas porque son demasiados, lo mejor es vivir una presentación a la vez.

¿Terminará bastante rejuvenecido con una gira tan extensa?

Igual, al terminar, sé que envejeceré otra vez, para ello no hay remedio, pero tampoco es que me interese mucho el buscarlo o que exista medicina para eso.

¿Existen diferencias en lo que siente y ve de sus conciertos en España y los que hace en América Latina?

Sí, también entre los propios países de América Latina, que es lo más estimulante, porque cada país es muy distinto, con sus propias raíces. En ningún se habla tan hermoso mi idioma como en Colombia.

¿Considera que su público se ha ido transformando con el tiempo?

Siempre tengo la sensación, que me parece milagrosa y no sabría decir por qué sucede, pero desde el escenario veo a un público que cada vez es más joven. Cada vez que inicio un concierto tengo la sensación de que le canto a mis nietos y no sé bien por qué sucede. Claro que tengo mi teoría, y es que los muy jóvenes no encuentran dentro de la gente de su edad lo que yo encontré a su edad, que era a Bob Dylan, Leonard Cohen, The Beatles y Rolling Stones, por lo que existe un hueco, un vacío y no tienen más remedio que llenarlo con aquellos que somos bastante más viejos pero que pretendemos seguir siendo fieles a nosotros mismos.

Hace un año estrenó su producción titulada ‘Lo niego todo’. ¿Cómo ha sido la acogida del público?

Exageradamente bien. Cuando hago un disco quiero quedar satisfecho con él y que no me dé vergüenza mostrarlo. Si además de eso, pasan cosas como las que han ocurrido con ‘Lo niego todo’, es una sensación tan desmesurada que me quedo sin palabras.

¿Por qué pasó muchos años sin grabar un nuevo disco?

Es que con las nuevas tecnologías, el grabar un disco se había convertido en una empresa más industrial que musical, y a mí me interesa mucho la música y casi nada la tecnología, por lo que no me animaba hacerlo, hasta que me lo pidiera el cuerpo.

¿Vuelve a trabajar con Benjamín Prado?

Con mis músicos hago los discos y luego se vienen de gira conmigo, lo que genera una conexión especial con las nuevas canciones, aunque como en todo matrimonio que lleva mucho tiempo se produce una rutina que hay que romper de alguna manera. Mi manera de romperla es llamar a músicos más jóvenes o de otros géneros para intectar conectar con ellos, y en este disco la conexión fue automática y mágica. Me dejó muy contento la colaboración de Leiva, porque a Benjamín lo conozco desde hace mucho tiempo.

¿Ha experimentado con el reggae?

Siempre me ha gustado mucho. Cuando tenía 22 años y estaba viviendo en Londres, el reggae empezaba a nacer en mi barrio, Portobelo Road, porque había una fuerte comunidad de Jamaica, quienes se juntaban en sus discotecas y se oía por todos lados, lo que me tenía fascinado. Siempre que puedo hacer una versión reggae de mis canciones lo hago.

¿Su hija mayor dirigió uno de sus nuevos videos?

Ella acaba de rodar su primer largometraje y en el video le di toda la confianza, se lo encargué y me gustó mucho el resultado.

Su otra hija es maestra de yoga. ¿Se anima a una clase de yoga?

El yoga está muy lejos de mí. Un día le dije que iría a su casa (vive dos pisos abajo de mí), para tomar unas clases de yoga para estirarme. Y cuando me dijo: “Primero, media hora de meditación”, le dije que no iba a bajar, no tengo necesidad de encontrarme a mí mismo.

¿Tiene cómplices en que le ayuden a descubrir Colombia?

Sí, en Bogotá a veces coincido con Daniel Samper Pizano o Daniel, su hijo, que hacen parte de mis mejores amigos. En Medellín no sé si estará Juanes, y también tengo a Claudia Gómez, mi novia hace 50 años en Londres, una cantante maravillosa.

En 2001 Sabina sufrió un leve infarto cerebral. Físicamente no tuvo secuelas, pero se sumió en una depresión que le
llevó a abandonar los escenarios por un tiempo.

VER COMENTARIOS

Queremos que siga disfrutando de los mejores contenidos. Es muy fácil:

Regístrese aquí

¿Ya está registrado?

  Continúa Leyendo





Powered by