familia

Investigaciones de la Fundación Valle del Lili en pro de pacientes crónicos

Desde su creación, hace 35 años, la Fundación Valle del Lili reconoce que el camino a la excelencia está guiado por cuatro pilares misionales fundamentales: la asistencia médica, la educación y docencia, la investigación clínica y el apoyo social. Así lo instituyeron, desde un comienzo, médicos tan importantes como Martín Wartenberg Villegas. Ahora, generación tras generación, quienes también creen posible el mismo horizonte contribuyen a que este hospital de alta complejidad sea un hito para el país e incluso, para Latinoamérica.

Primero fue un hospital con excelencia médica y asistencial a los pacientes y más recientemente, se convirtió en un hospital universitario, donde no solo se educa a cientos de profesionales sino que, además, se investiga.

La Fundación Valle del Lili ha conformado, entonces, su propio Centro de Investigaciones Clínicas, en donde se coordinan estudios alrededor de líneas de investigación como cardiología, ginecología, infectología, medicina del dolor, neumonía, nefrología pediátrica, trasplantes, pediatría, oncología, entre otras especialidades. Para su director, el doctor Fernando Rosso, es un orgullo que en tan poco tiempo desde la creación de la Fundación Valle del Lili, la investigación haya tomado tan buen rumbo y relevancia.

Con equipos de última tecnología (monitores, laboratorios, etc.) y un capital humano multidisciplinar, dicho Centro de Investigaciones Clínicas garantiza que cada uno de los adelantos e inquietudes de los profesionales en salud pueda salir adelante con los recursos y el tiempo necesarios.

“La investigación es la mejor forma de resolver los problemas de la sociedad. Es completamente diferente la capacidad de un estudiante que aprende con investigación a la de aquel que nunca ha investigado. Además, quienes investigan pueden aplicar sus resultados al cuidado de los pacientes”, afirma el internista y epidemiólogo, Fernando Rosso, quien comenta, además, el gran compromiso que esta institución tiene con la formación de los estudiantes de medicina y sus especialidades de la Universidad Icesi.

Este 2017 ha sido un muy buen año para los médicos investigadores de la Fundación Valle del Lili, pues han obtenido alrededor de 40 reconocimientos nacionales e internacionales y además, han realizado 107 publicaciones en revistas científicas e indexadas del mundo.
El País dialogó con algunos de los médicos líderes de grupos de investigación y conoció algunas de sus conclusiones más relevantes y prometedoras para los pacientes de la región.

En el Centro de Investigaciones Clínicas hay 70 especialidades médicas asociadas a líneas de investigación.

1. Estabilización temprana de múltiples fracturas

En el último Congreso Nacional de Ortopedia de la Sociedad Colombiana de Cirugía Ortopédica y Traumatología, el doctor Alfredo Martínez Rondanelli y su grupo de investigación de la Fundación Valle del Lili obtuvo el diploma de honor Agustín Arango Sanín al mejor trabajo libre.
Dicho estudio, realizado durante tres años y medio, consistió en la revisión de 220 pacientes hospitalizados que ingresaron a la Unidad de Cuidados Intensivos de la Fundación Valle del Lili con traumas múltiples ocasionados en un 70 % por accidentes de tránsito, 13 % por heridas por arma de fuego y 7,5 % por minas antipersona.

Ortopedista Alfredo Martínez Rondanelli.

Foto: Especial para El País.

Según Martínez Rondanelli, las conclusiones del trabajo, realizado junto a los ortopedistas Juan Pablo Martínez, Juliana Henao y algunos estudiantes de ortopedia de la Universidad Icesi, demuestran que para los “pacientes que logran ser estabilizados rápidamente con un proceso de reanimación dinámico lo mejor es fijarles todas las fracturas en una sola intervención, es decir, en lo que se conoce como un tratamiento definitivo, que reduce considerablemente el número de complicaciones, días de hospitalización y costos”.

"Solo se debe dejar el control del daño, es decir, el tratamiento diferido, para aquellos pacientes que están seriamente traumatizados y con condiciones generales de inestabilidad que no les permiten ser intervenidos con un tratamiento definitivo”, añadió este especialista.

Trayectoria investigativa

En el próximo Congreso de Autoinmunidad que se celebrará en Lisboa, Portugal, en mayo de 2018, le otorgarán al doctor Gabriel Tobón, médico internista, reumatólogo e inmunólogo de la Fundación Valle del Lili un premio a su trayectoria investigativa, pero sobre todo, a sus últimos hallazgos asociados a una investigación sobre nefritis lúpica (daño renal por lupus).

Gabriel Tobón y su grupo de investigación trabajan desde hace diez años en proyectos que estudian enfermedades inmunológicas y autoinmunes (en las que el mismo cuerpo se ataca). Dentro de estas se encuentra el lupus eritomatoso sistémico, del cual aspiran encontrar en los pacientes algunos indicadores que permitan ampliar las opciones sobre los procesos de diagnóstico y tratamiento existentes.

“Recientemente evaluamos una proteína conocida como Baff, que tiene que ver con la estimulación de algunas células del sistema inmune, principalmente los linfocitos B, que generan inflamación o daños a nivel de los tejidos. Lo que demostramos es que la expresión de esa proteína es mucho más alta en pacientes que tienen mayor inflamación y daño renal, lo que se traduce en un beneficio para el tratamiento, dado que ya existen terapias disponibles en el mundo que neutralizan o están dirigidas a contrarrestar dicha proteína”, explica Tobón.

Esta investigación fue realizada con 57 pacientes de la Fundación Valle del Lili con nefritis lúpica y con una metodología conocida como inmunohistoquímica, que permite la revisión de proteínas a través de biopsias realizadas a los tejidos.

3. Tecnología para la asistencia médica

Con un equipo multidisciplinario conformado desde hace seis años por ingenieros de la Universidad Icesi y el grupo de neurociencia de la Fundación Valle del Lili, el neurólogo Luis Orozco Vélez junto a la neuropsicóloga Beatriz Muñoz han liderado y desarrollado algunas líneas de investigación sobre el Parkinson y otras enfermedades neurodegenerativas.

Una de las investigaciones más relevantes que han surgido de dicho trabajo tiene como propósito aplicar tecnología a la medición de variables clínicas de la enfermedad del Parkinson y con ese derrotero ya han avanzado bastante, logrando el reconocimiento en distintos espacios académicos.

“Esta es una línea con la que buscamos utilizar dispositivos que nosotros mismos hemos desarrollado y que son innovación tecnológica para medir el estado clínico del paciente con Parkinson, a través de indicadores como su forma de caminar, la velocidad con que se desplaza o el balanceo de sus brazos, entre otras condiciones, más de tipo cognitivo, pero que guardan relación con el estado clínico y motor del paciente”, comenta Luis Orozco Vélez, jefe del Departamento de Neurología de la Fundación Valle del Lili e investigador.

Neurólogo Luis Orozco Vélez.

Especial para El País.


De acuerdo con Orozco, dichas mediciones lo que permiten es tener un registro muy preciso que puede ser utilizado en otros estudios sobre el Parkinson, en el seguimiento al paciente, en la caracterización del subtipo de la enfermedad y en la toma de decisiones sobre los tratamientos a seguir, teniendo en cuenta cada diagnóstico, etc.
“Este año nuestro proyecto fue reconocido como el mejor trabajo de investigación por la Asociación Colombiana de Neurología y su grupo de Trastornos del Movimiento y hace un mes se nos notificó que fuimos uno de los proyectos presentados a Colciencias que fue seleccionado dentro del seguimiento del grupo de Tecnología e Innovación en Salud Aplicada a Enfermedades Crónicas”, comenta con orgullo Orozco Vélez.

Lo que este grupo de investigadores ha desarrollado es un software que conectado a una consola de juegos de Microsoft analiza la forma como se mueve un individuo con Parkinson. Hasta el momento esta investigación había sido financiada por la Fundación Valle del Lili y la Universidad Icesi, ahora contará durante dos años con los recursos que Colciencias aportará para nuevos avances. Según Orozco, lo que se espera es poder trabajar con los registros y bases de datos de la parte genética, cognitiva y motora de la enfermedad, para hacer un análisis global en el que se definan, por ejemplo, los costos de atención y otros aspectos trascendentales para el manejo del Parkinson.

4. El mejor póster en neumología

Por dos veces consecutivas el Grupo de Investigación Biomédica en Tórax, liderado por la médica internista y neumóloga Liliana Fernández ha conseguido el reconocimiento ‘Mejor póster’ en el Congreso Nacional de Neumología, que se realiza cada dos años en distintas ciudades del país.

Un póster (cartel) es una publicación acerca de un caso clínico novedoso, complejo o extraño que haya sido analizado durante un buen tiempo por parte de un profesional de la salud o un grupo investigador. En ese sentido, la doctora Liliana Fernández cree que es una muy buena herramienta para que los residentes de la Universidad Icesi que están en su semillero de investigación puedan iniciarse en el trabajo científico, así que a los más interesados les asigna el seguimiento de un caso.

Neumóloga Liliana Fernández, vinculada a la Fundación hace 22 años.

Foto: Especial para El País.

Este 2017 el póster ganador compitió contra 500 más y ganó porque describía el caso de una paciente de la Fundación que había sido trasplantada en Medellín y que al regresar a Cali empezó a presentar la sintomatología de una complicación exótica que sucede tras dicha intervención quirúrgica y que apenas se está estudiando en el mundo.
“La complicación se llama fibroelastosis pleuropulmonar y lo que sucede es que el pulmón trasplantado empieza a hacer una fibrosis ( forma de cicatrización que engrosa y endurece el tejido pulmonar) en su parte superior y en la pleura ( membrana que recubre las paredes del tejido pulmonar) que lo va destruyendo. Fue descrita por unos japoneses hace como cinco años y actualmente se busca la manera de disminuir su incidencia”, puntualiza Fernández, quien cree que el éxito de los póster se debe al compromiso de cada estudiante con los casos de seguimiento asignados.

La otra fortaleza de este grupo de investigación es que han unido fuerzas para crear un Programa de Trasplante Pulmonar, el cual es de los más complejos en su manejo. “La Fundación es especialista en trasplante de hígado, riñón, médula ósea y hasta ahora estamos implementado el de pulmón. Llevamos hasta el momento cuatro intervenciones, no son muchas, pero ya hemos empezado a publicar y a mostrar resultados, vamos paso a paso”, explica la doctora Fernández, quien además está convencida de que son las motivaciones e inquietudes de los médicos más jóvenes las que han dinamizado la investigación en la institución.

El pasado 30 de noviembre se celebró el tercer Día de la Investigación en la Fundación Valle del Lili.

VER COMENTARIOS