familia
Todo lo que debe saber para hacerle frente a la pérdida de audición

Todo lo que debe saber para hacerle frente a la pérdida de audición

La quindiana, pero criada en Cali, María Marín, de 85 años, comenzó a padecer de presbiacusia (pérdida auditiva relacionada con la edad) después de los 30 años, así que en el 2009, en la Fundación Valle del Lili debió someterse a una cirugía de implante coclear, es decir, que se introduce un dispositivo que sustituye la función del oído interno (cóclea) dañado, para proporcionar señales sonoras al cerebro.

Lea también: Insuficiencia venosa: un mal que aqueja a la mayoría de las mujeres

La presbiacusia es un síntoma normal del envejecimiento, se asocia a la degeneración gradual de las células sensoriales del oído y afecta a más del 30 % de los adultos mayores de 65 años.

Marín recuerda que antes de someterse al implante coclear usaba audífonos, que luego de un tiempo dejaron de servirle porque su pérdida auditiva era profunda. “Antes de que mi madre se sometiera a la cirugía pasó por muchos exámenes y pruebas psicológicas para estar seguros de que podría adaptarse a los ruidos de la calle, además, tocó enseñarle qué ruido correspondía a cada objeto o acción”, dice su hija Nancy Cardona.
Según el doctor Santiago Hernández, especialista en otorrinolaringología y neurotología de la Universidad Militar Nueva Granada de Bogotá, y otólogo de la Clínica Marly y del Hospital San Ignacio, esta afección se relaciona con la reducción en la capacidad cognitiva, pues los pacientes comienzan a presentar depresión, frustración, disminución de la actividad social, problemas de comunicación, alteraciones de la memoria y limitaciones en la autonomía. “Un paciente mayor que no entiende lo que está diciendo su familia deja de participar en las conversaciones y poco a poco comienza a aislarse socialmente”, añade Hernández.

Es importante resaltar que habilidades como el habla y el escucha ayudan a estimular constantemente el cerebro y, al fallar alguna de ellas la capacidad cognitiva se ve reducida. Es por ello que en algunos casos los pacientes entran en situaciones de demencia, pues el estar decodificando constantemente los sonidos altera el cerebro y los hace más vulnerables a esta afección, tanto así, que comienzan a tener manifestaciones y comportamientos extraños o simplemente se vuelven retraídos.

Nancy Cardona resalta que su madre desarrolló la habilidad de leer perfectamente los labios, y que el acompañamiento y el amor de la familia fue fundamental para que su tratamiento fuera exitoso. “Mi familia nunca permitió que me sintiera aislada o triste, siempre han sido muy pacientes y solidarios conmigo”, dice María Marín.

Factores de riesgo

Aunque la mayoría de los casos de pérdida auditiva o de daños en los oídos son por el envejecimiento, es posible desarrollarlos si se exponen a ciertos factores de riesgo. El Ministerio de Salud resalta cuatro de ellos:

- Biológicos: hereditarios, congénitos y adquiridos.
Ambientales: exposición a ruido, contaminación sonora y agentes tóxicos.

Un ejemplo de esta situación es cuando alguien trabaja en una fábrica bastante ruidosa, en discotecas o aeropuertos, y no se le brindan las herramientas necesarias como los tapones de oídos.

- Comportamentales: malos hábitos como introducir objetos en los oídos, escuchar a alto volumen dispositivos electrónicos (sobre todo, los audífonos), ser fuente generadora de ruido, entre otros.


- Atención de salud: no contar con disponibilidad de servicios de salud, de asistencia otológica y audiológica y de detección temprana de las afecciones.

Señales

El doctor Hernández resalta que las personas comienzan perdiendo la audición de las frecuencias agudas como el timbre de la casa, del celular o el citófono. Sin embargo, menciona algunas señales más para lograr identificar la pérdida auditiva:

- Subir el volumen de dispositivos como radios o televisiones, más alto del nivel usual.

- Perderse parte de las conversaciones.


- Escuchar una especie de pito o zumbido en el oído (tinnitus), como es el caso del caleño Gonzalo Torres, de 64 años, quien comenzó a presentar dicha molestia en el oído izquierdo y asimismo, una pérdida auditiva aproximada del 50 % en ambos lados. Este problema causó que evitara ir a reuniones bullosas y a cine, pues el exceso de ruido lo aturdía. También resalta que se aísla en muchos casos.


- Habla más alto de lo normal.

"Los problemas de audición relacionados con la edad son cada vez más frecuentes. 1 de cada 3 personas mayores de 65 años sufren de presbiacusia”.
Santiago Hernández, otorrinolaringólogo
y neurotólogo.

Diagnóstico:

Si presenta alguna de las señales debe acudir a un especialista, ya sea un otorrinolaringólogo o un otólogo, para que haga las pruebas necesarias y se pueda realizar un tratamiento certero para cada condición.

Hernández, especialista en otorrinolaringología y neurotología, y profesor de otología de la Universidad Javeriana de Bogotá, explica que el primer estudio es un examen formal para medir la audición de los dos oídos por separado; y el segundo, es la logoaudiometría que mide la capacidad de los pacientes para comprender las palabras dichas por el especialista. Estos dos procedimientos determinan el tipo y características de la deficiencia auditiva, para confirmar o descartar que se trata de presbiacusia.
Tratamiento

Aunque la pérdida de audición en edad avanzada es irreversible, ya que es causada por la degeneración de las células sensoriales propias del envejecimiento, puede según Hernández, tratarse eficazmente con distintas ayudas auditivas como:

- Implantes cocleares: dispositivo médico electrónico que sustituye la función del oído interno dañado (cóclea), que permite recuperar la capacidad de escucha en su totalidad.

- Audífonos: aparato electrónico que se usa dentro o detrás de la oreja, permitiendo amplificar ciertos sonidos. Existen diferentes tipos que se adaptan a las necesidades y preferencias de cada paciente.
Recomendaciones

- No exponerse a ruidos demasiado intensos.
- Hacerse una audiometría anual.

- No hacerse limpieza con copitos, lo ideal es que el especialista lo haga.

El doctor Luis Fernando Rincón, otorrinolaringólogo y audiólogo de Coomeva le recomienda a las personas que conviven con estos pacientes:

- Tener paciencia, procurar hablarles de frente, gesticulando lo mejor posible y acompañarlos en todo el proceso de adaptación.
VER COMENTARIOS




Powered by