judicial
Asesinato de menores en Cali, otra problemática por la que no bajan las alertas

Asesinato de menores en Cali, otra problemática por la que no bajan las alertas

“Cuando los ángeles lloran, lluvia cae sobre la aldea. Lluvia sobre el campanario, pues alguien murió. Un ángel cayó, un ángel murió, un ángel se fue y no volverá”.

Esa fue la estrofa de la canción ‘Cuando los Ángeles Lloran’, de Maná, que Natalia*, líder social de la Comuna 15 de Cali, ‘posteó’ en el Facebook de su amigo el ‘Flaquito’ el pasado 9 de enero, dos años después de que fuera asesinado en la esquina de su casa.

El chico, de 17 años, era amigo de su hijo y hacía parte de su grupo de trabajo social con el que ha logrado que varios ‘pelaos’ del oriente de la capital del Valle dejen las armas, las drogas y el dinero fácil para regresar al estudio o el deporte y así retomar sus sueños. Él, precisamente, era uno de ellos.

Según cuenta la líder, para ese momento el menor ya contaba un año ayudándole a que las pandillas del barrio hicieran las paces, a reunir a los pequeños de las cuadras a jugar y a hacer talleres con los adolescentes. Estaba terminando su bachillerato y soñaba con poder iniciar su carrera como diseñador gráfico.

Sin embargo, renunciar al pacto que había hecho con la criminalidad desde que tenía 14 años le costó la vida. Seguramente, como dice Natalia*, otro menor de edad habría hecho el ‘trabajo’.

“Este es un escenario frecuente en los sectores vulnerables de Cali porque la delincuencia es como un ser omnipresente que siempre está tentando a los más pequeños. La historia de ‘Flaquito’ no es diferente a la de muchos otros jóvenes de la ciudad que de no ser víctimas de la delincuencia, se convierten en victimarios”, contó la líder social de 35 años, quien en este momento tiene un grupo de 25 jóvenes que le siguen ayudando a sembrar paz, donde reina la guerra.

Hasta la fecha, y desde 2008, ya cuenta cuatro integrantes de su equipo que han sido asesinados en el intento de abandonar los caminos de la criminalidad.

Lea además: La cruzada contra el robo a personas y hurto a celulares que iniciará la Policía este 2019

Los problemas sociales que cobijan las muertes de menores en Cali
El año pasado en Cali 98 menores de edad fueron asesinados, 60 casos menos comparado con el 2017, según datos del Observatorio de Seguridad de Cali. La cifra representó cerca del 8,4 % del total de muertes violentas presentadas en la ciudad en 2018 (1161 asesinatos).


De acuerdo con el secretario de Seguridad, Andrés Villamizar, los móviles de la muertes violentas de menores en la ciudad varían considerablemente, “pero los más comunes son venganza con antecedentes previos y sin antecedentes. Ambos casos están asociados a disputas por fabricación, porte y comercialización de estupefacientes”.

Su tesis, dice, está sustentada por las cifras, pues 72,4 % de los homicidios en menores estuvieron relacionados con hechos de venganzas, pandillas, riñas y tráfico de drogas, con 36, 14, 11 y 10 casos, respectivamente.

En 60 de estas muertes violentas las víctimas tenían entre 15 y 17 años, mientras que once más registraban edades entre 10 y 14 años.

“También priman factores de riesgo asociados a redes familiares problemáticas, desescolarización y dificultades de inclusión laboral. Esos son precisamente los factores en los que ha hecho énfasis la Administración”, afirmó el Secretario.

Lo dicho por Villamizar también es explicado por la mayor Marcela Narváez, jefe de Infancia y Adolescencia de la Policía Metropolitana de Cali.

“El tema realmente es una consecuencia de problemas sociales que generan que el menor no tenga una vida equilibrada de acuerdo a su edad”, dice la uniformada.

Sin embargo, Narváez explicó que, en una representación menor, los menores también son víctimas de otros hechos violentos.

En este sentido, según cifras del Observatorio, el 27,6 % de los homicidios en menores (27 casos) que se registraron el pasado año sucedieron en medio de hechos de intolerancia, violencia intrafamiliar y hurto, en este último escenario como víctimas de robo o responsables del mismo.

Entre tanto, Jesús Darío González, coordinador de investigaciones de la Fundación Ciudad Abierta, refiere que si bien Cali presenta una positiva reducción de homicidios en menores, la cifra sigue siendo alta.

“Creo que Cali ha sido la ciudad que más ha sacrificado su juventud por los fenómenos de violencia que están ligados a la exclusión social y cultural asentada en sectores vulnerables: Centro, Ladera y Oriente. Es en este sentido que hay que preguntarse cómo competimos con las redes criminales en términos de una oferta ética y productiva para los jóvenes. Pero sobre todo, evitar que otra generación se nos vaya de las manos, es decir, cuidar de la juventud en riesgo, que son los más pequeños”, dijo González.

El experto fue enfático en señalar que es necesario articular todos los proyectos que existen en la ciudad para prevenir que la juventud llegue a la delincuencia.

Menores víctimas

Según la Policía Nacional, en el ultimo mes (1 de diciembre de 2018 al 7 de enero de este año) en Bogotá, Cali y Medellín se registraron 1382 delitos cometidos contra niños, niñas y adolescentes, 1085 casos menos comparado con diciembre de 2017 y enero de 2018.

Del total de la cifra, 365 de los casos se registraron la metropolitana de Cali. Bogotá presentó 731 casos y Medellín 286 reportes.

VER COMENTARIOS




Powered by