judicial
Envían a la cárcel a expolicía acusado de crimen de estudiante del Sena

Envían a la cárcel a expolicía acusado de crimen de estudiante del Sena

Este viernes fue enviado a la cárcel el expolicía Levith Rúa Rodríguez, acusado de haber secuestrado, abusado y asesinado a una estudiante del Sena en Barranquilla.

Pese a que el acusado no se allanó a los cargos, el juez lo envió a la cárcel por los presuntos delitos de desaparición forzosa y posterior asesinato de Gabriela Romero Cabarcas, estudiante del Sena, que desapareció el 24 de noviembre y cuyo cuerpo sin vida fue encontrado el 15 de diciembre en un lugar enmontado cerca del municipio de Malambo, Atlántico.

El Fiscal tuvo como pruebas las conversaciones que Rúa Rodríguez sostuvo con Gabriela por redes sociales y durante la audiencia de este viernes dijo que se contactaron desde el 15 de noviembre y luego el 23, cuando la citó en un centro comercial.

El presunto homicida ha sido llamado como 'Monstruo de la Sexta Entrada' o 'La bestia del matadero'.

El ente acusador relató al Juez que Rúa Rodríguez aprovechó una supuesta mala situación económica que tenía la joven para ofrecerle trabajo. Le dijo que un amigo tenía un trabajo de medio tiempo y que le pagaría 800.000 pesos, 400.000 quincenal.

Esto al parecer fue el gancho que utilizó para ponerle la cita a la joven estudiante el día 24 de noviembre en el Centro Comercial Metropolitano, a las 8:30 de la mañana. Hasta allí llegó Gabriela para reunirse con el exagente, quien manifestó que en efecto se reunieron, pero la dejó porque no le había gustado “porque era muy flaca”.

El ente acusador le preguntó que porqué se expresaba así, cuando él supuestamente la había citado para un trabajo y reconoció que le había mentido a Gabriela y por eso la dejó en el Centro Comercial.

Otra falla que presentó, según la Fiscalía, en sus declaraciones Rúa Rodríguez fue que cuando se le indagó por la joven y qué había hecho y en qué lugar estuvo después de haberla dejado, él manifestó que en su casa y la Fiscalía dice que miente porque luego de hacer el sondeo de sus llamadas se comprobó que había estado en contacto telefónico a eso de las 11:00 de la mañana con punto de ubicación en el Centro de Barranquilla.

Lea también: 'Violencia sexual contra menores de edad aumentó en 2017, dice Medicina Legal'.

Estas pruebas y otras más fueron más que suficientes para que el Juez le diera reclusión en centro carcelario a Levith Rúa Rodríguez, por los presuntos delitos antes mencionados.

En la semana que viene se le hará otra audiencia, por otras presuntas violaciones que habría cometido contra mujeres del Atlántico. La semana anterior también se le mandó a la cárcel por la presunta violación de una joven venezolana, quien fue la que dio a conocer el lugar donde Levith Rúa Rodríguez llevaba a sus víctimas.

El crimen inició en Facebook

Según información del diario El Heraldo de Barranquilla, la Fiscalía, en cabeza del fiscal 11 de la URI, Rodrigo Restrepo, entregó detalles de la forma cómo abordó a la joven a través de la red social Facebook.

Según el ente investigador, Rúa Rodríguez inició conversaciones virtuales con la joven estudiante desde el pasado 15 de noviembre. Así quedó evidenciado luego de que se revisara el Facebook de Gabriela Andrea, pues ella lo dejó abierto en el teléfono móvil de su papá.

En los chats, según la Fiscalía, se precisó que Rúa Rodríguez fue quien envió inicialmente un mensaje de saludo a la estudiante, pero este fue ignorado por ella.


Luego, un par de días después, el expolicía volvió a insistirle y recibió una respuesta de la hoy víctima.

De esta forma se inició un diálogo entre ambos que, con el paso de los días, se fue afianzado hasta que se cuadró el encuentro el pasado 24 de noviembre, día en que desapareció la estudiante del SENA.

Ese 24, la joven no fue al centro educativo y decidió acudir a la cita pactada por Rúa Rodríguez porque estaba convencida de que él la iba a recomendar en la casa de un amigo abogado para que trabajara cuidando al hijo de este.

La treta armada por el expolicía, según el relato del fiscal Restrepo, consistía en que Gabriela Andrea debía cuidar al pequeño y por esta misión se iba a ganar 800.000 pesos.

Supuestamente, la estudiante le había comentado a través del chat de Facebook que tenía ganas de trabajar porque su familia no estaba bien económicamente.

VER COMENTARIOS

Queremos que siga disfrutando de los mejores contenidos. Es muy fácil:

Regístrese aquí

¿Ya está registrado?

  Continúa Leyendo





Powered by