mundo
El laberinto sin salida de Kuczynski en Perú

El laberinto sin salida de Kuczynski en Perú

En medio del rechazo de entidades como la ONU y la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), de sectores de la oposición y de su propio partido, el PPK, y acosado por los interrogatorios de la justicia de su país por el escándalo de Odebrecht, el presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, libra una batalla para salir de la encrucijada que significó concederle el indulto humanitario al expresidente Alberto Fujimori, este 24 de diciembre.

Una situación que le resta maniobrabilidad, gobernabilidad y legitimidad, según los analistas expertos.

La CIDH, organismo autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuestionó la independencia y objetividad de la decisión que indultó a Fujimori, condenado a 25 años de prisión por delitos de lesa humanidad.

A su vez, expertos en derechos humanos de la Naciones Unidas (ONU), calificaron la medida como “una bofetada” para las víctimas cuando Fujimori gobernó el país y la atribuyeron a “motivaciones políticas”, según el Grupo de Trabajo de Desapariciones Forzadas de la ONU y los relatores de promoción de la justicia, Pablo de Greiff, y de ejecuciones extrajudiciales, Agnes Callamard.

Este rechazo se sumó a las protestas de miles de peruanos que salieron a las calles a mostrar su indignación por el “perdón” al exlíder del fujimorismo, bajo el lema de “El indulto es un insulto”. En especial, los familiares de víctimas y desaparecidos a manos de las fuerzas armadas, que calificaron de “traición” el indulto otorgado por Kuczynski, irónicamente, el día de Navidad.

“Hace 25 años que no tenemos Navidades, y hay ausencias dolorosas. Cargué con eso hoy”, apostilló Gisella Ortiz, hermana de uno de los asesinados por el régimen Fujimori. La congresista de izquierda Nuevo Perú, Indira Huilca, cuyo padre Pedro Huilca fue asesinado en 1992, al parecer por el grupo Colina, acusó a Kuczynski de traicionar la justicia, la democracia y las víctimas.

En medio de esta turbulencia, llegaron las renuncias de los congresistas Vicente Zeballos, Gino Costa y Alberto de Belaunde, a la bancada del partido gobernante, PPK, con lo que el partido de Kuczynski quedó con solo quince miembros en un hemiciclo de 130 escaños, que controla con mayoría absoluta el fujimorismo.

Zeballos, exportavoz de la bancada de PPK, explicó que el indulto le generó “rechazo”, mientras que Costa dijo no compartir ni el momento ni la velocidad con que se tramitó, “una decisión trascendental para la democracia peruana y los derechos humanos”, por lo que debía seguir un trámite exhaustivo.

A estas deserciones, se sumaron las dimisiones del ministro de Cultura, Salvador del Solar; del viceministro de Seguridad Pública, Ricardo Valdés, y de Carlos Basombrío, quien dejó el Ministerio del Interior, tras las denuncias de presuntos vínculos de Kuczynski con la empresa brasileña Odebrecht. Escándalo que provocó un pedido de destitución en el Congreso, que no alcanzó los votos requeridos para su aprobación.

Como colofón a la crisis, Kuczyinski y Keiko Fujimori, hija del exmandatario Fujimori y líder natural del movimiento político de su padre, rindieron interrogatorios de cuatro y cinco horas el jueves.

Él,  para aclarar si una empresa suya ofreció consultorías a la constructora brasileña Odebrecht entre 2004 y 2007, cuando fue ministro del gobierno de Alejandro Toledo. Y ella, por presunta financiación irregular (lavado de activos) de sus campañas electorales.

Presidente sin gobernanza

Para Mauricio Jaramillo, profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad del Rosario, Kuczyinski queda con un mandato estrecho en los cuatro años que le restan de su periodo presidencial (asumió en julio de 2016).

Estrecho porque él hizo la concesión del indulto humanitario a Fujimori a cambio del voto del fujimorismo, aunque al final solo obtuvo un apoyo parcial. “Muy probablemente lo que se verá en Perú será una serie de acuerdos entre el Presidente y esta mayoría fujimorista en el Congreso, con una oposición fuerte y un desprestigio muy marcado del PPK”, plantea Jaramillo.

Jaramillo recuerda que el triunfo de Kuczynski en las elecciones de 2016 fue sorpresivo: no tenía grandes opciones para ganar –era tercero o cuarto en las encuestas–, pero con el retiro de otros dos candidatos, el PPK se impuso por el voto castigo al fujimorismo, para no permitir que Keiko fuera presidenta.

Entonces, Kuczynski fue un mandatario débil desde el principio en términos de aceptación, explica Jaramillo. Y con el escándalo de Odebrecht, no le quedaba otra salida que negociar con el fujimorismo, una fuerza importante en el Congreso. “Conceder ese indulto humanitario era su única forma de lograr que el Congreso en pleno no votara su destitución y garantizar su permanencia en el poder”, dice Jaramillo.

Gobernar sin mayorías

Rodrigo Núñez, profesor de derecho internacional y de derecho constitucional de la Universidad Santiago de Cali (USC), explica que las alianzas son inevitables en Perú, debido a la alta atomización de los partidos en ese país: “Es imposible que haya mayorías ni de partidos ni de alianzas; por ello, para poder tener gobernabilidad, el presidente tendrá que hacer alianzas temporales”.

Pero Núñez coincide en que al no haber gobernanza, al presidente peruano le toca seguir gobernando con un margen precario, a través de acuerdos políticos que centren la atención en políticas de desarrollo de Perú, que lo hagan visible, manejable.

“Luego de superar el escollo de Odebrecht, debe seguir gobernando como se hace con minorías, por medio de acuerdos. Como con el fujimorismo, que no había desaparecido y es la segunda fuerza en Perú –Keiko fue segunda en elecciones– y tiene capa- cidad de maniobra. Si PPK y fujimorismo unen fuerzas, van a gobernar casi como una mayoría”, dice Núñez.

Por lo tanto, es difícil que haya un cambio en Perú, como lo prometió Peruanos Por el Kambio (PPK). Es posible una minitransición, pero si no hay total unidad de políticas ni de Gobierno ni de compromiso, le va a quedar difícil cumplir lo que prometió, añade Núñez: si la gobernabilidad es baja, los resultados van a ser muy bajos.

¿Se caerá?

La pregunta, advierte Jaramillo, es si Kuczynski va a poder cumplir su mandato: “Es difícil saberlo, apenas está empezando, pero de terminar su periodo presidencial, será con unos indicadores muy precarios y muy bajos”.

Núñez, por su parte, no ve posible que Kuczynski caiga. “Chile, Colombia y Perú mantienen una vocación de no dejar caer los gobiernos, sino de juzgarlos después de, contrario a lo que sucede en otros países de América Latina”.

En su opinión, la posibilidad existe, pero no es plena. Hay que esperar cómo se desarrolla una mayor o menor gobernabilidad, qué políticas comunes ejecutan que le dé visibilidad a esa nueva alianza de facto, que posición toman el fujimorismo y el PPK, un partido de centro. “No veo que se vaya a dar un cambio político brusco en Perú, sino alianzas temporales que darán resultados, pero no en menos de seis meses”, dice Nuñez.

Para ello, Kuczynski le va a tocar negociar todo. Jaramillo prevé una especie de cogobierno entre el ejecutivo, en cabeza de “un presidente muy deslegitimado y un Congreso dividido, polarizado”. Y una agitación social en las calles preocupante. “Lo más grave del indulto, es el efecto social, las protestas, que se moderaron por las fiestas de fin de año, pero es probable que se retomen y Perú se vea sumergido en una máxima polarización de nuevo”, señala Jaramillo.

También advierte que no se sabe qué se negoció entre el PPK y el fujimorismo. A su modo de ver, no solo se pactó el indulto del Fujimori, a cambio de la abstención en la votación para destituir a Kuczynski. “Creo el PPK tomó la precaución de negociar algunas iniciativas para que la agenda legislativa pase. Cuando se empiecen a discutir los proyectos del PPK, veremos qué posición asume el fujimorismo”.

Ahora reina la incertidumbre. Si el descontento en las calles continúa y hace que el Gobierno pierda el control, podría verse abocado a una transición, a un adelanto de elecciones o a un gobierno de unidad nacional.

VER COMENTARIOS

Queremos que siga disfrutando de los mejores contenidos. Es muy fácil:

Regístrese aquí

¿Ya está registrado?





Powered by