mundo
1/1
Lo del domingo en Venezuela es

Lo del domingo en Venezuela es "solo un ritual electoral"

Elecciones es una palabra que se queda grande para describir el ambiente que hay en Venezuela de cara a las presidenciales convocadas por el Gobierno de Nicolás Maduro para el próximo domingo.

Así lo aseguran casi con vergüenza analistas del vecino país y así lo percibió hace un par de semanas el profesor colombiano Andrés Molano, quien cuenta que el clima electoral en Caracas es casi cero entre los ciudadanos comunes y corrientes.

Todo porque hoy, después de que ni la presión de la oposición interna ni la de buena parte de la comunidad internacional lograron evitar el llamamiento “arbitrario” a las presidenciales, las opciones de futuro más parecen una condena a que sea el heredero del fallecido Hugo Chávez quien siga definiendo el destino de Venezuela.

“No hay ningún ambiente electoral en el país. Lo que el venezolano está esperando son unas elecciones que no tienen credibilidad, donde las personas no tienen entusiasmo alguno de votar, porque no hay competencia electoral como tal”, explica Alfredo Romero, director del Foro Penal Venezolano.

Según él, durante sus cinco años en el poder, Maduro ha ‘sacado del camino’ a los líderes más importantes de los partidos de oposición a través de jugadas como el encarcelamiento (caso de Leopoldo López), obligándolos a buscar el exilio (caso de Antonio Ledezma) o inhabilitándolos (caso de Henrique Capriles).

Es por eso que Molano, quien es el director académico del Centro de Pensamiento Hernán Echavarría, insiste en que con respecto a la cita del domingo, a duras penas se puede hablar de un “evento electoral”.

“Lo que uno puede percibir en Venezuela es la ausencia de un clima preelectoral. Es un país que no parecería estar en un proceso de definición de un Gobierno”, anota recordando que ya en abril pasado, con ocasión de la Cumbre de las Américas, varios países de la región se sumaron a esa apatía declarando que ese proceso no tiene garantías y anunciando que no reconocerán los resultados que arroje.

Es por eso que, para él, el de este 20 de mayo “simplemente se trata de un ritual electoral, que sin embargo sirve para poner en evidencia que el recurso de las elecciones, que solía ser empleado con regularidad por el regimen chavista para ganar legitimidad, empieza a agotarse”.

Lea también: Cidh pide respeto por todas las posturas en las elecciones presidenciales de Venezuela

¿Y el chavismo?
Tarjetón Venezuela

Este es el tarjetón donde el actual mandatario aparece 10 veces

EFE

Si bien los expertos coinciden en que entre la mayoría de los venezolanos reina el escepticismo, también reconocen que otra cosa es lo que se respira al interior de quienes todavía siguen los lineamientos del líder fallecido hace cinco años.

“El chavismo comprometido con el presidente Maduro está bastante activo y motivado”, afirma Luis Vicente León, presidente de la firma Datanálisis, lo que ratificaría las imágenes repletas de gente que muestran las fotos de los actos de campaña del Mandatario que transmiten las agencias de noticias.

Pero Molano aclara, reconociendo que la fundada por Chávez sigue siendo una fuerza política muy importante, que más que manifestaciones políticas son movilizaciones que usualmente promueven estos regímenes y a las cuales muchos ciudadanos terminan por sumarse no por filiación ideológica sino por el grado de dependencia económica estatal al que son llevados.

Y León recurre a las cifras: tan solo el 20 o el 25 % de la población venezolana siente hoy por hoy alguna preferencia por el actual Jefe de Estado, lo que representa un porcentaje “relativamente bajo”, pero justo casi coincide con el 30 o 31 % que tradicionalmente vota en el país, lo que le garantiza al oficialismo que en esta ocasión también podrá contar con esa cuota mínima de sufragios.

Entonces plantea que el gran interrogante se cierne sobre otro 35 % de los ciudadanos que todavía no se deciden a aceptar o no el llamado a la abstención hecho por la veintena de partidos políticos agrupados en la Mesa de la Unidad Democrática, MUD.

“Es muy difícil hacer una aproximación, porque, sin importar que la oposición sea mayoría, si las personas no votan, no se cuentan sus votos y no se podrá consolidar esa oposición, con lo cual Maduro podría ganar, incluso sin más fraude del que hayamos visto hasta ahora”, plantea el analista.

Experto en cálculos, destaca que en Venezuela nunca la oposición fue fracturada ni convocó al boicot en unas elecciones, lo que dificulta los pronósticos, pero augura que la abstención no alcanzará el 70 %, “porque hay muchos venezolanos que están muy confundidos sobre votar o no”.

Así llega a otro punto que es coincidente en los expertos consultados: la “tragedia” que ha significado que la oposición no haya logrado superar sus diferencias para convertirse en una real alternativa de poder y en una verdadera presión en contra del régimen, a pesar del apoyo recibido también desde Estados Unidos y la Unión Europea.

De hecho, dice Romero, pareciera que sí va a haber un nivel alto de abstención. “Sin embargo, muchos están esperando que haya una posición más concreta y un mensaje más claro de parte de los sectores políticos de oposición con respecto al 20 de mayo”.

Falcón, en entredicho

Al atreverse a lanzar su candidatura a la Presidencia en medio del boicot anunciado por la MUD, Henry Falcón, fue el encargado de sellar la fragmentación que ya hacía agua en la Mesa.

No obstante, Molano sostiene que que hay sectores que cuestionan que el militar exchavista de 56 años realmente represente la oposición a Maduro y que más bien lo asumen “como un intento de legitimar el evento electoral del 20 de mayo, sin que vaya a ser suficiente para lograrlo”.

Romero, a su vez, dice que es difícil hablar de las intenciones de Falcón porque, como organización de Derechos Humanos, hasta ahora no han tenido contacto con él, pero que “lo que se ve es que es una candidatura muy presionada, muy a la fuerza, una candidatura que ciertamente le conviene al Gobierno Nacional, porque ahora tiene un opositor que luego le permitirá decir que las elecciones fueron legítimas”.

Así las cosas, para los expertos no hay mucho qué esperar del peyorativamente llamado evento electoral. Sus preocupaciones están más bien orientadas a lo que vendrá después del 21 de mayo, cuando el Poder Electoral venezolano entregue unos resultados que no serán confiables no solo porque esa misma instancia no fue elegida por la Asamblea Nacional, sino porque la comunidad internacional, salvo algunas naciones incondicionales con el régimen, insistirá en que no fueron unos comicios libres y profundizará las sanciones económicas en contra del Gobierno, incluso tocando ya al petróleo.

Todo porque, se registren los altos niveles de abstención que se prevé, se da por sentado que Caracas mostrará unos resultados que avalen una victoria ‘contundente’ de Maduro, porque, como dice el profesor Molano, “el régimen está ahí para quedarse”.

Por ello, lo único que se ve en el horizonte es la radicalización de la que ya muchos adentro y afuera llaman dictadura, que ya absorbió todos los poderes posibles en Venezuela y que seguirá desafiando al resto del mundo por vías que irán más allá de unas elecciones amañadas.

En la frontera

La venezolana María Corina Machado se reunió ayer en San Antonio del Táchira con los expresidentes Andrés Pastrana y Álvaro Uribe, con quienes firmó un acuerdo simbólico para “respaldar los esfuerzos para atender la gravísima crisis humanitaria” que vive ese país.

”Desde el puente emblemático entre Colombia y Venezuela, mariacorinaYA envía mensaje a los venezolanos y el mundo: Maduro y su régimen se van. La democracia colombiana nos respalda!”, tuiteó la exdiputada.

A su vez, el presidente Santos reiteró, ante el Fórum Europa, que no reconocerá los resultados de las elecciones en Venezuela.

VER COMENTARIOS

Queremos que siga disfrutando de los mejores contenidos. Es muy fácil:

Regístrese aquí

¿Ya está registrado?





Powered by