gonzalo gallo

Oasis

Lee en internet las negativas y graciosas Leyes de Murphy y sonríe: “Si algo puede salir mal, saldrá mal” o “no hay situación que no pueda empeorar”.

Con el tiempo he comprobado que los Murphy abundan y terminan programando sus propios fracasos sin percatarse.

Y lo mismo les sucede a los optimistas por el lado positivo: son como el escultor Pigmalión y su amada Galatea.

El mito nos dice que Pigmalión, rey de Chipre, esculpió la estatua de una mujer divina y se enamoró de ella.

Su amor o su locura eran tan vehementes y persistentes, que un día la diosa Venus, condolida, le dio vida a la estatua.

Por eso se habla del ‘efecto Pigmalión’ en nuestro existir ya que la mente es un imán que atrae y es creativa para tu bien o tu mal.

Tú eliges en cada momento ver un obstáculo en el camino como una roca para tropezar o para apoyarte en ella y avanzar. Atraes lo que piensas de modo recurrente.

No seas como el pesimista que dijo: con la muerte no acaba todo, queda el lío de la sucesión. No, la verdad es que el amor y la fe inspiran y abren salidas.

VER COMENTARIOS

Queremos que siga disfrutando de los mejores contenidos. Es muy fácil:

Regístrese aquí

¿Ya está registrado?

  Continúa Leyendo





Powered by