columnistas

Diálogo en el parque

- Vení vos Jorge, ¿cómo te parece el Gobierno de Iván Duque?

- Tal como lo intuí desde que ‘el que dijo Uribe’ era candidato. El desayuno mostró cómo iba a ser el almuerzo. Lo que está viendo el país es un presidente bisoño, dando palos de ciego, tratando de mostrar independencia pero temeroso de que cualquiera acción suya moleste a su ‘presidente eterno’.

- El man me parece simpaticongo, con su cara de niño bueno.

- Si, la gente lo ve amable y trata de estar cerca de los ciudadanos. Por eso viaja a la provincia los fines de semana, alza niños, abraza ancianos, oye quejas y promete que todo se va a arreglar, aunque no haya dinero para satisfacer los reclamos.

- Cuando esa uribista purasangre que es Alicia Arango, ministra de Trabajo, dice que una cosa es el Gobierno y otra el Centro Democrático, ¿qué interpretación le das a ese deslinde?

- Eso es para distraer incautos. Este es un Gobierno no del Centro Democrático, que es un espejismo, sino la continuidad del régimen que impuso Álvaro Uribe, en el que gobernó con esa entelequia que llamó “estado de opinión” que no era otra cosa que la imposición de la suya propia, algo parecido al rey de Francia cuando dijo: “El Estado soy yo”
- ¿Pero vos catalogás el Gobierno de Duque como un régimen de extrema derecha?

- Pues claro, hombre. Uno no puede ser elegido con las ideas totalitarias de un partido que sigue a pie juntillas los dictados de un líder de extrema derecha, y gobernar con ideas de centro. Eso es un imposible político, que no funciona ni aquí ni en ninguna parte. Bolsonaro en Brasil ofreció gobernar con sus ideas extremistas, y lo cumplirá. Trump hizo lo mismo en Estados Unidos, y ahí está su diestra mano acabando con ese ejemplo de democracia que fue su país. Y la lista sigue, Duterte incluido.

- Pero, ¿dónde ves tú la derecha de Duque?

- Viene la reforma tributaria, que ahora llaman Ley de Financiamiento, con IVA generalizado, que no será otra cosa que la recompensa al gran capital en desmedro de la clase media. Cadena perpetua a los violadores de menores, cuando los 60 años de cárcel hoy, es lo mismo. Persecución a la dosis mínima, que es fomentar la corrupción de la Policía. ‘Regularización’ de la protesta social. Uso del glifosato. Desmonte del acuerdo de paz con las Farc, al que yo veo muerto y sepultado.

- Si te pidiera decirme lo peor que ha hecho Duque en estos tres meses como inquilino del Casa de Nariño, ¿qué responderías?

- La condecoración a Ernesto Macías en el ridículo acto en Neiva, con la presencia del Presidente y de Álvaro Uribe, exaltando con la Cruz de Boyacá, máxima presea de la patria, a un personaje oscuro, que lo único que ha hecho es ser consecuente con su lealtad a “mi jefe de toda la vida”, como califica a Uribe. Pienso que todos aquellos a quienes se les ha impuesto la medalla, deberían retornarla por desvalorización.

- Creo que Duque ha realizado viajes importantes al exterior.

- En eso también muestra sus falencias. La ‘lobería’ en su visita al rey de España, dándole saludes del patrón, y hace poco al Papa, con esa comitiva familiar extensa, y el superlobo de Jorge Mario Eastman llamando ‘tocayo’ al Pontífice, es lo peor que se ha visto en la diplomacia criolla desde el carrielazo que Uribe le metió en el cuello a Juan Pablo II, que le valió puntos para la canonización.

- ¿Así de negra ves la cosa?

- Así de negra.

- Bueno Jorge, espero que la próxima estés menos pesimista.

- Ojalá.

VER COMENTARIOS




Powered by