poncho rentería

A turistiar, es primavera

No se alarmen, no voy a escribir que Petro y Duque viajan a 12 días de la cita electoral. Están fatigados los candidatos pero aún aguantan almuerzos, foros y debates. El perdedor dirá lo mismo que muchos derrotados en el mundo: “Me duele mucho para reír y estoy muy viejo para llorar”. Mi cuento es sencillo: los turistas millonarios dicen en sus charlas con ‘gin-tonic’, que la estación primaveral europea es mágica. Gran verdad, por eso hoy muchos burócratas andan por Europa regalándose su último paseo.

Tras ocho años de gobierno, un alto número de gerentes, secretarios, asesores y exsenadores andan en misión oficial por Madrid, Málaga, Barcelona, Torremolinos y Sevilla la del Guadalquivir. Se les acaba pronto el lujo de viajar con tiquetes de ‘primera clase’ y con viáticos jugosos. ‘Muy generosa la democracia viajera’. Ese turismo de sabor ‘new rich’ es por cuenta de ustedes, cumplidos paga-impuestos. Envidien a esos burócratas, ellos andan en Barcelona almorzando en la tasca Amaya de la rambla Capuchinos que tiene en su menú rojas gambas exóticas y filetes de oso polar inolvidables. Punto.

¿A qué viajan los políticos y burócratas a España? Es primavera, a tomar copas, a bailar flamenco. Viajan a ver cómo construyeron en España los túneles, los puentes, los aeropuertos, las autopistas y las centrales hidroeléctricas que no se revientan como aquí. Todos elogian esas obras. Lo infaltable, todos visitan en Madrid al cordial embajador Alberto Furmanski a que les presten un automóvil para ir hasta Toledo. Fallida petición, no lo presta. Mientras tanto, aquí unos periodistas críticos dicen que están “raspando los últimos tiquetes”. Punto.

Se me olvidaba, sigue la campaña y la encuesta CNC da victorioso a Iván Duque 55 a 35. No lo duden, ese anuncio lo disparó hacia arriba. Que las encuestas direccionan a la gente, allí una prueba. En muchos países no las permiten en la última quincena, empujan al primerísimo. Punto. Yo, que nada recibiré en contratos, asesorías o puesto-chanfaina del nuevo gobierno, paso de elogios o vainazos. ¿Quién ganará? No afanen, faltan once días. Punto.

Alístense para el fútbol-caviar de Moscú donde hoy miles pasean la Plaza Roja, la tumba de Lenin, la Avenida Gorki, el Kremlin, su fabuloso Metro. Años 80, allí viví tres temporadas de a 45 días porque agenciaba en Colombia libros socialistas. Moscú, ciudad legendaria, costosa y complicadísima. Con Mundial de Fútbol será una maravilla. Envidio a los que van. Aprendan ruso, es ‘faciliiiito’.

VER COMENTARIOS

Queremos que siga disfrutando de los mejores contenidos. Es muy fácil:

Regístrese aquí

¿Ya está registrado?





Powered by