política
¿Qué tan poderoso será realmente el voto de los cristianos en las elecciones?

¿Qué tan poderoso será realmente el voto de los cristianos en las elecciones?

Mito: "Persona o cosa a la que se le atribuyen cualidades o excelencias que no tiene" dice el Diccionario de la Real Academia Española.

Esa misma definición es la que algunos analistas le dan al poder político que desde hace más de un año se le endilga a la masa de fieles cristianos. Toda esa “narración maravillosa” empezó después de que el No ganara en el Plebiscito por la Paz en octubre del año pasado.

En ese momento se habló de una población de diez millones de cristianos e incluso se dijo que ellos fueron quienes, en su mayoría, desaprobaron el primer Acuerdo de Paz logrado entre el Gobierno y las Farc.

Pero ahora, catorce meses después, el pastor Édgar Castaños Díaz, admite que la cifra “está un poquito inflada”.

Sostiene que en realidad su comunidad está conformada por siete millones de personas, congregadas en unas seis mil iglesias en todo el país (solo 2500 están registradas ante el Ministerio del Interior).

Asegura que, pese a la existencia del Movimiento Independiente de Renovación Absoluta, Mira, no se identifican con ningún partido político. Eso sí, admite que “si nos organizamos y decidimos salir todos a votar, el peso en la balanza puede ser significativo” en la elección presidencial de 2018.

Sin embargo, aclara que, como en todo lo que esté relacionado con la política, los cristianos también tienen distintas vertientes. Y estas ya empezaron a buscar su cauce.

“Nos inclinaríamos hacia el candidato que tenga una plataforma que responda a las expectativas de la iglesia evangélica en Colombia, los valores que nosotros estamos manejando”, dice Castaños.

Aunque también sostiene que ya algunas de las figuras cristianas en el país están buscando alianzas: en gran parte de la Costa Atlántica estarían con el Centro Democrático; en Cartagena estarían con el exprocurador Alejandro Ordóñez, mientras que la excongresista y pastora de la iglesia Misión Carismática Internacional, Claudia Rodríguez de Castellanos, ya quedó inscrita como candidata al Senado por Cambio Radical.

Hasta hace un par de semanas hacía parte de Centro Democrático, pero al no encontrar una buena posición en las listas de esa colectividad, decidió apartarse.

Según el comunicado con el que dio a conocer la noticia, la razón de ‘aterrizar’ en Cambio Radical está relacionada con el trabajo que se tendrá que hacer en el próximo cuatrienio relacionado con la implementación del Acuerdo de Paz. Allí, en el partido del exvicepresidente Germán Vargas Lleras, será la segunda en la lista de candidatos al Senado. Además, tendrá copartidarios a la Cámara de Representantes por Bogotá, Santander, Huila y Cundinamarca.

Pero ella no es la única líder cristiana que quiere una curul en el Congreso de la República.

El pastor Castaños cuenta que hay una corriente que está tomando fuerza y es Colombia Justa Libres, de la que hacen parte John Milton Rodríguez (de Misión de las Naciones por la Paz) y quien está incluido en la lista al Senado de la República. También aparecen otros líderes cristianos.

¿Dónde están los votos?

Qué tan fuerte puede ser el poder cristiano en el país. Héctor Riveros, exministro del Interior y director del Instituto de Pensamiento Liberal, sostiene que los medios de comunicación se han encargado de sobredimensionar a los cristianos. “Evidentemente están creciendo, pero no tanto como se viene predicando”, asegura.

Además, según él, los cristianos no son tan ‘juiciosos’ a la hora de votar. “Es un mito que sean tantos para influir en una elección y también que le hagan caso al pastor en lo que les diga frente a temas que no sean netamente religiosos”.

También asegura que no está probado que esta comunidad haya sido determinante en el resultado del plebiscito y sostiene que hasta ahora en los conteos electorales (a través de Mira) no han superado los 500.000 votos.

Y sí. Si se tienen en cuenta las últimas elecciones legislativas de 2014, para Senado alcanzaron 326.943 votos, mientras que para la Cámara de Representantes obtuvieron 411.800 sufragios que le permitieron alcanzar una curul con la vallecaucana Guillermina Bravo, que les salvó la personería jurídica.

Riveros dice que la senadora Vivian Morales, que mueve a los fieles de su iglesia Casa Sobre la Roca, tampoco tiene el poder que ella se adjudica: “Dice que la respaldan dos millones de personas que fueron las que firmaron el referendo contra la adopción igualitaria, pero recordemos que su elección hace cuatro años fue por menos de 60.000 votos. No se pueden mezclar las cosas”.

Una apreciación similar tiene Alejandro Sánchez, docente de Ciencia Política de la Universidad Javeriana de Cali, quien explica que esta comunidad ha realizado varios intentos por construir partidos políticos como los que alcanzaron a tener en la década de los 90, pero que por las mismas razones de la crisis que enfrentan las actuales colectividades, no lograron consolidarse.

Vea además: "La Nación debe financiar las consultas populares", dice el Registrador Nacional

A eso se suma que, por cuenta de los cambios implementados a partir de la reforma política de 2003, que oxigenó los partidos tradicionales, los movimientos cristianos acabaron de morir.

Por eso, agrega, Claudia Castellanos tuvo que regresar a Cambio Radical, porque como ella lo indica, el Consejo Nacional Electoral no les ha dado respuesta para recuperar la personería jurídica del Partido Nacional Cristiano.

“Ellos no pueden competir solos. Ya intentaron en 23 departamentos con fracaso total. Mira es el único ejemplo de mostrar. Logra mantenerse a través del tiempo, pero con serias dificultades”, precisa Sánchez.

Sobre la verdadera influencia de los cristianos en el plebiscito, comenta que efectivamente los votos cristianos no se han contado hasta ahora.

Sin embargo, revela que Sergio Durán, Mariana Gutiérrez y Tatiana Niño, estudiantes de Ciencia Política de la Pontificia Universidad Javeriana, sede Bogotá, están adelantando un estudio que determinó que de las 16 ‘megaiglesias’ que hay en el país, 9 apoyaron el No, 2 el Sí y 4 no orientaron a sus fieles en la decisión.

Además, explica que la incidencia religiosa en el plebiscito no solo provenía de las iglesias cristianas evangélicas, sino que los fieles católicos y menonitas también se sumaron al No.

Entre tanto, Hermán Olano, director del Departamento de Historia y Estudios Socioculturales de la Universidad de La Sabana, dice que para los cristianos es más fácil sacar elegido un candidato al Congreso de la República o a otra corporación de elección popular que influir sobre un candidato presidencial.

Pero Jhon Milton Rodríguez, el pastor de Misión de las Naciones por la Paz, sostiene que las iglesias cristianas de Colombia mostraron el 10 de agosto de 2016 un hecho político sólido a través de las marchas contra las cartillas de ideología de género que se sacaron durante el ministerio de Ginna Parody, al igual que su mayoritaria participación en el triunfo del No en el plebiscito. “Estas movilizaciones fueron evidentes y medidas y no hay espacio para la exageración”, dice.

“Ahora, en procesos electorales —explica— la expresión plural de nuestra democracia y el respeto del ejercicio consciente de cada creyente no hace posible que todo el pueblo cristiano coincida en un solo partido y por lo tanto la práctica electoral no debe tener la expectativa de contar en una votación de un movimiento lo visto en las jornadas de las marchas y el plebiscito”.

Lo que sí anunció Rodríguez, candidato para las elecciones al Senado del Movimiento Colombia Justa Libres, es que “el pueblo cristiano participará más activamente en las instancias políticas para recuperar la institucionalidad y la dignidad de nuestro nación, principalmente los principios y valores familiares y velar por la atención integral de las víctimas del conflicto armado”.

Lo cierto es que las próximas elecciones legislativas pueden resultar un buen termómetro para medir la realidad del poder cristiano. Y para establecer si efectivamente este es un mito o si se ha convertido en una realidad.

Le puede interesar también: Piden mantener descuentos en la matrícula a estudiantes que voten

VER COMENTARIOS

Queremos que siga disfrutando de los mejores contenidos. Es muy fácil:

Regístrese aquí

¿Ya está registrado?

  Continúa Leyendo





Powered by