política
¿Qué tan viable es el 'Pacto por Colombia' que propone Duque?

¿Qué tan viable es el 'Pacto por Colombia' que propone Duque?

En su primer discurso como presidente, el pasado 7 de agosto, Iván Duque invitó a sus compatriotas a hacer un “gran pacto por Colombia”, un llamado a la unidad nacional. Una propuesta que ha sido calificada por muchos analistas como una señal de su ánimo conciliador, pero que en la práctica podría tener varias dificultades.

“Los invito a que todos construyamos un gran pacto por Colombia, a que construyamos país, a que construyamos futuro y a que por encima de las diferencias estén las cosas que nos unen”, manifestó el nuevo Mandatario en la Plaza de Bolívar de Bogotá.

Duque enmarcó su propuesta en un pacto por la legalidad, el emprendimiento, la justicia social, la equidad, la sostenibilidad ambiental, la ciencia y la tecnología.

Pero esta no era la primera vez que el hoy Jefe de Estado hacía referencia a este tema. Desde que ganó la consulta interpartidista para convertirse en el candidato a la Presidencia por el Centro Democrático habló en numerosas ocasiones sobre este propósito y había asegurado que si ganaba las elecciones, desde el primer día de su Gobierno pondría en marcha el ‘pacto por Colombia’, al que invitaría a sectores políticos, sociales y empresariales.

Lea también: '"No dejaremos de denunciar atropellos de cualquier dictadura": Duque a Venezuela'.

"Que por encima de las diferencias estén las cosas que nos unan, no se trata de unanimidad, se trata de llegar a acuerdos",
Iván Duque,
presidente de la República.

“Quiero lanzar desde el primer día un pacto por Colombia que se base en una agenda de país con las reformas fiscal, de salud, en educación, pensión y justicia”, sostuvo Duque en su momento.

Sin embargo, el abogado constitucionalista Juan Manuel Charry ve una dificultad para la materialización de la propuesta del Mandatario en el desacuerdo con la oposición.

“El punto es ver si la oposición, en particular la que lidera Gustavo Petro y la Farc, se acoge a ese pacto o no, lo que en el fondo podría ser difícil porque la oposición, según la veo, está muy radicalizada”, asegura.

Precisamente, Petro afirmó que el acuerdo es impositivo y no busca concertación con la ciudadanía, sino que “es para aceptar lo que él (Duque) dijo”.

Pero para el exsenador Alfredo Rangel la posición del excandidato presidencial y hoy senador no tiene ningún sustento.
“Me parece que es un prejuicio de Gustavo Petro, está seguramente sin mucha agenda y sin muchas propuestas para hacerle oposición a un gobierno que ni siquiera ha empezado”, indicó.

Temas esenciales

Para el constitucionalista Charry, un tema que debería ser esencial en este pacto es el económico.

“Cuando la economía genera incertidumbre e inseguridad, ahuyenta la inversión extranjera, a los empresarios, todo se daña porque baja el empleo, baja el ingreso, baja el consumo; entonces, si mantenemos una economía por una senda de largo plazo que sea sostenible, que sea relativamente vigorosa, el debate político puede darse en otros muchos temas sin afectar el desarrollo económico”, dice.

"El presidente Duque presentó su Pacto Nacional: nos invita a unirnos. Esa unión necesariamente presupone unos acuerdos básicos sobre la construcción de la paz. Claro que primero debe alejar a esos espíritus que merodean a su alrededor y que solo les interesa la polarización",
Sergio Fajardo,
excandidato presidencial.

Alfredo Rangel cree que lo esencial es identificar los temas trascendentales para el país, reuniendo los criterios de distintos partidos políticos, de sectores gremiales, de la sociedad civil y alrededor de esos temas, identificar cuáles serían los acuerdos.

“Obviamente, sin ningún tipo de imposición previa, sino buscando dónde podrían estar los consensos alrededor de esos temas fundamentales”, agrega.

Sin embargo, el profesor de Ciencias Políticas de la Universidad del Valle Héctor Alonso Moreno considera que el presidente Duque no ha sido claro aún sobre el pacto que propone.

“Solo ha hecho retórica sobre la necesidad de un pacto que nadie sabe sobre qué ejes se va a desarrollar. Hay que esperar porque no veo para dónde se puede orientar ese pacto, ni los actores políticos que intervendrían”, argumenta.

En esto coincide el politólogo Fernando Giraldo, quien dice que el nuevo Presidente no ha sido claro en cuáles serían los ejes centrales de ese eventual pacto y cuáles los actores fundamentales.

Lea también: '"En el Catatumbo trabajaremos para garantizar la seguridad": Iván Duque'.

“Hay que concretarlo, suena muy genérico, entonces hace pensar que están en ese pacto los casi 50 millones de colombianos, pero ocurre que todos estos millones de colombianos no se pueden reunir en una plaza pública para discutirlo. Eso se hace a través de unas representaciones, que pueden ser la academia, los gremios económicos, los medios de comunicación, las iglesias, los partidos, organizaciones sociales... hay un etcétera largo”.

Añade que se corre el riesgo de que la referencia siga siendo tan general que vaya perdiendo fuerza y nadie le crea. Así que le corresponde al nuevo Presidente pasar de la palabra a los hechos “dar un paso adelante y completar la propuesta”.

Para el analista, un pacto es “un alto en el camino en la sociedad”, un “vuelve y juega” para que haya un cambio sustancial en una sociedad.

“Un pacto es una cosa que ocurre cada 30 o 40 años, pero si se quiere hacer, tiene que ser por algo fundamental, de tal magnitud que requiere de un acuerdo de toda la sociedad porque los mecanismos institucionales que tenemos no son suficientes para resolverlo, sino que se requiere de un acto común donde toda la sociedad directa o indirectamente se vea involucrada en el pacto”.

De hecho, entre los antecedentes más próximos de acuerdos de gran magnitud en Colombia está el del Frente Nacional, en 1958, pacto político entre liberales y conservadores que permitió la alternancia de poder y finalizó la guerra de esos tiempos.

El otro gran acuerdo fue la Asamblea Constituyente de 1991, mecanismo a través del cual los colombianos aceptaron crear una nueva Constitución.

Ambos casos fueron precedidos de nuevos problemas para el país, pero configuraron logros que resolvieron asuntos primordiales en su momento.

El constitucionalista Charry cree que “si las fuerzas políticas dejan de pelear y dejan de obstruirse unas a otras, el país puede desarrollarse mucho más rápido”, a través del pacto sugerido por el nuevo Mandatario de los colombianos.

VER COMENTARIOS

Queremos que siga disfrutando de los mejores contenidos. Es muy fácil:

Regístrese aquí

¿Ya está registrado?





Powered by