salud
10 consejos para reducir el riesgo de desarrollar cáncer
Otra de las recomendaciones que debe tener en cuenta es proteger su piel contra el cáncer. No tome mucho el sol y no deje que los niños estén mucho tiempo expuestos a él. Use siempre protección solar y evite las lámparas y cámaras bronceadoras.

10 consejos para reducir el riesgo de desarrollar cáncer

El cáncer puede presentarse en cualquier parte del cuerpo, como en los pulmones, el colon, la piel, el estómago, en la sangre, la próstata en el caso de los hombres y en los senos y ovarios en las mujeres.
Esta enfermedad surge cuando se desarrollan células anormales que se dividen, crecen y se expanden sin control, afectando la función adecuada del organismo.

Por ello, el Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer realizó un reciente estudio denominado ‘Dieta, nutrición, actividad física y cáncer: una perspectiva global’, donde se practicaron una serie de análisis en 51 millones de personas y en varios tipos de cáncer, a cargo de expertos de la salud de todo el mundo. Esto con el objetivo de determinar que los cambios de hábitos de vida son fundamentales para reducir el riesgo de desarrollar
cáncer.

Dentro de esta investigación se plantearon 10 pasos para disminuir las probabilidades de adquirir esta enfermedad, para que usted tome nota y tenga en cuenta cuáles son los alimentos que se deben consumir, qué bebidas son apropiadas y por qué es vital la práctica de actividad física. Todo, explicado por profesionales:

1. Mantenga un peso saludable

Se ha comprobado que la obesidad está relacionada con múltiples cánceres como el de páncreas, hígado, mama o de esófago. Porque la obesidad produce un estado de inflamación crónica en el cuerpo, que activa las citoquinas, que son las proteínas que regulan la función de las células y estas hacen que las células tumorales crezcan. Por esta razón es importante mantener un peso ideal que se complemente con una buena alimentación.


“La recomendación es que se trate de mantener un índice de masa corporal que es entre 18.5 y 24.9 kg/m2. El índice de masa corporal es el resultado de dividir el peso (expresado en kilos) por la talla (expresada en metros, elevada al cuadrado). Por ejemplo, una persona que mide 1,85 y pesa 60 kilos, el resultado con esa fórmula arroja un 17,53 de índice de masa corporal, es decir, su peso es considerado normal. Pero si mide 1,75 y pesa 77 kilos, le da 25,1 de índice de masa corporal, es decir, que tiene sobrepeso, según los criterios que estipula la OMS. Esta fórmula se puede buscar en diferentes páginas de internet, para ayudar al paciente a calcular ese valor”, explicó el médico César Guevara, docente de la U. Icesi.

2. Haga ejercicio con regularidad

“Se ha comprobado que la realización de actividad física no solo ayuda a prevenir el riesgo de aparición de algún tipo de cáncer, sino que también mejora la calidad de vida de aquellas personas que lo han sufrido. Por lo general, se recomienda una sesión de ejercicio que puede ser de 30 minutos, al menos tres veces por semana o cinco veces, que es lo ideal. También incluir un periodo de calistenia, que es un sistema de entrenamiento donde solo se requiere el propio peso corporal, como son las flexiones o los abdominales levantando las piernas, junto con una mezcla de ejercicios aeróbicos, caminar, trotar o nadar, además de practicar ejercicios de fortalecimiento y estiramiento”, resaltó el doctor César Augusto Guevara.

3. Incluya más verduras y frutas en su alimentación

Laura Jaramillo Otoya, especialista en medicina familiar y docente de la Universidad del Valle, recomienda consumir cinco porciones entre verduras y frutas al día y que sean de diferentes clases.

“En general, estos ayudan a evitar el riesgo de cáncer de esofágo y pulmón. Por ejemplo, los vegetales que no tienen almidón como lo son las remolachas, los nabos, las zanahorias, la espinaca y la lechuga tienen evidencia favorable para la disminución de riesgo de cáncer de boca, faringe y mama. En cuanto a los granos, aconsejo que se deben consumir enteros y que no sean refinados y estos ayudan a disminuir el riesgo de desarrollar cáncer colorrectal”, dijo la especialista.

4. Modere el consumo de carnes rojas

“Lo que se recomienda en cuanto al consumo de estas carnes que son la de vaca, cerdo y cordero, es que se ingiera máximo tres porciones por semana. No se debe suspender del todo la carne porque es muy buena fuente de proteína, hierro, de zinc y vitamina B12 que son necesarias para los diferentes procesos del cuerpo”, resaltó la médico Laura Jaramillo.

5. Es mejor evitar las comidas rápidas

La especialista en medicina familiar también aconsejó que “es mejor evitar al máximo los alimentos industrializados o comidas procesadas como los jamones, el salami, las tocinetas, las salchichas, entre otras, porque estos pueden aumentar la posibilidad de desarrollar cáncer de nasofaringe, esófago, pulmón o estómago”, señaló Laura Jaramillo Otoya.

6. Evite consumir zumos de frutas

Juan Manuel Herrera, hemato-oncólogo del Centro Médico Imbanaco, explicó que se deben evitar alimentos que lleven a la obesidad como el consumo de distintos azúcares.

“Lo saludable es que se consuma la fibra de la fruta que proviene directamente de la rama y no el zumo, donde lo que se bebe es el concentrado del azúcar de las mismas, o sea, la fructosa”, manifestó.

7. Cuidado con los suplementos dietéticos

El doctor Herrera también sugiere que tener una alimentación balanceada es suficiente para dar los nutrientes necesarios, por lo que es mejor evitar los suplementos dietéticos.

“El consumo indiscriminado de suplementos automedicados es innecesario, cuando se tiene acceso alimentos sanos. En ocasiones, por ejemplo, la toma excesiva puede producir otras enfermedades, como la hipervitaminosis por abundancia de vitamina A, que genera un cuadro neurológico llamado seudotumor cerebral, que es una hipertensión endocraneal, o sea, que aumenta la presión y el abuso del hierro puede llevar a una falla cardíaca, diabetes
o daño en el hígado”, precisó.

8. Modere el consumo de bebidas alcohólicas

“El consumo de alcohol conlleva en forma crónica a daños cirróticos en el hígado, lo que favorece la aparición de cáncer en este órgano. Su consumo debe hacerse con moderación”, expresó el hemato-oncólogo

9. Para las madres: la lactancia es beneficiosa

“Dar pecho al bebé, además de ser beneficioso para el niño, reduce en las madres el riesgo de desarrollar cáncer de mama y según estudios, también evita que desarrolle otros tumores en los ovarios”, explicó el Dr. Herrera.

10. Siga las recomendaciones incluso, si ha sido diagnosticado

Juan Manuel Herrera también señaló que “una persona que ha tenido un cáncer tiene mayores posibilidades de volverlo a desarrollar. Por esta razón, debe continuar con las medidas de alimentación y otras, para prevenir su aparición. Con estas medidas solo podemos intentar prevenir la tercera parte de los cánceres, esto significa que las dos terceras partes aparecen por azar”, precisó el profesional.

Otras recomendaciones

Laura Jaramillo Otoya, especialista en medicina familiar y docente de la Universidad del Valle, explicó que también es importante tener en cuenta la tranquilidad emocional para evitar el desarrollo de algún tipo de cáncer.

“El estrés y algunos eventos psicológicos como asuntos emocionales no resueltos, producen una liberación de sustancias de manera crónica que hace que las células del cuerpo comiencen a reproducirse de manera descontrolada. Por eso es importante hacer una especie de psicoterapia, que el paciente pueda tener mayor conexión espiritual o que haga algún tipo de actividad que lo libere de ese estrés”, resaltó.

Otra recomendación que hace la profesional es dormir bien, de 6 a 8 horas al día. Ya que tener un sueño adecuado es reparador y ayuda a que el paciente no esté expuesto a niveles de ansiedad y se alimente en exceso.

“Un buen sueño está relacionado con una mejor alimentación y hace que los niveles de neurotransmisores en el cerebro se produzcan adecuadamente. Para que no haya depresión, ansiedad o no se desarrollen otros procesos que alteren la parte hormonal y produzcan obesidad u otras enfermedades que predispongan al cáncer”, precisó Jaramillo.

Y por último aconsejó que “hay que evitar el cigarrillo que está directamente relacionado con el cáncer de boca, pulmón, vejiga, riñón y colon. También las sustancias psicoactivas, porque estas hacen que el paciente entre en un estado de inmunosupresión, de baja de defensas y hace que las células cancerígenas se desarrollen fácilmente”, concluyó la especialista en medicina familiar.

La obesidad y el cáncer

Según la Organización Mundial de la Salud, OMS, el sobrepeso y la obesidad se relacionan con la aparición de tumores digestivos, como el cardias gástrico (zona de unión del esófago y estómago), de hígado, vesícula y páncreas.


A causa de esta enfermedad, cada año fallecen 2,8 millones de personas, así lo afirmó la OMS.

Por otro lado, el Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer divulgó en su reciente informe que la obesidad aumenta la posibilidad de desarrollar doce tipos de cáncer, como los de ovario, próstata, estómago, boca y garganta, intestino, mama, vesícula biliar, riñón, esófago, páncreas y útero. También, reveló que las muertes por obesidad, en los próximos 20 años superarán a las causadas por tabaquismo y además, se prevé que los casos por cáncer aumentarán un 58 % en el año 2035.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS




Powered by