tecnología
1/1
Así funciona la aplicación caleña para llevar poesía en su celular

Así funciona la aplicación caleña para llevar poesía en su celular

¿Es posible enamorar a alguien desde redes sociales con el talante de quien conoce de versos y estrofas?

Es posible que la respuesta la tenga Poesía Digital, una aplicación móvil que dispone de 146 mensajes poéticos, cada uno de máximo 25 palabras llenas de romance.

La historia de Poesía Digital, disponible solo para Android, empezó en 2008, año en el que ni siquiera existía Whatsapp.

Mango Biche Ediciones realizaba un taller editorial en la Biblioteca Departamental, en el que llamaba la atención un miembro que se le hacía imposible escribir en papel: el celular era el único medio posible. Dada la curiosidad que levantaba esta manía, el taller decidió publicar el libro ‘Mensajes de texto’, el cual pasaría a ser una aplicación móvil lanzada en octubre del 2017.

Con la obra de 19 autores de Colombia, Ecuador y México, Poesía Digital ha conseguido 2.000 lectores, la mayoría millennials que buscan vincularse una literatura adaptada a plataformas diferentes del papel.

Además, recibe el apoyo de la Convocatoria Estímulos 2017 de la Secretaría de Cultura de Cali.

El País conversó con Alexander Muñoz, uno de los precursores de Poesía Digital y fundadores de Mango Biche Ediciones.

Es curioso escuchar que una editorial tenga ese nombre...

Uno podría decir que el mango es el corazón del Valle del Cauca y biche, porque nosotros solo publicamos autores nuevos. De ahí Mango Biche Ediciones, que vio la luz en 2005.


¿Por qué todos los mensajes de Poesía Digital tienen como protagonista al amor?

Porque el amor el asunto que mueve al mundo, incluso más que las tendencias destructivas y de muerte. Hasta sufrir la pena porque tu pareja te dejó está enmarcado en el amor. Es algo que está presente en cualquier contexto.

Alexander

Alexander Muñoz, uno de los fundadores de Mango Biche Ediciones, la firma detrás de Poesía Digital.

Otro aspecto interesante es el uso de emojis en algunos poemas. ¿De qué manera surgió esta idea?

Porque el lenguaje se está transformando. Nosotros podemos dárnolas de poetas todo lo que quieras, pero no podemos negar que la lengua está pasando de la palabra escrita a la imagen. Eso es lo bueno del emoji, pues uno solo de ellos es suficiente para reafirmar el mensaje o sintetizar mucho de lo que se dice.

¿Acaso son esas transformaciones las que la literatura debe asumir para sobrevivir en el tiempo?

Exacto. La única forma es que se transforme, que se adapte a estos cambios. Se llama literatura fragmentaria. Por ejemplo, Zygmunt Bauman habla de la sociedad líquida, una consistencia fluida que se adapta los cambios y transformaciones: eso mismo debe pasar con la literatura. Y ya en el caso de Poesía Digital, digamos que es nada más que un destello en esa inmensa oscuridad.

Ustedes esperan lograr 10.000 lectores un año después de lanzar la aplicación. ¿Cómo va la consecución de ese objetivo?

Por el momento, realizamos actividades presenciales en Ciudad de México, Quito, la frontera colombo-ecuatoriana, Bogotá y Cali. Los principales asistentes son jóvenes, de quienes recibimos comentarios positivos y negativos, los cuales nos sirven para actualizaciones futuras.

¿Cuáles son esos comentarios negativos hasta ahora?

Hay dos que destacan entre todos. El primero es que para cierta persona los textos eran uni-emocionales. Y el segundo es un joven que nos llamó narcisistas, dado que no le encontraba ninguna utilidad a la herramienta más allá de lo poético. Esto último nos pareció absurdo, pues nunca se le buscó otra utilidad diferente de lo eminemente lírico.

¿Qué tipo de actualizaciones tendrá Poesía Digital?

Vamos a incluir ítems más interactivos y ampliaremos los recursos para el usuario, es decir, incluiremos 10 poetas universales, una lista que aún está en etapa de estudio. Infortunadamente, no introduciremos poetas noveles en lo que resta de este año, pues esa parte ya está fijada.

¿Cómo definir al poeta actual?

Diez siglos atrás, el poeta era un ícono de la sociedad, bien sea de escarnio, de lo sublime o lo detestable. Y en el anterior, encontrábamos escritores que eran santos o demonios, pero totalmente definibles. Pero todo cambió desde la llegada del Internet en los años 90, por que ya no había unos pocos poseedores de la verdad sino muchos que podían ser tomados como ejemplo. Por lo tanto, podría decir que el poeta es aquel que no tiene que ser bello, sabe jugar con marketing digital, conoce de redes sociales y se hace conocido sin publicar un maldito libro, pues le es suficiente con escribir en Facebook. Y la poesía es una alquimia entre amores y odios, sin límite de manifestaciones.

VER COMENTARIOS

Queremos que siga disfrutando de los mejores contenidos. Es muy fácil:

Regístrese aquí

¿Ya está registrado?





Powered by