zona diamante
1/1
Caleños vuelven a enamorarse del centro, estas son las claves de su reactivación

Caleños vuelven a enamorarse del centro, estas son las claves de su reactivación

“El centro de Cali es un caos: hay mucho desorden, mucho vendedor ambulante que tapa los andenes, no hay por donde caminar, hay mucha basura, mucho indigente, usted puede ver en el parque (Plaza de Cayzedo) y hay demasiado mendigo, demasiada prostitución...”.

Así es como describe Fernando la situación actual de esta emblemática zona de Cali, por donde transita a diario en su bicicleta mientras se dirige a trabajar.

“Lo que hace falta es cultura ciudadana, algo que antes se tenía, pero desafortunadamente se ha ido perdiendo y ya nadie cuida nada”, añade el señor.

Basta con caminar la Calle 14 desde la Carrera 5 hasta la 9, cuatro cuadras donde impera el desorden, que dan testimonio de lo que dice Fernando; a lado y lado los andenes están invadidos con ventas ambulantes, y además del andén los puestos informales y los vehículos mal estacionados - principalmente motos - ocupan medio carril de la vía, lo que dificulta el tráfico por esa angosta calle.

En contraste con los aspectos negativos que menciona Fernando cuando le preguntan por la situación actual del Centro, Nathalie Rueda, gerente del grupo G50, que lidera la restauración del Hotel Aristi, empieza por destacar la cara positiva del sector:

“Yo siento que el centro de Cali ha crecido y aparte de eso ha evolucionado mucho gracias a las inversiones que los comerciantes han hecho. Los comerciantes, en su mayoría antiqueños, que llegaron hace unos 30 o 40 años empezaron a ver en el Centro como un polo de desarrollo; en los últimos diez años ha habido una renovación urbana en diferentes partes, con la construcción de unos centros comerciales, que han logrado una transformación y embellecimiento”, dice Rueda.

Según la mujer, esa evolución se puede notar en el incremento de visitantes que ha tenido el Centro en los últimos años: “la gente no quiere entrar al Centro en su carro por el tema de movilidad y parqueaderos, que es algo tormentoso, pero dejan el carro en su casa y se vienen en el MÍO o en taxi, pero están viniendo a visitar más el Centro, de hecho entre el 18 y el 24 de diciembre pasado, la Calle 14 y la Carrera 8, que son dos vías arterias, se llenaron totalmente y se convirtieron prácticamente en peatonales”.

El Gremio de Comerciantes del Centro, Grecocentro, asegura que hoy se cuenta con 60 centros comerciales entre pequeños, medianos y grandes, ubicados entre las calles 8 y 15 y entre carreras 4 y 10, que son las más activas comercialmente. En promedio hay 250 locales por cada centro comercial, y entre 8000 y 12.000 trabajadores. En el sector informal, se calculan 5000.

Comerciantes son optimistas con el futuro desarrollo que tendrá esta zona de Cali. Reclamos por invasión de espacio público y otros problemas.

Daniela Cerón / Videógrafo

“En temporada decembrina, por ejemplo en la semana pico del 24 y 31 sabemos que tuvimos entre 8000 y 9000 visitantes, sobre todo en las calles 13 y 14. En fines de semana normales tenemos entre 3000 y 4000 visitantes, sobre todo viernes y sábado, que es más fuerte el comercio”, dice Juan David Ochoa, coordinador de comunicaciones de Grecocentro.
Para el gremio, el “Centro muestra un futuro más organizado” y hay factores como la renovación urbana que están incidiendo en su reactivación.

“El Bulevar (del río) como zona rosa del Centro ha traído mucho visitante que quiere consumir y comprar, eso ha dado mucho valor. Lo segundo, es que el proyecto Ciudad Paraíso, que estará en un futuro próximo, ya está trayendo las mejores marcas, están empezando a gestionar los alquileres de locales, entonces es algo que está potencializando la visión no solo del que quiere invertir en el centro sino del cliente y personas que hacen uso de los servicios”, expresa Ochoa.

Sin embargo, los comerciantes no desconocen que temas como la seguridad, la movilidad y el espacio público son algunos retos que debe asumir esta zona para seguir siendo un polo de desarrollo:

“El factor urgente a mejorar siempre es el espacio público, que es el dilema para los comerciantes y empresarios formales que tienes sus locales, en los que pagan impuestos, pero se ven obstruidos permanentemente por vendedores ambulantes que le tapan el ingreso”, añade el vocero de Grecocentro.

Espacio público
Centro de Cali

Pese a que las autoridades realizan operativos de control de espacio público y recuperan puntos como este, sobre la Calle 14, otros espacios son ocupados.

Oswaldo Páez / El País

Según Planeación Municipal, el centro de Cali cuenta con 90.635,8 metros cuadrados de espacio público. Aún no hay un cálculo exacto de cuánto está invadido, pero hasta noviembre del 2018, según la caracterización que adelanta la Alcaldía de Cali en el marco de la Política pública de regulación de ventas en el espacio público, eran 2700 vendedores.

“Se va a hacer una revisión de nuevo, dado que mucha gente llegó a trabajar a finales del año y se quedó en el Centro. Esa caracterización no otorga ningún derecho sino que es una herramienta que se va a utilizar para el diseño de políticas”, explica Dario Daza, subsecretario de Inspección, Vigilancia y Control, de la Secretaría de Seguridad y Justicia de Cali.

En efecto, Jimmy Núñez, presidente del sindicato de trabajadores informales, Sintraviecali, afirma que pasada la temporada decembrina el Centro sigue “lleno de vendedores” y unos 600 son foráneos. “Estamos esperando que termine la caracterización, para que comience la implementación de todos los proyectos para organizar el espacio público y regular sitios como los semáforos y las esquinas donde está acumulado mucho vendedor que no deja circular el flujo vehicular y peatonal”, asegura Núñez.

Reclamos por seguridad

Debido al proceso de renovación urbana que se adelanta en El Calvario, las personas en condición de vulnerabilidad que habitaban ese sector se han desplazado a otras zonas del Centro más activas comercialmente “y usted sabe que con ellos viene la venta de alucinógenos y uno que otro raponeo”, afirma un comerciante de la Carrera 9.

Al respecto, el teniente Numar Gutiérrez, comandante de la estación de Policía Fray Damian, reconoce que el hurto a personas es lo que más afecta en materia de seguridad al centro de Cali. Frente a esto, el oficial señala que han implementado redes de apoyo ciudadano, con el fin de que la respuesta de la autoridad sea más oportuna.

Para atender la zona cuentan con tres patrullas y siete puntos de observación que se activan en los días pico, como la temporada decembrina.

Movilidad, otro factor complejo

La invasión del espacio público, además de dificultar el tránsito peatonal, se convierte en un factor que genera caos en la movilidad. “Contamos con 15 agentes para la zona Centro y patrullas que van acompañadas de grúas, entonces ellos hacen el primer llamado de atención y si la persona no sale inmovilizan el vehículo y lo trasladan a los patios”, explica William Suky, coordinador del cuerpo de agentes de tránsito de Cali.

El agente señala que la Carrera 8 desde la 15 hasta la 10 y la Calle 14 desde la Carrera 5 hasta la 9 son dos corredores complejos porque la ocupación del espacio público deja medio carril para el tránsito vehicular. “Estamos articulados con Policía y Secretaría de Seguridad para que los controles sean más efectivos”, añade Suky.

Ciudad Paraíso

’Ciudad Paraíso’ es uno de los proyectos a través de los cuales está resurgiendo el centro de Cali. Este año iniciará la ampliación de la Carrera 12 y la Calle 13, la construcción de apartamentos en el barrio San Pascual; y la ejecución de la estación central del MÍO y del centro comercial Paraíso.

Planeación Municipal indicó que desde la Unidad de Planificación Urbana 6 - Centro, que se encuentra actualmente en discusión en el Concejo, se proyectan diversas intervenciones para mejorar el espacio público del Centro de Cali.

VER COMENTARIOS




Powered by