zona diamante
El alarmante incremento de delitos contra menores de edad en internet
El 49% de niños acude a sus padres para pedir ayuda frente amenazas en línea.

El alarmante incremento de delitos contra menores de edad en internet

En un 30 % han aumentado en los últimos seis años en Colombia las denuncias por casos de pornografía y utilización de medios electrónicos para llevar a cabo vulneraciones de tipo sexual contra menores de edad.

Así lo dio a conocer a El País Mario Gómez Jiménez, fiscal Delegado para la Violencia contra Niños y Niñas, de la Fiscalía General de la Nación.

De acuerdo con el funcionario, en los últimos seis años (2013-2018) se han investigado en el país 4825 eventos delictivos por pornografía con menores de edad. “Este es el más grande de todos los delitos que se cometen contra niños y niñas en medios electrónicos”.


Agrega Gómez Jiménez que las denuncias por el delito de utilización de medios de comunicación para actividades sexuales también ha venido creciendo con el paso del tiempo. Aquí se enmarca un tipo de acoso cibernético como el llamado ‘grooming’ (cuando los adultos se hacen pasar por niños y niñas para ganarse la confianza de los menores y luego acosarlos, extorsionarlos y explotarlos sexualmente).

“Este delito, el de la utilización y facilitación de medios de comunicación para ofrecer actividades sexuales tiene 1542 investigaciones en los últimos seis años”, comenta el fiscal delegado.

El nivel de denuncias por estos delitos ha crecido, insiste el funcionario. Solo por dar un ejemplo, dice el fiscal, en 2013 se adelantaron 86 investigaciones por el uso de medios de comunicación para vulnerar la integridad sexual de los niños y en el 2018 subió a 403. Mientras que por delitos de pornografía se investigaron 239 casos en 2013 y en 2018 fueron 1272.

Gómez Jiménez comenta que el rango de población más afectada por estos dos delitos de gran impacto en Colombia son los menores entre los 5 y los 14 años edad. Más del 80 % de las víctimas son niñas.

Casos en Cali y el Valle

De acuerdo con cifras del programa Te Protejo, de la Red Papaz, Valle ocupa el cuarto puesto en reporte de delitos cibernéticos contra menores de edad en modalidades como ciberacoso, abuso sexual, intimidación escolar, entre otros.

En la Fiscalía General de la Nación seccional Valle hay registradas 26 denuncias por pornografía con menores de edad en los años 2017 y 2018; mientras que en el mismo periodo, hay 16 denuncias por el delito de utilización y facilitación de medios de comunicación para ofrecer actividades sexuales en menores de edad.

Ante las estadísticas preocupantes de la Fiscalía y de otras organizaciones como Microsoft, que en su investigación Digital Civility Index de 2019 reveló que el 72 % de los menores de edad a nivel global recibió contenidos sexuales por internet y 60 % fue contactado por un extraño, también hay cifras alentadoras.

Según este mismo estudio de Microsoft casi la mitad de los menores de edad colombianos ( 49 % ) solicita ayuda a sus padres ante riesgos en línea. Hubo un aumento del 10 % frente a las cifras del año 2018.

Así lo hizo una niña de 14 años, caleña, víctima de ‘grooming’, quien se presentó a la Fiscalía en compañía de su padre, como lo recuerda un ingeniero informático adscrito al Grupo de Delitos Informáticos del CTI de dicha entidad.

“La niña manifiesta que una persona, a través de la red, se hizo pasar como un menor de edad, se hicieron amigos y con el correr del tiempo le pidió que le mostrara sus partes íntimas. Ella accedió a mostrarle parte de su intimidad pensando que se trataba de una niña también. Tiempo después el hombre se revela y le dice que es mayor de edad, que si no le sigue enviando imágenes, le va a mandar la foto que tiene de ella a sus contactos. La niña, agobiada, le cuenta al papá lo ocurrido y acuden a instaurar la denuncia”.

Con la investigación se determinó que el delincuente era un hombre de 45 años, familiar de una de las amigas de la niña.

Según un reciente estudio de TigoUne y la Universidad Eafit, el 30 % de los niños y adolescentes colombianos admite haber conocido un extraño por internet; el 17 % asegura que conoció personalmente a contactos hechos por internet y el 99, 8% no le cuenta a ninguna persona - ni siquiera a un amigo- que van tener un encuentro con alguien que conocieron a través de la web.

La experta en seguridad informática Nazly Borrero manifiesta que los menores de edad en muchas ocasiones no tienen conciencia de su comportamiento en internet, por lo que están más expuestos a sufrir de acoso o robo de información.

“Ahora hay niños que desde los 7 años tienen redes sociales con más de 200 amigos. ¿Quiénes les aseguran que esos perfiles no son falsos y el que está detrás de ellos no es un pedófilo o pederasta?”, comenta la especialista.

Por situaciones como estas y el accionar de los pedófilos en las redes se presentan casos aberrantes de abuso sexual contra menores, como los que han sucedido en Cali.

El ingeniero informático del CTI evoca la denuncia de “una fuente no formal” que contó que un enfermero que trabajaba en un hospital de Cali era un pedófilo que tocaba a los niños y que pedía, a través de internet, que le enviaran videos de menores masturbándose. La fuente aportó un video donde se observa al hombre teniendo una relación sexual con una menor de edad.

La investigación arrojó que la menor era una niña muy pobre, de 8 años, a la que encontró en una tienda y le prometió dinero para que comprara pan. La montó en un carro e hizo que le practicara sexo oral. El hombre grabó el video y lo compartió.

“No estoy hablando de un delito informático, sino de un delito sexual en contra de una menor, pero que se está cometiendo a través de un medio informático”, aclara el investigador.

El 80 % de los agresores en casos de abuso sexual son conocidos del menor o de su familia, familiares o vecinos.

Cortesía para El País

Acciones de las autoridades

Muchos delitos cibernéticos son muy complejos de resolver, asegura el fiscal Mario Gómez Jiménez, porque los delincuentes buscan tercerizar las señales de sus computadores de tal manera que no sean fáciles de ubicar.

Sin embargo, los laboratorios de las autoridades están mejorando en materia tecnológica para detectar a los responsables de estos delitos.
En Colombia, los investigadores cuentan con el apoyo de organismos internacionales como la Interpol, Europol, la agencia ICE de Estados Unidos, ya que hay casos provenientes del exterior, pero en los que están vinculados criminales colombianos.

Recientemente el gobierno de EE.UU. alertó a las autoridades colombianas sobre un equipo de cómputo desde el cual se descargaban constantemente contenidos sexuales con menores de edad. Al ser ubicado este en Cali, la investigación condujo como responsable a un estudiante de medicina, pero indagando más a fondo se concluyó que quien asediaba a niñas y subía videos teniendo relaciones sexuales con ellas era un tío del universitario.

Modalidad

Ciberacoso: es la forma en que una persona a través de internet o redes sociales acosa de manera sexual a un menor de edad.

Ciberbullying: es la agresión contra una persona a través de imágenes, videos y publicaciones ofensivas en redes sociales o en sitios web.
Contenido inapropiado: acceder a contenido de tipo sexual, violento, drogas y armas, que no son aptos para su edad.

Revelación de información: el menor revela datos personales de forma consciente o inconsciente ya sea en videojuegos o en redes sociales.

Sexting: cuando se envían fotografías, audios o videos de carácter sexual a través de los medios virtuales.

Delincuentes pueden pagar de 14 a 20 años de cárcel por algunos de estos delitos.

Cualquier oficina de la Fiscalía Nacional  está habilitada para recibir todo tipo de denuncias relacionadas con abusos sexuales contra niños y niñas, de la misma forma que el canal virtual A Denunciar, de la Fiscalía. 


Además están las Unidades de Reacción Inmediata (URI) y todas las sedes de la Policía y del ICBF.

Ciberacoso, información para prevenirlo
Ciberacoso, información para prevenirlo
Ciberacoso, información para prevenirlo
Acosada sexualmente varios años por un profesor

Hoy tiene 19 años y aún no supera la experiencia vivida por más de 4 años, cuando fue acosada sexualmente por uno de sus profesores de la banda marcial del colegio. Durante su relato para El País a Ana* se le quiebra la voz, solloza, llora e incluso, detiene su narración y toma un respiro para sacar fuerzas y continuar.


Es una joven alta, hermosa, de bonita figura y buenos modales. “A los 10, 11 años”, no recuerda con exactitud, comenzó su pesadilla. El músico de vientos que ayudaba al instructor de la banda le pidió el pin de su blackberry, “no le vi nada de malo, era uno de los profesores”. Él empezó comentándole lo bonita que se veía en las fotos que subía con el uniforme de la banda; a ofrecerse para darle clases en su casa; a pedirle que le enviara otro tipo de imágenes: ella le decía que no.

En uno de esos viajes de presentación de la banda en la que los menores deben compartir un mismo baño, aún no sabe si fue él u otra persona quien le tomó una foto que vulneraba su intimidad. Con esa imagen el profesor empezó a chantajearla, que si no accedía a enviarle más fotografías le mandaba a su mamá y a sus amigos la que él tenía. Aunque sintió mucho miedo, no le prestó atención, pero él siguió asediándola. En otra ocasión, le describió toda su rutina: “sé que la ruta del colegio te recoge a las 4:30 a.m. en toda la esquina, te deja a las 3:00 o 3: 15 p.m”... su temor creció. “¿Por qué ese muchacho sabe tantas cosas sobre mí”, se preguntaba.

Hasta que un día llegó al conjunto residencial donde ella vivía y desde la planta baja le decía: ábrame la puerta o la abro yo. Ella, desde su apartamento, ubicado en el tercer piso, le contestaba: no le voy a abrir. Cuando de pronto, tocan a la puerta. Ella, que estaba sola, abre, “pensando que era algún vecino”. Pero no, era el músico, quien la obligó a dejarse tomar fotos y a tocarla. Con esas imágenes en su poder la obligaba aún más a dejarse manosear más de él.

Durante 3, 4, 5 meses, dejaba de acosarla, “yo daba gracias a Dios: por fin paró, pero no, siempre volvía”. Para motivar a una de las compañeras de Ana* a que se dejara hacer lo mismo, le envió al celular unas fotografías de la joven, editadas. Su amiga la reconoció y le dijo: “me enviaron esta foto. Yo entré en shock, me puse a llorar, no quería contar y al ver cómo me puse llamaron a la rectora, a la psicóloga, a mi mamá”.

Por fortuna, fue escuchada y comprendida sin reproches por su mamá y las profesionales del colegio, donde pudieron evidenciar que ella no era la única víctima de este profesor, sino otras 4 niñas del mismo plantel y de unas decenas más que pertenecían a bandas marciales de otros colegios y de barrios donde el músico también colaboraba como profesor de vientos. Elegía a las más bonitas.

El músico hoy está en la cárcel. Le espera una sentencia de 20 años por pornografía y actos sexuales abusivos con menor de 18 años, con agravante por ser su víctima menor de 14 años.

Consejos

Instalar herramientas de control parental en computadores que permiten a los padres visualizar lo que ven sus hijos en el momento; bloquear páginas, sitios web peligrosos y nocivos para su edad; bloquear el acceso a internet o activarlo.

Recordarles siempre a los niños que por ningún motivo deben enviar imágenes propias a desconocidos ni de tipo sexual, así sea a personas de confianza.

Dialogar de forma permanente con los menores, creerles lo que dicen, porque ellos no suelen decir mentiras ante los abusos sexuales que sufren. Que los niños entiendan que sus partes íntimas les pertenecen, para que no haya posibilidad de que se habiliten espacios de vulneración de su intimidad por vía electrónica.

Leer en internet sobre la Guía 3-6-9-12 realizada por un profesor francés que sugiere sobre los equipos y programas a los que pueden acceder los menores de acuerdo con su rango de edad. ”Antes de los 3 años nada de tablet; antes de los 6 años, nada de videojuegos; antes de los 9 años nada de internet; antes de los 12 años, nada de Facebook ni celular propio”.

Lo ideal es que los colegios tengan jornadas de sensibilización con los menores, en donde se les explique los delitos, que si están siendo víctimas de estas conductas lo digan sin temor a ser reprendidos. Y que los centros educativos cuenten con un grupo preparado para abordar estos temas.

“Hay brecha tecnológica entre padres e hijos”

Red Papaz es una organización de madres y padres colombianos que cuenta con ‘Te protejo’, un programa de canalización y análisis de denuncias de delitos asociados al uso del internet para la protección de la infancia y adolescencia.

Carolina Piñeros, directora ejecutiva de la corporación, habló con El País acerca de los delitos cibernéticos de los cuales pueden ser víctimas los menores.

¿Cuáles son los delitos cibernéticos de mayor impacto a nivel nacional?

El 60 % de los casos que nos reportan son de abuso sexual, incluyendo aquí el ‘sexting’ y el ‘grooming’. En muchas ocasiones son varios a la vez, y el 90 % de víctimas son niñas.

¿Por qué se presentan estos delitos?

Se debe entender que estar en internet es como salir a la calle, en la red hay personas extrañas que pueden tener malas intenciones. Cuando los padres dejan salir a la calle a sus hijos, lo hacen por un tiempo limitado y les informan sobre todos los peligros a los que se pueden arriesgar. Eso mismo debe pasar con internet: cuando se les da un celular, una tablet o un computador hay que tener un control parental y un tiempo limitado.

¿Saben más de tecnología los pequeños que sus padres?

En general, hay una brecha tecnológica entre padres e hijos, donde los menores saben más de tecnología que los propios papás. Sin embargo, los papás saben más de la vida, y de sus peligros, que los hijos. Por eso, siempre insisto en la analogía con el internet y la calle, porque darles aparatos electrónicos a los hijos es abrirles las puertas al mundo.

¿Los padres saben que determinada acción contra sus hijos (acoso, ‘bullying’, ‘grooming’, ‘sexting’) se pueden tipificar como un delito?

Ni los padres, ni profesores. Muchos de los adultos ignoran estos delitos, pero aquí es donde se debe ser consciente, que los papás son responsables de los menores de edad, que así como se preocupan cuando están en la calle, lo deben hacer cuando están en internet. Si el menor ya está en edad para manejar redes sociales, entonces el padre también debe tener redes sociales para saber cómo interactúa su hijo con el mundo virtual.

¿Desde las familias qué se debe hacer para prevenir este tipo de situaciones?

A través de la educación para la autonomía. Los papás les enseñan a los niños que en la calle deben tener cuidado porque hay personas que lo pueden dañar física o emocionalmente, se debe hacer lo mismo con el uso del internet y las redes sociales, advirtiéndoles sobre los contenidos inapropiados y sobre personas con perfiles falsos que buscan hacer
daño.

¿Y desde las escuelas?

Es importante que haya una alianza entre la familia y las escuelas respecto al uso de la tecnología. Los menores pasan la mayoría del tiempo en los colegios, por eso, se deben incluir normas de uso de la tecnología en los manuales de convivencia, para que haya una regulación tanto en el hogar como en el colegio.

¿Son graves las secuelas de las víctimas de delitos cibernéticos?

Tan graves que pueden ser más fuertes que un abuso sexual real, porque la víctima siente una inseguridad y vergüenza que nunca termina, por temor a que su agresor regrese.

"Internet debe ser un espacio seguro para los niños"

De acuerdo con la Personería Municipal de Cali, los mayores riesgos a los que están expuestos los niños y niñas se pueden clasificar en varias categorías:

1. Los que afectan la convivencia: A través de las redes sociales y la internet, muchos niños, niñas y adolescentes utilizan este medio para exponer situaciones privadas de sus compañeros o aquellas que pueden afectarles emocionalmente, como comentarios negativos, mal intencionados, burlas, expresiones violentas y otras.

2. Facilidad de acercamiento a personas y contenido inapropiados a sus edad. Cuando pasan mucho tiempo en la internet, sin el control y la supervisión de adultos.

3. Redes de tratas de personas. Existen redes que utilizan la internet para contactar a niños, niñas y adolescentes e involucrarlos en situaciones que atentan contra su integridad. Aprovechan la soledad y la falta de supervisión para convencerlos de huir de sus casas en busca de mejores opciones de vida, compartir imágenes con contenidos sexuales, las cuales terminan siendo utilizadas como material pornográfico.

4. Delitos Informáticos: extracción, utilización y divulgación de Imágenes con contenidos sexuales, extracción de información confidencial (incluso del colegio).

Según la entidad, algunos establecimientos educativos se niegan a informar de estos casos, por temor a afectar su imagen. Y familias se niegan a denunciar algunas situaciones, apelando a la conciliación y no permitiendo la atención y la intervención integral a víctimas y agresores.

Según el personero municipal Héctor Hugo Montoya, funcionarios de la entidad que preside, en calidad de agentes de Ministerio Público y como garantes de los derechos de los niños, desarrollan programas de capacitación y acompañan a la comunidad educativa de colegios privados y oficiales, en la formación, atención y diseño de rutas para enfrentar este tipo de situaciones.

La internet, dice el personero, "debe ser un ciberespacio seguro para niños, niñas y adolescentes".

La institución, asegura, también acompaña a los personeros estudiantiles para que cumplan el rol de prevenir a sus compañeros y presenten las alertas sobre situaciones que pongan en riesgo la integridad de los niños, niñas y adolescentes.

"Hay que proveer a nuestros hijos de la máxima protección en el mundo digital": Policía Nacional

La Policía Nacional, a través del Centro Cibernético Policial de la Dijín, en Bogotá, resolvió algunas de las inquietudes de El País:

¿Cómo están tipificados los delitos informáticos en Colombia contra los menores de edad?

Los delitos informáticos que afectan a los menores de edad están tipificados en el Art. 218 del Código Penal (CP). Pornografía con personas menores de 18 años, Art 219-A CP. Utilización o facilitación de medios de comunicación para ofrecer servicios sexuales de menores, de igual forma podemos tipificar los delitos de injurias, amenazas, estafas, extorsiones, donde los menores de edad son los afectados (es de resaltar que cualquier menor que posea un equipo tecnológico puede ser víctima o victimario de estos delitos).

Otras afectaciones a los niños, niñas y adolescentes como el bullying, ciberacoso o matoneo escolar, son tratadas bajo la Ley 1620 de 2013 ‘Sistema Nacional de Convivencia Escolar y Formación para los Derechos Humanos, la Educación para la Sexualidad y la Prevención y Mitigación de la Violencia Escolar’.

¿Por qué los menores de edad están siendo tan vulnerables a esta clase de delitos? ¿Tienen más acceso a teléfonos inteligentes, los padres no están atentos con quienes se comunican? ¿Saben más los niños que los padres el manejo de los equipos tecnológicos? ¿No hay mucha orientación en las escuelas y colegios?

Se podría decir que todas las anteriores, toda vez, que, en primer lugar, los padres con el fin de brindar alguna satisfacción a sus hijos suelen brindarles elementos tecnológicos, con el fin de suplir acompañamiento presencial que requieren los menores. De igual forma, los adolescentes y los niños tienden a confiar en este entorno digital, es allí, donde se ven expuestos a cibercriminales que se disfrazan en la web con el fin de ganar su confianza y así obtener algún beneficio o satisfacción personal.

Es importante que como padres tengamos esto en cuenta, porque en la era digital se hace necesario proveer a nuestros hijos de la máxima protección en el mundo digital, así mismo tener un acompañamiento y controles parentales de manera permanente cuando los menores de edad estén haciendo uso de los medios digitales.

Es de anotar que según el ICBF los menores de 14 años no deben tener Smartphone y plataformas como Facebook prohíben dentro de sus políticas tener cuentas o perfiles a menores de 13 años, esto debido a los peligros que representan para ellos.

¿Dónde denunciar estos delitos y qué requisitos se deben cumplir para formalizar la denuncia?

Para la denuncia se debe dirigir a las instalaciones de Fiscalía, el menor debe estar acompañado por su representante legal (padre, madre o entidad como Bienestar Familiar o Comisaria de Familia) si se tienen elementos (videos, fotografías, conversaciones por el aplicativo WhatsApp, o redes sociales, entre otros) pueden ser aportados dentro de la investigación. De igual forma, a través de la página www.adenunciar.policia.gov.co se puede realizar este tipo denuncias de manera virtual.

¿Cómo es el accionar de un alto porcentaje de los delincuentes?

El delincuente informático suele ingresar a las redes sociales, juegos online, sitios de chat, aplicaciones de mensajería instantánea, entre otros, con el fin de ganarse la confianza de los menores utilizando la modalidad del ‘grooming’ (perfiles falsos) de esta forma, solicitar imágenes, videos, dinero o encuentros sexuales, algunas veces a través de amenazas con hacerle daño a su núcleo familiar o hacer pública la
información obtenida.

¿Recuerdan un caso complicado en nuestro país y que ya haya sido resuelto?

El caso de alias ‘Lobo feroz’, capturado el año pasado y quien recibió la condena más alta por el delito de pornografía infantil en el país (60 años de prisión sin beneficio alguno), ha sido uno de los casos más exigentes en términos técnicos que hemos tenido, pues se inició únicamente con el envío de un correo electrónico que se detectó desde México y a partir de allí comenzó un proceso investigativo bastante arduo, que vinculó la articulación de otros estados y de entidades internacionales como Europol e Interpol para poder aportar los elementos materiales probatorios dentro del juicio a este sujeto.

¿Qué recomendaciones hacer a los niños?

.La primera y más importante es la confianza con los padres de familia, ante cualquier situación irregular, se les debe informar inmediatamente.

No acepte en sus redes sociales, personas que no conozca.

No publicar fotos, datos o información suyas o de sus amigos/as en sitios públicos.

Si se ha producido una situación de acoso NO ceda ante el chantaje. Póngalo en conocimiento de los padres.

El respeto debe ser fundamental en el uso de las redes, se puede afectar a otras personas con las publicaciones que hagamos.

Consejos a padres y colegios:

Buscar la confianza de sus hijos.

Controlar el uso de las tecnologías y el internet de los hijos.

Acompañar la navegación de los niños en Internet.

Aplicar controles parentales puede ser una opción.

Fortalecer los principios y valores a los niños para que frente a una situación de riesgo en la red puedan tomar una decisión adecuada.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS




Powered by