zona diamante
1/2
Piques y drogas 'corren' sin frenos en el Kilómetro 18, ¿quién controla esta vía?

Piques y drogas 'corren' sin frenos en el Kilómetro 18, ¿quién controla esta vía?

Los domingos en la noche no hay Dios ni ley en el Kilómetro 18 de la vía al mar. El consumo de alucinógenos, las infracciones de tránsito y la quema de pólvora se realizan en este sector sin ningún tipo de control por parte de las autoridades.

El punto de encuentro, generalmente, es en lugares como la Portada al Mar, en el barrio Terrón Colorado, o la Vuelta del Cerezo, a unos 14 kilómetros más arriba, sobre las 9:00 p.m. Desde esa hora, el ruido estridente de decenas de motos que transitan con velocidades de hasta 150 K/h, altera la tranquilidad de la principal carretera que conduce desde Cali hasta Buenaventura.

Todas tienen el mismo destino: el Kilómetro 18 de este corredor vial que, todos los domingos entre las 9:00 p.m y la 1:00 a.m., se convierte, quizás, en la principal discoteca al aire libre de la zona rural de la capital del Valle.

Lea también: Piques en la Avenida Cañasgordas, un problema que no tiene frenos

Al panorama se le suman cientos de carros, principalmente de gama media que, agolpados en ambos lados de la carretera, se convierten en parlantes a cielo abierto de música electrónica y reguetón.

Allí, la neblina de la zona se entremezcla con el humo del cigarrillo, la marihuana y la cocaína, sustancias que son consumidas por algunos jóvenes, en su mayoría entre 16 y 30 años, que llegan en sus carros y motos provenientes de Cali y de varias veredas y corregimientos de Dagua para ‘distraerse’ un rato.

“Eso se viene presentando desde hace más de diez años. La gente consume alcohol y todo tipo de drogas en el espacio público y así manejan sus vehículos, realizan piques, maniobras peligrosas, conducen en contravía, sin luces y los motociclistas tampoco usan cascos. Es horrible”, manifiesta Gloria Trujillo (*) habitante de Cali y quien tiene una finca en la vereda El Jordancito, ubicada en la zona rural de Dagua.

El consumo de alucinógenos, las infracciones de tránsito y la quema de pólvora se realizan en este sector sin ningún tipo de control por parte de las autoridades.

Laura Durán - videógrafa de El País

Todas estas acciones son una serie de circunstancias propicias que causan de manera frecuente siniestros viales.

“Yo tengo una finca en el kilómetro 14 de la vía al Mar y hace cerca de un mes, cuando venía bajando de ella, alrededor de las 9:00 p.m., unas motos que venían subiendo a toda velocidad casi me estrellan”, cuenta Ricardo Cobo, exalcalde de Cali.

De hecho, según indicó un uniformado de la estación de Policía de El Saladito, ubicada en el kilómetro 12 de la vía al Mar, todos los domingos esta problemática está ocasionando un promedio de dos accidentes.

“Las motos son las que más se estrellan entre ellas o chocan a los carros. También me ha tocado atender muchos casos en que los motociclistas terminan ebrios tirados en el pasto, sin lesiones de mayor gravedad ”, dice.

A eso se le suma, de acuerdo con las denuncias de los comerciantes del Kilómetro 18, que la zona se ha convertido en un caos en materia de movilidad, por lo que ha perdido atractivo turístico.

“Lo que pasa es que estas personas que vienen en carros y motos a formar desorden no consumen en los negocios, pero sí generan problemas de movilidad y de seguridad en el sector, por lo que desplazan a un público que sí le aporta valor a la zona”, señala Alberto Portilla, gerente del restaurante Las Neblinas.

Agregó que este lugar también se ve perjudicado porque existe un problema de jurisdicción entre Cali y Dagua, debido a que no se tiene claridad sobre los límites que le corresponden a cada municipio.

“Entonces, en vez de encontrar dos administraciones que se ponen de acuerdo en su gestión, pasa todo lo contrario y estas terminan tirándose la pelota la una a la otra, por lo que terminamos teniendo zonas muertas donde no hay presencia de ninguna autoridad ”, precisa.

Piques y drogas 'corren' sin frenos en el Kilómetro 18

El puente peatonal que atraviesa la carretera de la vía al mar en el Kilómetro 18, es uno de los sitios en los que más personas consumen alucinógenos.

El País

"El Kilómetro 18 necesita una política pública de seguridad"

Para el ex alcalde de Cali Ricardo Cobo, la situación del Kilómetro 18 obedece a que ni en esta zona ni en el resto de la ciudad, existe una política pública de seguridad.

“Las reacciones de las autoridades se dan según se denuncie o se roben algo. La Policía va ocho o quince días y después se olvida del tema. Entonces, son políticas mediáticas que solo generan un impacto en el momento y quienes abusan de ese sector y cometen delitos saben que las mismas no tienen continuidad”, asegura Cobo.

Sin embargo, Pablo Uribe, subsecretario de Seguridad y Justicia de Cali, asegura que en la zona la Policía y el Tránsito sí realizan operativos de manera frecuente.

“Todos los fines de semana los controles se hacen en el CAI forestal, en el kilómetro 9 de la vía al Mar, para evitar que estas personas suban hasta el Kilómetro 18. Obviamente, no están dando los resultados esperados porque no es un control tan grande como los que hemos hecho en el pasado. Entonces lo que vamos a hacer es movilizar más fuerza pública y, cuando ya todo esté solucionado, volvemos a ocuparnos de otros problemas que hay en la ciudad”, explica Uribe.

Entre tanto, Arley Espinosa, comandante de la estación de Policía del barrio Terrón Colorado, asegura que cerca de 120 uniformados, entre profesionales y auxiliares de Policía, realizan patrullajes todos los fines de semana enfocados en contrarrestar los hurtos a personas y de vehículos, así como el consumo de sustancias alucinógenas.

“En lo que va corrido del año hemos realizado 1106 comparendos por consumo de alucinógenos en espacio público, en el marco de la aplicación del Código de Policía; mientras que por riñas y porte de armas blancas la cifra llega a las 308 multas. En otros delitos, como los hurtos, hemos realizado 133 capturas”, puntualiza Espinosa.

Piques y drogas 'corren' sin frenos en el Kilómetro 18

Los motociclistas que realizan maniobras peligrosas en la vía son aplaudidos por las personas que visitan el Kilómetro 18.

El País

Piden mejorar CAI

El exalcalde de Cali, Ricardo Cobo, considera que para mejorar la seguridad en el sector comprendido entre ‘La Portada’, en el barrio Terrón Colorado y el Kilómetro 18, se debería contemplar la posibilidad de construir un CAI de la Policía en el Kilómetro 5.

“Este debería ser blindado y fungir, no solo como retén forestal, sino como un complemento a la Policía del kilómetro 12” dice Cobo.

Al respecto, Pablo Uribe, subsecretario de seguridad de Cali, asegura “que más que una estación de Policía blindada, la zona necesita patrullajes fuertes y la aplicación del Código de Policía”.

Además de las personas que suben desde Cali a ‘poncharse’ en el Kilómetro 18, también llegan a la zona muchos habitantes de veredas de Dagua, como El Queremal, El Carmen y San Bernando.

VER COMENTARIOS




Powered by